Renault, Nissan y Mitsubishi se mueven para apuntalar una alianza tambaleante

im-131659

La alianza de Renault y Nissan ha estado bajo presión recientemente. FOTO: CHRISTIAN HARTMANN / REUTERS

El acuerdo de cooperación ha sido probado desde el arresto del titán de los autos, Carlos Ghosn.




Los socios automotrices Renault SA, Nissan y Mitsubishi Motors Corp. planean nombrar un secretario general para coordinar los próximos proyectos y ayudar a recuperar el impulso perdido desde el arresto y despido del fundador de la alianza Carlos Ghosn.

Las compañías dijeron el viernes que habían acordado formas de fortalecer la cooperación, incluidos "planes de acción para maximizar la contribución de la alianza para apoyar el plan estratégico y las ganancias operativas de cada compañía". Los programas incluirán iniciativas tales como alinear las capacidades de producción, compartir plataformas de vehículos y avanzar en la conectividad digital en el camino, según personas familiarizadas con el asunto.

El anuncio se produce cuando Renault está estableciendo una lista restringida de tres o cuatro nombres para su puesto vacante de CEO, según personas familiarizadas con la búsqueda. Los principales candidatos incluyen a Luca de Meo, quien encabeza la marca Seat de Volkswagen AG, Patrick Koller, jefe del proveedor francés de autopartes Faurecia SE, y Clotilde Delbos, directora financiera y CEO interina de Renault, expresó una de las personas.

Con la aparición de vehículos eléctricos y la automatización cada vez mayor, la industria automotriz está experimentando una transformación radical que requiere grandes inversiones en tecnología. Aunque el costo compartido es un pilar de la alianza de tres compañías, su disfunción se ha convertido en un lastre para el desempeño y el precio de las acciones de sus miembros.

Las acciones de Nissan se han reducido en un tercio desde el arresto de Ghosn y sus ganancias para este año fiscal caerán más de dos tercios desde un peak hace dos años. El precio de las acciones de Renault ha caído más del 30% durante el mismo período, y el fabricante de automóviles francés recortó el mes pasado sus ingresos y orientación de ganancias para el año.

Para el presidente de Renault, Jean-Dominique Senard, el anuncio del viernes marca una disminución de las tensiones que empeoraron con el arresto de Ghosn en noviembre del año pasado. El ex presidente de Renault y Nissan fue acusado en Japón de mala conducta financiera. Ghosn dice que es inocente.

Los fabricantes de automóviles franceses y japoneses dicen que continúan trabajando bien juntos. Sin embargo, los desacuerdos se han hecho públicos repetidamente y la cooperación en algunas áreas se ha detenido, según los ejecutivos de ambas compañías, que también han soportado la rotación de la gerencia.

El jefe ejecutivo saliente de Nissan, Hiroto Saikawa, le dijo recientemente al Financial Times que se habían desatado fuertes fuerzas nacionalistas dentro de Nissan a raíz del arresto de Ghosn, y que algunos en el fabricante de automóviles japonés habían querido revertir su alianza de 20 años con Renault.

El problema más espinoso que duele la alianza es su acuerdo de participación cruzada desequilibrado. Renault posee el 43.4% de Nissan, pero Nissan posee solo un 15% de participación no votante en la compañía francesa.

Cuando Senard llegó a Renault en enero, uno de sus primeros movimientos fue reorganizar la supervisión de la alianza de fabricación de automóviles. En marzo, reemplazó una estructura creada por Ghosn, y que le dio al titán de lso autos un voto decisivo, con una mesa de operaciones reducida. Comprende a los CEO de Renault, Nissan y Mitsubishi, así como a Senard, y toma decisiones basadas en la unanimidad.

Senard ha estado reforzando la nueva junta para que los fabricantes de automóviles puedan ahorrar dinero trabajando juntos y compartiendo piezas y plataformas. La mesa de operaciones se reúne cada mes, alternando entre Francia y Japón.

El viernes, las compañías dijeron que nombrarían un secretario general para coordinar varios proyectos comunes. El ejecutivo, que será nombrado en los próximos días, informará a los CEO de las tres compañías, así como a la junta que supervisa la alianza.

En los últimos meses, varios ejecutivos relacionados con el mandato de Ghosn, incluidos los CEO de Nissan y Renault, han sido destituidos o marginados, y algunos altos ejecutivos creen que el resultado será el fin de las luchas internas.

En Nissan, un triunvirato de CEOs asumirá el cargo a partir del 1 de diciembre, mientras que Renault espera nombrar a su nuevo jefe en las próximas semanas.

Comenta