Analistas estiman que crisis argentina afectará el panorama de crecimiento por varios años

Autor: Reuters

Junto con Turquía, Argentina se considera la economía de mercado emergente más vulnerable a las medidas de los bancos centrales de países ricos para frenar sus estímulos.


Los esfuerzos de Argentina por frenar el déficit presupuestario, controlar la inflación y restablecer la confianza probablemente erosionarán su economía en los próximos años, según mostró este viernes un sondeo de Reuters, mientras el país lucha por salir de un círculo vicioso de crisis financieras que lleva décadas.

La tercera economía de América Latina se contraerá un 2% este año, según la mediana de 16 estimaciones realizadas entre el 11 y el 17 de octubre, y luego se mantendría estable en el 2019.

Ambas proyecciones implican un cambio brusco en comparación con las tasas de crecimiento del 1,2% y de 2,3% pronosticadas en la anterior encuesta económica a largo plazo de Reuters, publicada en julio, lo que subraya cómo sorprendió a los economistas la magnitud de la reciente crisis.

Es, por lejos, la revisión más grande entre los seis países latinoamericanos incluidos en la encuesta, cuyas perspectivas de crecimiento en el resto de los casos se mantuvieron prácticamente sin cambios.

La contracción de Argentina se convertiría en la más reciente de un ciclo de desaceleraciones donde el PIB retrocedió en 2012, 2014 y 2016. Junto con Turquía, Argentina se considera la economía de mercado emergente más vulnerable a las medidas de los bancos centrales de países ricos para frenar sus estímulos.

Las dudas sobre la capacidad del presidente Mauricio Macri para estabilizar la economía magnificaron el efecto de una venta masiva en los mercados emergentes, lo que llevó a salidas de capitales que empujaron al gobierno argentino a acelerar un acuerdo de financiación con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Con todo, otro sondeo reciente de Reuters mostró que es poco probable que el acuerdo sellado proteja al peso de nuevas pérdidas, lo que obliga al banco central argentino a mantener la política monetaria estricta, mientras que los esfuerzos del gobierno por cubrir el déficit afectan la actividad económica.

“Creemos que las autoridades están comprometidas con los objetivos clave acordados con el Fondo, que deberían reducir las necesidades de financiamiento en el corto plazo. Sin embargo, estas medidas también sustentarán una recesión económica más larga y profunda de lo que se anticipó anteriormente”, escribieron economistas de Credit Suisse en un informe.

El acuerdo con el FMI, que incluye aumentos de impuestos y recortes de gastos destinados a abordar los desequilibrios fiscales, ha minado la popularidad de Macri, ya que muchos argentinos culpan a las políticas de austeridad del FMI por exacerbar una de sus peores crisis económicas en 2001-2002.

Ante una inflación que se espera que llegue a 33,5% este año y apenas se desacelere a 28,5% en 2019, Macri podría tener dificultades para elevar su nivel de aprobación desde los mínimos recientes. Las elecciones presidenciales de Argentina el año que viene serán las últimas del actual ciclo de recambio de gobiernos en América Latina.

De hecho, es probable que la suerte de Argentina se vea influida por el resultado de los comicios brasileños a fin de este mes, a medida que la economía más grande de América Latina, que es su socio comercial principal, emerge lentamente de una profunda recesión.

Seguir leyendo