Isabella Hervey-Bathurst, de Schroders: "Un 15% del valor de los mercados accionarios estará en riesgo por el cambio climático"

Hervey-Bathurst_Isabella 5x7 copy

La analista de estudios de renta variable abarca el cambio climático desde el punto de la alimentación, y el transporte. Explica que el cambio que vendrá en estas industrias será radical, y las aerolíneas podrían tener más dificultades para adaptarse.




Empresas que crean carne en base a plantas es una de las inversiones que tiene en la mira Isabella Hervey-Bathurst, analista de estudios de renta variable de Schroders, quien entrega apoyo a la estrategia de cambio climático global que administra la compañía en un fondo compuesto por institucionales, y en menor medida por inversionistas retail.

La ejecutiva está dedicada a estudiar en profundidad cuáles serán las empresas y fórmulas ganadoras de la transición que vive el mundo para enfrentar el cambio climático, donde varias industrias deberán reinventarse completamente, cuenta. En ese sentido, explica que, por ejemplo, la demanda de carne podría subir cerca de 95% para 2050, pero la vida ganadera acapara cerca del 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero, por lo que la industria deberá adaptarse, y el modo en que se alimenta la población también. Ahí es donde surgen estas empresas que están creando carne en base a plantas, y que generan un 90% de menor impacto en el planeta, analiza.

Pero no es la única industria que tendrá que cambiar en el futuro. A juicio de Hervey-Bathurst, las aerolíneas son unas de las que podrían estar más complicadas. En la industria textil y de moda también están surgiendo alternativas, entre otros sectores.

Según una estimación de Schroders, los efectos del cambio climático ponen aproximadamente un 15% del valor de las inversiones globales en riesgo. ¿A qué se refiere?

Abordar el cambio climático requerirá una transformación radical de la estructura de la economía global y pensamos que, poniéndolo en números, un 15% del valor de los mercados accionarios estará en riesgo. Hablamos de compañías que tienen modelos de negocios que se han vuelto antieconómicos por un aumento de los precios convenientes, o simplemente compañías donde los productos y servicios que ofrecen dejan de existir porque empiezan a ser regulados, porque ya no son consistentes con la política de 2ºC (que fue fijada en 2016 en el acuerdo de Paris como objetivo global para hacer que los flujos financieros sean consistentes en mantener el calentamiento global bajo ese límite).

Ese es el lado negativo, pero en el lado positivo pensamos que entre US$2 a US$3 trillones por año fluyen a compañías que proveen servicios y soluciones por este cambio.

¿Qué sectores o compañías van a sufrir más esta destrucción de valor? ¿Cuáles son los sectores más expuestos al cambio climático?

Hay algunos sectores que tienen definido un camino hacia la descarbonización, como el energético, porque las energías renovables actualmente son competitivas. Pero hay otras industrias, como las aerolíneas, donde no tenemos muy claro cuál será la solución tecnológica para descarbonizar.

La población está creciendo, y con ello aumenta la demanda de alimentos, pero las tendencias están cambiando. Por ejemplo los millennials tienen otras preferencias, ¿hacia dónde se está moviendo esta industria?

Se espera que la población siga creciendo y que llegue a casi 10 billones de personas en 2050. Además, debido a que está aumentado el ingreso de las personas, la demanda por calorías será incluso mayor, porque las personas mientras son más ricas quieren tener una mejor dieta, así que la demanda por carne podría aumentar cerca de 95% para 2050 .

¿Por qué eso es preocupante desde el punto de vista del cambio climático? 

La vida ganadera acapara cerca del 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Si dejamos que esta tendencia continúe por la vía actual, entonces la agricultura/ganadería va a agotar todo el presupuesto mundial de carbono para 2050, y claramente no es un escenario sustentable. Lo que nos dice esto es que los hábitos alimenticios deben cambiar si queremos ir hacia el límite de 2º C que fue acordado en París.

¿Qué se puede hacer al respecto?

Hay compañías que están impulsando de forma creativa nuevas maneras para crear proteínas, sin animales, quitando al intermediario. Una es Memphis Meats, que está cultivando carne utilizando autocultivos en sus laboratorios, es genéticamente idéntica a la carne, pero tiene una mucho menor huella de carbono.

También hay empresas que usan plantas para hacer carne, firmas como Beyond Meat, o Impossible Foods, que están convirtiendo componentes del mundo de las plantas que pueden recrear el sabor y la textura de la carne. Estos productos tienen un impacto medioambiental mucho menor. De hecho, es un 90% menor impacto en el planeta. Están vendiendo en EEUU, cada vez más en Europa.

¿Cuál es el impacto que ven por la industria de la moda?

Cerca de un 24% de las emisiones de gases de efecto invernadero son por la agricultura, silvicultura, y uso de la tierra. Es mucho, y cada tonelada de producción textil crea 17 veces dióxido de carbono. Si seguimos consumiendo esta creciente cantidad de textiles, serán el 26% del presupuesto de carbono en 2050. Claramente esa no es una trayectoria sustentable.

¿Qué se puede hacer?

Una de las vías que por el momento se está mirando son distintas fibras para ver cómo se producen, cuál es su huella de carbono, y el uso de agua que requiere cada una. Lo que hemos encontrado es que las fibras naturales tienen una menor huella de carbono que las sintéticas. Probablemente no es tan sorprendente, pero el algodón y la viscosa (fibra de celulosa), son mejores que el acrílico y el nylon en términos de intensidad de carbono.

Actualmente es difícil para los inversionistas encontrar buenos retornos en el mercado de deuda y accionario. ¿Invertir en este tipo de compañías puede brindar mejores retornos?

Una de las razones por las que pensamos que el cambio climático es un tema de inversión válido, es porque ocurrirá un gran cambio, pero también creemos que el mercado no es muy bueno definiendo precios cuando se trata de cambios que no son lineales, así que típicamente se mira lo que ha ocurrido históricamente y ello se extrapola, pero algo como el cambio climático no es un tema que se pueda extrapolar, vamos a tener que rearmar ciertas industrias.

¿Cómo una empresa y los gobiernos pueden explicarle a las personas o sus trabajadores que van a preferir invertir en el cambio climático en vez de, por ejemplo, aumentar los sueldos?

Uno de los debates que se ven en la sociedad es que es caro abordar el cambio climático, pero nuestra visión es que no abordarlo será mucho más caro en el largo plazo. Muchas de las inversiones que estamos haciendo hoy no sólo podrían ayudar a revertir una crisis climática, sino que también tiene muchos otros impactos positivos para las personas. Por ejemplo, hubo que invertir mucho tiempo en energías renovables, pero los costos ahora han bajado, y de hecho es más barato, las cuentas ahora han bajado para la gente.

¿Ven que los autos eléctricos podrían reemplazar a los vehículos convencionales en base a combustibles? 

Estamos entusiasmados con los autos eléctricos, creemos que es una gran oportunidad para tener acciones en el mercado, aunque hay turbulencias en la industria en este momento principalmente porque China cambió los subsidios para autos eléctricos este año, por lo que hay algo de volatilidad en la demanda china de este mercado, pero en el largo plazo estamos muy confiados en que ese es el camino al que va el mercado. Esta es una nueva industria que disrumpe a la antigua, creo que obviamente hay compañías como Tesla que son la nueva entrada, pero muchas otras compañías como BMW, Toyota, se están posicionando para ser relevantes en un mundo de autos eléctricos, por lo que no creo que vayan a dejar de existir, porque están trabajando mucho en nuevos productos.

¿Cuál es la perspectiva para empresas que producen litio?

Una de las cosas en las que estamos interesados es en toda la cadena de valor de los autos eléctricos, así que cuando pensamos en cómo abordar este gran mercado, queremos mirar más allá de la marca de auto, queremos ver quién hace las baterías, los semiconductores que van en el auto, entre otros. Hemos invertido en litio en el pasado, no estamos invertidos en este momento, pero hay algunos momentos en que ciertas partes de la cadena de valor se ven muy interesantes. Una de las cosas en la que estamos muy interesados, y en la que hemos invertido, es en los semiconductores que van en los autos eléctricos.

Los fondos de pensiones chilenos recién están empezando a mirar más en profundidad las inversiones que consideran el cambio climático, pero actualmente son pocas las compañías que tienen esa información pública. ¿Cuál es el ideal al momento de construir un portafolio con este tipo de inversiones?

La información que entregan las empresas sólo puede mejorar, así como los datos públicos sobre este tema, así que esperamos que ese problema se vuelva más fácil con el tiempo, pero creo que al ser nuevo en esta área hay que pensar, al menos, en los riesgos del cambio climático. También se puede pensar en las oportunidades, eso es lo que nosotros hacemos, pero al menos hay que proteger el capital mirando los riesgos. Una cosa es evitar el riesgo en activos inmovilizados, pero otra cosa es tener gran parte del portafolio en compañías de carne en base a plantas. Idealmente hay que mirar compañías o managers que piensen holísticamente en el modo en que afectará el cambio climático a la economía, por lo que claramente no es sólo el sector energético, son casi todos los sectores.

El regulador en Chile está implementando una regulación para que los fondos de pensiones midan el riesgo climático. ¿Es positivo poner una regla así?

Es una expansión del deber fiduciario de los managers de los fondos de pensiones, y creo que es algo muy bueno, porque si eres un portafolio manager de fondos de pensiones tratas de balancear la cartera con distintos resultados, poniendo foco en distintos retornos, y a veces puedes estar más tentado en obtener resultados de corto plazo, porque eso es lo que mirará la gente pronto, pero creo que agregar el cambio climático fuerza a esos managers a pensar más en el largo plazo.

Comenta