Las empresas citan nuevos beneficios gubernamentales en la reducción de trabajadores

Macy's dijo que los nuevos beneficios jugaron un papel en la decisión de la compañía de despedir a 125.000 trabajadores la semana pasada. FOTO: ANDREW HARRER / BLOOMBERG.

Los empleadores tienen en cuenta el pago federal adicional al decidir cómo manejar sus fuerzas laborales. Esto "hizo que esa parte de la decisión fuera más aceptable".




Cuando Equinox tuvo que comenzar a despedir a algunos empleados de su cadena de clubes de fitness de lujo, el presidente ejecutivo Harvey Spevak tuvo un mensaje sorprendente para las partes interesadas.

“Creemos que la mayoría estará mejor recibiendo asistencia del gobierno durante nuestro cierre”, dijo en un correo electrónico. La compañía afirmó que la mayoría de los empleados permanecen en su nómina.

Equinox se une a varias compañías, incluidas Macy’s Inc. y Steelcase Inc., que citan los beneficios de desempleo reforzados del gobierno federal a medida que suspenden o despiden personal en medio de la pandemia de coronavirus. El paquete de estímulo está cambiando el cálculo para algunos empleadores, que ahora pueden reducir los costos de la nómina sin sentir que están abandonando a sus empleados.

“Recibo muchas llamadas de clientes que se preguntan por qué no haría esto si mi empleado puede hacer tanto o algunas veces más sin trabajar, y no los necesito y puedo reducir ese costo”, dijo Christine Lamb una abogada de empleo con sede en Denver de Fortis Law Partners. “He recibido un montón de llamadas de clientes preguntándome si es un beneficio mutuo”.

El nuevo paquete de estímulo otorgará a los empleados que han sido despedidos o que hayan reducido sus horas, US$600 adicionales por semana hasta por cuatro meses además de los pagos regulares de desempleo de su estado. Por sí solo, los US$600 equivalen a trabajar 40 horas a la semana a US$15 por hora. Para alguien que trabaja a tiempo completo y normalmente gana US$7,25 por hora, estoque representa más del doble de sus ingresos antes de ser despedido.

El presidente ejecutivo de Steelcase, Jim Keane, dijo que no tenía más remedio que despedir temporalmente a miles de trabajadores por hora de la compañía después de que el fabricante de muebles de oficina tuvo que cerrar sus fábricas de Michigan el mes pasado. Dijo que lo que suavizó el golpe fue que muchos de sus empleados realmente iban a recibir el mismo dinero que en sus cheques de pago debido a la recientemente aprobada ley de estímulo federal.

“La combinación de beneficios estatales de desempleo más el beneficio federal de desempleo es casi un reemplazo completo para nuestros trabajadores de la fábrica de Michigan que fueron despedidos. Eso hizo que esa parte de la decisión fuera más apetecible ”, expresó.

El presidente ejecutivo de Macy, Jeff Gennette, dijo que los nuevos beneficios en el programa de estímulo federal jugaron un papel en la decisión de la compañía de despedir a 125.000 trabajadores la semana pasada. El equipo de liderazgo del minorista decidió que los US$600 adicionales a la semana, más el hecho de que Macy’s continuaría pagando beneficios de salud hasta mayo, proporcionaban un colchón suficiente para despedir a los trabajadores.

Al igual que Macy’s, Equinox también continúa brindando seguro de salud a todos los empleados ya inscritos, y la compañía dijo que planea dar la bienvenida a los empleados sin permiso cuando se vuelvan a abrir sus gimnasios. Una portavoz señaló que la firma “ha tenido que tomar una serie de decisiones difíciles que afectan los roles individuales y la nómina en todos los niveles de la organización”.

Otras partes del paquete de estímulo alientan a las empresas a mantener a las personas en la nómina. Por ejemplo, el Programa de Protección de Cheques de Pago de la Administración de Pequeñas Empresas permite a las compañías obtener préstamos que son perdonables si mantienen su fuerza de trabajo en gran parte intacta y usan el dinero para gastos elegibles como alquiler y servicios públicos.

Las empresas de todos los tamaños corren el riesgo de perder a sus empleados para siempre si optan por despedirlos, razón por la cual muchos eligen entregar permisos a las personas, dijo Lamb. Un permiso generalmente implica que las horas de un empleado se reducen, a menudo por completo, pero que en algún momento serán regresadas al trabajo. Los trabajadores con permiso califican para solicitar beneficios de desempleo de la misma manera que lo hacen las personas completamente despedidas.

Para las empresas que no califican o que no están dispuestas a asumir todas las condiciones de los préstamos federales, hay algo de consuelo en el hecho de que sus empleados con permiso pueden mantener el desempleo a un nivel sostenible, dijo Kathleen Anderson, de Fort Wayne, Indiana. , abogada de empleo en Barnes & Thornburg.

Algunos de los clientes de la Sra. Anderson son empresas esenciales que tienen empleados que ganarían más en el corto plazo bajo el programa de beneficios federales y, en algunos casos, han solicitado ser despedidos. Algunos de esos trabajadores temen por su seguridad, y la de sus familiares, durante la pandemia, dijo, y prefieren tomar el beneficio federal y no entrar en el trabajo.

El Sr. Keane de Steelcase dijo que puso a disposición despidos voluntarios para sus trabajadores asalariados. Estimó que algunos tomarían los beneficios federales de desempleo recientemente expandidos, lo que le permitiría usar los ahorros esperados para frenar los recortes salariales para algunos de los otros trabajadores de la compañía.

“Creemos que este proyecto de ley hará que los despidos voluntarios sean más atractivos, así que busquemos una manera de hacer que eso sea posible para las personas para quienes es una buena opción y luego tomar los ahorros y compartirlos”, expresó.

Nick Mann, de 30 años, trabajó su último turno como cantinero en un restaurante de sushi de Filadelfia a mediados de marzo. Solicitó beneficios de desempleo y espera recibir US$341 por semana del estado. El beneficio federal de desempleo de US$600 se ha retrasado.

El Sr. Mann está buscando trabajo en otros campos, como ventas o tecnología de la información o trabajando en una mesa de ayuda. Dijo que puede echar mano de ahorros para pagar su alquiler mensual de US$630 por su apartamento.

“En general, soy bastante optimista”, dijo Mann. “Lo único que soy pesimista es la cantidad de tiempo que todo esto va a durar”.

Si bien las nuevas medidas de estímulo impulsarán la asistencia por desempleo, no durará mucho. Brenda Eaden, de 67 años, fue despedida de su posición como asociada de ventas en una tienda Macy's cerca de Seattle. La Sra. Eaden dijo que cuenta con los pagos de desempleo y que ella y muchos de sus colegas están llenos de incertidumbre.

“Sabemos cómo planificar para los próximos cuatro meses, y eso es todo por el desempleo y el estímulo adicional”, afirmó. “Después de eso, estamos jodidos”.

Comenta