Las empresas agonizan por la reapertura a medida que se extiende el Covid-19

Apple cerrará siete tiendas más en el área de Houston, mientras los empleados de Disney presionan a la compañía para retrasar el reinicio de los parques temáticos.




Las empresas, desde fábricas y oficinas hasta salones y bares, que alguna vez tuvieron la esperanza de una reapertura sin problemas este verano, ahora están lidiando con si cerrar, permanecer abiertas o encontrar algo intermedio a medida que aumenta el número de casos de Covid-19 en docenas de estados.

Apple Inc., que el viernes dijo que cerraría casi una docena de tiendas en cuatro estados, afirmó el miércoles que cerraría siete más en el área de Houston, donde los casos se han duplicado en lo que va del mes. Los restaurantes de todo el país que se reabrieron recientemente volvieron a cerrar durante tres días de limpieza profunda hasta dos semanas completas para que el personal pueda ponerse en cuarentena después de los brotes.

En California, donde los nuevos casos alcanzaron nuevos máximos el martes, los trabajadores de Walt Disney Co. presionaron a la compañía para retrasar la reapertura prevista para julio de sus parques temáticos en California y Florida, diciendo que la compañía los está obligando a situaciones inseguras. Disney ha dicho que la seguridad de los trabajadores e invitados está a la vanguardia de la planificación. Disney también está considerando posponer el lanzamiento del 24 de julio de “Mulan”, el primer lanzamiento de estudio importante en el calendario, ya que el virus complica los planes para reabrir los cines.

Las crecientes señales de que el virus en expansión será un enemigo persistente para la reapertura económica ayudó a que el promedio industrial Dow Jones cayera 710,16 puntos el miércoles, su peor desempeño desde el 11 de junio.

Los líderes políticos también manifestaron preocupaciones. En Nueva York, el gobernador Andrew Cuomo anunció el miércoles que el estado retrasará la reapertura de centros comerciales, cines y gimnasios, mientras que el Departamento de Salud del Estado revisa más datos sobre la transmisión viral en interiores. En algunas áreas del norte del estado de Nueva York, tales instalaciones se reabrieron el viernes.

Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut implementaron requisitos de auto cuarentena que afectarían a las personas que viajan desde Texas, Florida y Arizona, que han visto muchas más pruebas positivas de coronavirus y hospitalizaciones en los últimos días. Los viajeros de esos estados, entre otros, ahora están obligados a ponerse en cuarentena por 14 días.

“Tenemos que asegurarnos de que el virus no vuelva a aparecer en un avión”, expresó el miércoles el gobernador demócrata Cuomo. “Aprendí esa lección. He estado allí”.

Algunos ejecutivos y trabajadores de primera línea están presionando a los funcionarios del gobierno para que requieran mascarillas. Los trabajadores de los casinos de Las Vegas a principios de esta semana, pidieron a los líderes estatales de Nevada que exijan que los clientes de los casinos usen mascarillas.

Se ha alentado el uso de mascarillas, pero sigue siendo opcional ya que Nevada permitió que el juego se reanudara el 4 de junio.

En Texas, uno de los primeros estados en reabrir, varias compañías grandes han retrasado los planes para convocar a los empleados, mientras que las compañías más pequeñas que han reabierto antes se enfrentan a innumerables desafíos financieros y físicos.

El lunes, el gobernador de Texas, Greg Abbott señaló que los casos de Covid-19 allí se estaban extendiendo a un “ritmo inaceptable” y “deben ser acorralados”.

Cuando Abbott anunció que los salones estaban entre las empresas que podrían reabrir en parte a principios de mayo, el teléfono de Tessa Holzworth explotó. El propietario de Blow Out Salon & Spa en Clear Lake, un suburbio de Houston, recibió cientos de mensajes de texto de clientes después de un cierre de siete semanas. Holzworth y su personal usaban mascarillas y limpiadores contratados para desinfectar la tienda, y llevaban a los clientes a la tienda de uno en uno, lo que a menudo significaba trabajar largos días. Sin embargo, en cuestión de semanas, ella y otras cuatro personas dieron positivo para el virus, lo que la obligó a cerrar el salón nuevamente.

“Seguimos todas las reglas, seguimos todas las regulaciones, y todavía nos pasó a nosotros”, dijo Holzworth. Ella volvió a abrir el martes y ahora requiere que todos los clientes usen una mascarilla. “Estoy muy feliz de que Texas vuelva a abrir”, afirmó. “Sé que no todos podemos vivir en una pequeña burbuja para siempre”.

En LyondellBasell Industries, una compañía química con plantas y oficinas en el área de Houston, un grupo de trabajadores comenzó a regresar a trabajar en mayo, expresó Kim Foley, vicepresidenta de salud, seguridad y medio ambiente de LyondellBasell. La compañía lo consideró seguro porque las personas, que usan protectores faciales, toman la temperatura de los empleados cuando llegan y, al final del día, los trabajadores tienen que responder preguntas sobre con quién han tenido contacto cercano antes de irse. La oficina nunca tiene más del 20% de la capacidad ocupada en un momento dado y si alguien da positivo, esas encuestas ayudarían a rastrear la exposición potencial a otros trabajadores para que puedan auto cuarentenarse, explicó.

“Nuestras instalaciones, a nuestra tasa de ocupación actual, son más seguras que estar en público en general en este momento”, dijo Foley, sobre los nuevos casos en aumento en el área de Houston. “Lo que estamos viendo ahora es el resultado de personas que no exhiben los comportamientos correctos, como no usar mascarillas ni practicar el distanciamiento social, y piensan que esta pandemia ha quedado atrás”.

Después de que Aster Kebreab reabrió su guardería en Houston con la ayuda de un préstamo de una pequeña empresa, tenía la esperanza de que lo peor de las consecuencias de la pandemia había quedado atrás. Ahora puede que tenga que despedir a su personal por segunda vez en unos pocos meses.

La cantidad de niños en su negocio, A to Z Preschool / Daycare Center, ha disminuido de 45 antes del cierre a alrededor de 16, y el dinero de su préstamo se ha agotado, precisó. Ella dijo que mantuvo sus puertas abiertas por el bien de los trabajadores esenciales, y agregó que seguir los estrictos protocolos de los CDC ha hecho que se sientan como dos trabajos.

“La parte más difícil en este momento es cómo manejarlo la próxima semana”, afirmó. “¿Me voy a permitir pagar mi hipoteca y mis empleados? No lo creo. Pero no quiero cerrarlo “.

En Austin, Anne Rutt dice que está comprometida a mantener sus boutiques abiertas a pesar de que la mayoría de los días le cuesta más de lo que gana. Los clientes de Triple Z Threadz, Limbo Jewelry y Little Limbo deben usar máscaras y desinfectarse las manos antes de ingresar, lo que la mayoría está feliz de hacer. Algunos se han resistido, lo que llevó a la Sra. Rutt a colocar letreros en la puerta de entrada que decían: “No seas Karen, usa tu mascarilla”.

“Hay que hacerlos reír y llamarlos sin llamarlos”, expresó.

Los negocios en la zona de moda al sur del centro de la ciudad estaban empezando a recuperarse, pero muchos empresarios aún temen que no sea suficiente para salvar tiendas locales extravagantes en una parte de la ciudad con altos alquileres. La Sra. Rutt señaló que sus ventas cayeron aproximadamente un 80%.

“Los residentes de Austin se quedan en casa, y todos los turistas”, dijo.

Comenta