¿Invertir con incertidumbre?

El concepto de inversionistas activistas fue creado en Estados Unidos y ya se expandió a Europa.

El concepto de inversionistas activistas fue creado en Estados Unidos y ya se expandió a Europa.

El 2019 los flujos netos a los mercados accionarios fueron negativos para el año en cerca USD 140bn.



Cada año son numerosos las situaciones que generan incertidumbre y ponen nerviosos a la gran mayoría de los inversionistas, y mercados internacionales. Conflictos geopolíticos, guerra comercial, posible recesión, amenazas biológicas, elecciones presidenciales, entre otros. Independientemente de cuál sea el motivo, siempre hay una razón que dificulta o nos hace postergar nuestra decisión de inversión.

Si bien muchas de estas causas tienen un impacto negativo en el mercado a corto plazo, es importante tener en cuenta que históricamente, tanto el índice global ACWI (mide el rendimiento del mercado de valores en todo el mundo) como el indicador estadounidense S&P 500, siempre se han recuperado a su máximo anterior después de una crisis. Entonces, si bien las razones para estar intranquilo al invertir siempre están presentes, eso no debería ser pretexto para interferir en nuestros objetivos de largo plazo y desviar el plan de inversión.

El período 2019 no fue la excepción, y a pesar de que los principales índices de renta variable mostraron rentabilidades de doble dígito, incluso algunos superando el 30%, los flujos netos a los mercados accionarios fueron negativos para el año en cerca USD 140bn, siendo pocos los inversionistas capaces de capturar los grandes retornos de la bolsa. Los inversionistas buscaron refugio en papeles más seguros, lo que se refleja en entradas a instrumentos de deuda o money market por USD 920bn aproximadamente.

Aunque para el 2020 no esperamos retornos de niveles del año recién pasado, y a pesar de que el comienzo de año ha estado marcado por diversos sucesos que han determinado un aumento en los índices de volatilidad y afectado los mercados a nivel global, la recomendación es mantenerse distribuido de acuerdo al perfil de riesgo que somos capaces de tolerar y diversificar las carteras para no quedarse fuera de una sorpresiva alza en alguna clase de activo en particular.

Comenta

Imperdibles