La compañía de restaurantes más grande de China muestra que el brote de coronavirus está frenando el consumo chino

yum china

Los empleados preparan pedidos en un KFC en Shanghai en marzo. FOTO: QILAI SHEN / BLOOMBERG NEWS

Yum China se está preparando para un golpe financiero del coronavirus.


La compañía de restaurantes más grande de China se está preparando para un golpe financiero del coronavirus, una nueva evidencia de cómo el brote está afectando las ganancias corporativas y deprimiendo el gasto del consumidor que Beijing espera impulse su crecimiento económico.

El sombrío pronóstico a corto plazo de Yum China Holdings Inc. refleja cómo la epidemia ha afectado a la industria hotelera de China, con algunas ciudades cerradas y muchos clientes que se quedan en casa para minimizar el riesgo de infección.

Yum China, que administra más de 9.000 KFC, Pizza Huts y otros restaurantes en China, se ha visto obligado a cerrar más de tres de cada 10 puntos de venta. Y en enero, Starbucks Corp. dijo que cerró temporalmente más de la mitad de sus tiendas en China, mientras que McDonald's Corp. ha cerrado cientos de ubicaciones en la provincia de Hubei, el epicentro del brote.

En una conferencia telefónica el miércoles, el presidente ejecutivo, Joey Wat, y sus colegas señalaron que mientras muchos clientes evitaban comer fuera, la demanda de entrega se mantenía bien y Yum China había implementado servicios "sin contacto" que requerían menos interacción entre los conductores y los clientes.

"Este acuerdo ayuda a reducir el riesgo de infección de persona a persona y a proteger a nuestro personal, pasajeros y clientes", afirmó Wat, según una transcripción. Los gerentes también dijeron que todos los repartidores llevaban máscaras faciales, lo que requirió de un gran esfuerzo a medida que aumentaba la demanda.

En los restaurantes que permanecieron abiertos, las ventas en la misma tienda se desplomaron entre un 40% y un 50% desde las vacaciones del Año Nuevo Lunar del año anterior, debido a los horarios de apertura más cortos, la reducción del tráfico y otros factores, dijo Yum China.

Las ventas en la misma tienda son una forma de rastrear el rendimiento en los puntos de venta más establecidos de un minorista o grupo de restaurantes. Yum China calcula la métrica solo considerando las tiendas que ya estaban abiertas al comienzo del año financiero anterior. Las vacaciones de Año Nuevo Lunar de este año comenzaron el 25 de enero.

Al informar los resultados de todo el año el miércoles, Yum China advirtió sobre posibles pérdidas operativas para el primer trimestre de 2020, o incluso para este año completo, si las ventas siguen siendo débiles. Publicó una ganancia operativa, que excluye intereses e impuestos, de US$901 millones en 2019.

La compañía precisó que aunque todavía no podía determinar completamente el impacto de la interrupción del coronavirus, esperaba un "impacto materialmente adverso" en sus resultados. Sus acciones cayeron casi un 3% en las operaciones fuera de horario, incluso después de que reportó cifras mejores de lo esperado para el cuarto trimestre. Yum China dijo que confiaba en el potencial de mercado a largo plazo de China.

Algunos operadores de restaurantes han cerrado temporalmente todos sus puntos de venta en el continente, incluidos Haidilao International Holding Ltd. y Jiumaojiu International Holdings Ltd, que cotizan en Hong Kong, y ambos cerraron sus puertas el 26 de enero.

Haidilao dirige una cadena de restaurantes de ollas calientes, donde los comensales preparan sus propios platos sumergiendo carne y verduras en calderos burbujeantes de sopa picante, mientras que Jiumaojiu recientemente es mejor conocido por platos de pescado en escabeche.

Walter Woo, analista de consumo de CMB International Securities Ltd., expresó que las interrupciones durante el receso de año nuevo típicamente ocupado tendrían un impacto desproporcionadamente grande en las ganancias anuales de los restaurantes. En algunos casos, dijo que los propietarios podrían ayudar ofreciendo alquiler gratuito por un período de tiempo.

Choonshik Yi, jefe de renta variable de Asia en UBP Asset Management Asia Ltd., dijo que seguía siendo optimista sobre el consumo chino ya que el crecimiento podría recuperarse rápidamente una vez que el coronavirus estuviera bajo control.

Hablando en general sobre las compañías enfocadas en servir a los consumidores chinos, manifestó: "Puede sonar aterrador escuchar su sombría guía, pero es cuestión de tiempo para que las ventas se recuperen".

Comenta