Las empresas estadounidenses no pueden cargar con un dólar fuerte

dólar wsj

Varias multinacionales ya han culpado a un dólar estadounidense fuerte por afectar las ganancias del tercer trimestre. FOTO: KIN CHEUNG / ASSOCIATED PRESS

La fortaleza de la moneda probablemente pesará en las ganancias del tercer trimestre. El sector tecnológico está más expuesto.




Un dólar fuerte continúa consumiendo los márgenes de ganancias de las empresas estadounidenses, contribuyendo al que se espera que sea el trimestre más débil de 2019 para las ganancias corporativas.

La temporada de ganancias del tercer trimestre acaba de comenzar, pero al menos 16 compañías del S&P 500, incluidas Delta Air Lines Inc., Johnson & Johnson y General Mills, ya han culpado a una moneda fuerte por las ganancias negativas, según las conferencias de ganancias de la compañía.

Es probable que ese número crezca en las próximas semanas a medida que se sumen las empresas de tecnología, de productos básicos de consumo y otras que obtienen una parte significativa de sus ventas en el extranjero.

El WSJ Dollar Index, que rastrea el dólar frente a otras 16 monedas, subió el mes pasado a su nivel más alto desde 2017. Ha subido casi un 1% en lo que va del año, después de haber aumentado un 4,3% en 2018.

Se estima que las ganancias corporativas se redujeron un 4,6% en el tercer trimestre respecto al año anterior, según un recuento de FactSet de las estimaciones de los analistas. De las 75 compañías que informaron hasta ahora, las ganancias han bajado un 4,8% respecto al año anterior. Eso siguió a contracciones de 0,3% y 0,04% en el primer y segundo trimestre, respectivamente.

Las empresas, especialmente las multinacionales, han estado culpando al dólar por dañar los márgenes de ganancias durante todo el año. Un dólar más fuerte generalmente hace que los productos estadounidenses sean menos competitivos en el extranjero y aumenta los costos de convertir los ingresos extranjeros nuevamente en moneda local. El sector tecnológico del S&P 500 genera más de la mitad de sus ingresos en el extranjero, dejándolo más expuesto a un dólar en expansión, seguido por empresas de materiales, compañías de energía y de productos básicos de consumo.

El dólar es solo un factor detrás del pronóstico tibio para el trimestre. Nike, por ejemplo, redujo su pronóstico para el año debido a los aranceles comerciales, pero también dijo que el dólar amortiguó el crecimiento de los ingresos neutrales en divisas en un 3% para el último período. Delta citó el dólar, los aranceles y la menor demanda de viajes de placer hacia y desde China como desafíos para el último trimestre.

"Cuando el dólar esté fuerte, las empresas hablarán de ello", dijo Steve Chiavarone, gerente de cartera de Federated Investors, que recortó su asignación de acciones en el segundo trimestre. "Realmente lo que estamos viendo con las ganancias es si están vendiendo más productos o si son más rentables en términos de operaciones de una manera significativa y sostenida".

Federated está considerando comprar más acciones nuevamente, pero solo si hay más claridad sobre las negociaciones comerciales entre EEUU y China, el Brexit y el ritmo de la actividad económica de EEUU.

David Lefkowitz, estratega senior de acciones de la oficina principal de inversiones de UBS Wealth Management, afirmó que el impacto general del dólar en las ganancias del tercer trimestre será menos severo que en los trimestres anteriores. Agregó que los inversores deberían prestar más atención a otros temas, como si la demanda de productos se está debilitando o la incertidumbre en el comercio a medida que la actividad económica se desacelera en Europa y Asia.

"Es un motor bastante modesto" de ganancias más débiles, expresó Lefkowitz sobre el dólar. Él estima que el dólar reducirá aproximadamente un 0,5% de las ganancias del S&P 500 en comparación con el mismo período del año anterior. El impacto fue mayor a principios de este año, borrando el 1% de las ganancias en el primer y segundo trimestre, agregó.

Aún así, un dólar fuerte puede ser un lastre para las acciones. Un estudio de 2018 realizado por S&P Dow Jones Indices mostró que, aunque las acciones tienden a aumentar si el dólar avanza o baja, las acciones son más sensibles a la caída del dólar. El índice amplio en promedio aumenta 3,7 veces más cuando el dólar está bajando en lugar de subir, según la investigación de S&P, que atribuyó el rendimiento superior al aumento de ingresos que las compañías internacionales normalmente verían.

El S&P 500 subió un 19% este año, pero registró la mayor parte de esa ganancia a principios de este año después de una gran liquidación del cuarto trimestre el otoño pasado. El índice subió solo un 2,8% en los últimos seis meses.

Comenta