Andrea Repetto descarta llegar a Hacienda: “Seguiré ayudando desde la academia”

05/11/2021 FOTOGRAFIAS A ANDREA REPETTO Mario Tellez / La Tercera

Los agentes económicos presionan por un rápido nombramiento en la jefatura de las finanzas públicas, pero Gabriel Boric descartó acelerarlos para tranquilizar a los mercados. La académica UAI afirmó que su participación en el Consejo Asesor no perseguía ningún cargo. El expresidente del Banco Central Roberto Zahler, cuyo nombre se menciona, también se ha mostrado reticente.




Tras el triunfo de Gabriel Boric en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, las miradas económicas se trasladaron hacia los mercados. Se anticipaba un alza del dólar y una baja de la Bolsa de Comercio. Y así fue, la divisa subió $ 29 (3,42%) en relación al viernes, su alza más potente desde noviembre de 2008, en plena crisis financiera, hasta $876, mientras el IPSA retrocedió más de 6%.

Los agentes del mercado creen que la reacción del mercado le pone presión al Presidente electo para nombrar a su ministro o ministra de Hacienda, algo que economistas y empresarios sugieren definir pronto. Si bien Boric, tras reunirse con Sebastián Piñera, dijo que “estamos revisando y monitoreando los movimientos”, descartó realizar un nombramiento con el objetivo de tranquilizar los mercados. “Las decisiones democráticas del pueblo de Chile no deberían estar sujetas a presiones que van por carriles distintos”, dijo. Además, recordó que Piñera tardó un mes en su segundo mandato en anunciar su gabinete, un plazo que espera no superar. En su círculo tampoco creen que haya una urgencia por la reacción esperable -y quizá transitoria, dicen- de los mercados

Para dirigir Hacienda, dentro y fuera del nuevo gobierno creen que las principales opciones no provendrán del círculo estrecho del candidato: requieren gente con experiencia que aporte credibilidad en el mercado y despliegue solvencia técnica para el cargo. Entre esos nombres figuran dos integrantes del Consejo Asesor Económico reforzado tras la primera vuelta: la académica de la Universidad Adolfo Ibáñez, Andrea Repetto y el expresidente del Banco Central, Roberto Zahler.

¿Cuál sería la dificultad? Ambos se han mostrado reticentes a asumir esa labor.

Andrea Repetto era una de las cartas que barajaba el mercado para Hacienda

Quienes han conversado con Andrea Repetto dicen que la académica no se ha mostrado entusiasmada con la idea y que no aceptaría un llamado para sumarse al gobierno. La economista de 52 años prefiere, ha sostenido, aportar desde la academia a las políticas públicas y ha evitado cargos de primera línea. Consultada por Pulso, ayer refrendó aquella decisión: “Participé en el consejo con entusiasmo, sin interés por un cargo. Seguiré ayudando desde la academia”, afirmó escuetamente.

Hasta ahora, Repetto ha participado en políticas públicas integrando distintas comisiones: fue parte de la Comisión Marcel de 2008, y la Comisión de Trabajo y Equidad que encabezó en la misma época Patricio Meller. También la Comisión para la Medición de la Pobreza, encargada por el Presidente Piñera en su primer mandato; y el Consejo Asesor Presidencial Anticorrupción, liderado por Eduardo Engel en 2015. También en el grupo que se creó para analizar el proyecto de 40 horas y proponer alternativas, y otra que convocó el actual ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, para estimular el crecimiento de largo plazo. Hoy Repetto, además, es presidenta de la Fundación Superación de la Pobreza.

Otra de las dificultades para asumir el cargo es que Repetto se ha mostrado crítica de algunas reformas que se quieren impulsar: la tributaria y laboral. “Es un alza grande. De aprobar algo de esa magnitud, sería bueno considerar un plazo más extenso de implementación”, señaló a Pulso el 6 de noviembre sobre la primera. En lo laboral, la economista criticó el proyecto que busca reducir a 40 horas y que está presente en el programa.

En esa misma entrevista, enfatizó que el cambio tributario propuesto “viene de la mano con otros cambios en la economía que generan cargas en las empresas: salario mínimo, jornada laboral y cotizaciones previsionales. Es de esperar que tenga impacto, por lo que hay que considerar revisiones, gradualidades y compensaciones”.

Además, sus cercanos argumentan que si Repetto no aceptó formar parte activa del gobierno de Michelle Bachelet, donde sí trabajó en lo programático, menos lo haría en esta oportunidad, donde no existe una vinculación tan cercana.

Y Zahler

El nombre de Roberto Zahler también concita desde hace meses atención en los personeros del futuro gobierno de Boric. Presidente del Banco Central entre 1991 y 1996, no volvió a cargos públicos tras dejar el organismo y fundó Zahler & Co., consultora que ha prestado asesorías a instituciones públicas y privadas en Chile y el exterior.

Economista de la Universidad de Chile, Zahler tiene un máster en Economía en la Universidad de Chicago y entre sus clientes han estado el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y superintendencias y Bancos Centrales de América Latina y otros países. “En Chile ha prestado asesoría a Codelco y a empresas privadas de todos los sectores económicos”, dice un currículum de Zahler disponible en la sección de inversionistas de Paz Corp, donde fue director desde 2018 hasta este año. Además de la constructora, Zahler ha sido director de empresas como Siemens, Air Liquide y los bancos Santiago y Santander.

Entre los economistas del grupo original del futuro mandatario creen que con Zahler hay, desde hace años, grandes coincidencias programáticas: el economista se ha manifestado partidario de aumentar la carga tributaria y elevar la deuda pública y ha cuestionado la insuficiente presencia del Estado en la provisión de bienes sociales como la educación, la salud, la previsión y el transporte. Autodefinido como una persona de centroizquierda, apoyó en primera vuelta a Yasna Provoste, pero se sumó al Consejo Asesor y contribuyó a instalar con más fuerza el tema de la responsabilidad fiscal en la redefinición programática. “Yo ya hice mi colaboración muchos años atrás”, dijo Zahler hace una semana a Diario Financiero. “Feliz de colaborar en cosas específicas, pero no desde ese tipo de puestos”, agregó al ser consultado por un cargo ministerial.

Zahler tiene una personalidad fuerte y se considera un economista atípico, capaz de rechazar un cargo como la jefatura de las finanzas públicas sin arrepentimientos. Por su edad, 73 años, Zahler se ha descartado a sí mismo por su edad y porque cree más bien que es el tiempo de otros.

Al interior del comando indican que si bien creen que es necesario nombrar antes que al resto del gabinete al Ministro del Interior y de Hacienda, en ningún caso quieren apresurarse y elegir a alguien que no esté alineado con el programa y con las reformas que se quieren realizar, lo que podría derivar en algo aun más complejo. Un ministro que entre con muchas dudas, reseña un asesor de Boric, podría ser el anticipo de un mal resultado político.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.