Actividad económica de China crece 6,7% el segundo trimestre

Expansión se ubicó dentro de las previsiones del mercado. Aun no se verifica una efecto de la guerra comercial de EEUU contra el gigante asiático.


Un crecimiento de 6,7% registró la actividad económica de China en el segundo trimestre de este año en relación con igual período de 2017. Esta cifra se enmarca dentro de los pronósticos del mercado, y resulta algo más moderada que el dato del primer trimestre, cuando creció 6,8%, reveló la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE).

El mercado esperaba una retardación modesta en la actividad de la segunda economía del mundo. Ello, porque los expertos estimaron que los esfuerzos de muchos años del gobierno, para abordar riesgos de deudas, comienzan a pesar sobre el el tirmo de crecimiento. Además consideran que la guerra comercial que inició Estados Unidos contra el país oriental, amenaza con debilitar las exportaciones.

Según dijeron especialistas a Reuters, la economía ya ha sentido el pellizco de las medidas de muchos años sobre el otorgamiento indiscriminado de créditos, lo cual ha hecho subir gastos corporativos, incitando al banco central a bombear hacia fuera más dinero efectivo.

En una base trimestral, el PIB del segundo cuarto creció el 1,8% respecto al 1,4% en marzo-enero, señaló la ONE. Los analistas habían esperado el crecimiento del 1,6% en esta comparación.

Los analistas destacaron que la actividad del primer trimestre aún no refleja el impacto de la guerra comercial que desató Estados Unidos en contra de la potencia asiática. Por el contrario, pese, todavía crece por encima de la meta oficial anual en torno a 6,5%. Los expertos advierten que el efecto de la crisis con EEUU-China solo se verificará dentro de unos meses, cuando se reflejen en sus estadísticas el alza arancelaria aplicada por el gobierno de Donald Trump a las importaciones chinas.

No obstante, creen que el efecto será más fuerte en Estados Unidos que en Chile, por cuanto el gigante asiático consume cerca del 90% de su producto dentro del país, a diferencia de Estados Unidos, que es eminentemente un país exportador.

Otros indicadores han perdido fuerza en los últimos tres meses: la inversión en activos fijos pasó de crecer 7,5% en marzo a 6% en junio. En tanto, la producción industrial de 6,8% en el primer trimestre pasó a un avance de 6% en el segundo, así como las ventas al por menor del 9,8% al 9%, dijo la Oficina Estadística china. La desaceleración respondería a una decisión de las autoridades, que tras considerar prácticamente cumplida la meta de crecimiento para 2018, ahora buscan elevar los esfuerzos para contener el crecimiento de la deuda y reducir la hasta ahora prolífica actividad del sector bancario en la sombra, cuyos negocios suponen un riesgo para la economía del país.

Seguir leyendo