Axel Christensen: “Chile podría ser una de las economías más interesantes el próximo año”

EL director regional de inversiones de Blackrock avisa que ‘el invierno ya viene’ en cuanto a actividad económica, pero que Chile podría sacar ventaja de ello. No prevé una recesión global, pero recomienda tomar posiciones más cautelosas o de refugio en la renta fija.


Por estos días, Blackrock, una de las gestoras globales de inversiones más importante del mundo, que maneja activos por US$ 6,3 billones, está lanzando sus principales pronósticos económicos y financieros para 2019 en el informe “Global Investment Outlook 2019”. Axel Christensen, director de estrategia de inversiones de la institución para América Latina e Iberia, aterriza sus principales perspectivas globales y para Chile.

¿Cuál es el balance general que hace de 2018 en los mercados bursátiles?

– 2017 fue espectacularmente bueno. 2018 ha sido un año de bailar con la fea, dado que casi todos los mercados bursátiles están cerrando con números rojos y la renta fija ha estado con retornos negativos en algunos casos.

¿Qué fue lo que más pesó en las decisiones de los inversionistas?

– Es muy potente el impacto que genera el cambio de las condiciones financieras a la disposición de los inversionistas a tomar riesgos. Los mercados emergentes y Chile son el perfecto ejemplo de lo anterior. La rentabilidad de la Bolsa chilena no fue tan buena (casi 12% negativo en moneda local), pero tampoco trágica, si se compara con la de México, que este año va a caer cerca de 17% medido en moneda local. Como inversionistas es muy importante hacer el análisis de las diferencias entre los países, porque ahora, cuando la situación es más turbulenta, las diferencias se notan más. Los mercados emergentes han caído en torno a 12% y Latinoamérica está en cero, por lo que Chile está en el promedio de los emergentes, pero de la medianía de tabla hacia abajo con sus pares regionales, donde Brasil ha subido 10%, Colombia ha caído 2% y Perú ha descendido en torno a 2,5%.

¿Cómo se sitúa Chile en años turbulentos para los mercados?

– Chile es un mercado que en el contexto de países emergentes y de Latinoamérica que destaca en los años malos o difíciles, porque es un “porto seguro” que destaca por su resiliencia y carácter. Es un mercado más fome, pero mucho más resistente y duradero. En cambio, cuando las cosas van muy bien, generalmente los mercados más efervescentes o tropicales, por decirlo de alguna manera, son los que pintan mejor, porque tienen más espacio de crecimiento y nuevas compañías.

¿Cuándo hay que salir a promocionar Chile?

– Ahora. Como un mercado seguro, confiable, donde no ha habido grandes escándalos financieros últimamente. De hecho, las Fuerzas Armadas han hecho más escándalos.

¿Cómo se ve la actividad para los mercados bursátiles para 2019?

– 2018 está marcando un cambio en la etapa del ciclo económico global, dejando atrás la etapa mediana y entrando a la tardía, lo que significa que el punto máximo de crecimiento global ya lo vimos en la mitad de año y luego el mundo se ha desacelerado. Para adelante, vemos que el nivel de actividad seguirá alto y el importante crecimiento que tendrá EE.UU. podría mitigar el decrecimiento de Europa. El mundo puede seguir un tiempo sin caer necesariamente en una recesión.

¿No cree que haya una importante recesión en 2019?

– Todas las señales que se pueden recoger hoy asignan una muy baja probabilidad de ocurrencia a que vayamos a tener una recesión global el próximo año. De ocurrir, recién se empezarían a ver contracciones económicas en 2020. Para 2019 avizoramos un crecimiento global de 2,5%, EE.UU. de casi 3%, China en torno a 6,5%, pero Europa con suerte entre 1% y 1,5%. India estaría en torno a 7,5%, Brasil 2,5% y Chile entre 3% y 3,5%. Aunque Europa cayera en recesión, no es lo suficientemente grande como para arrastrar al resto del mundo dados los actuales niveles de crecimiento de EE.UU. y China.

¿Se ve amenazante el panorama para el precio del cobre?

– Deberíamos estar preparándonos para un cambio de clima externo que no va a ser tan favorable para el precio de las materias primas, o dicho en jerga de Game of Thrones: ‘El invierno ya viene’.

¿A qué riesgos externos hay que prestar mayor atención?

– A la escalada a una posible guerra comercial. De todos modos, ante los mayores aranceles que EE.UU. le aplica a China, este último país impulsó un plan de fuerte inversión pública ligada a infraestructura y al fomento del consumo interno. Buscan suplantar el menor crecimiento de exportaciones con un mayor desarrollo interno. Eso es una buena noticia para Chile, porque parte de ese estímulo se concatena con una mayor demanda de materias primas, como el cobre. Ello evitará que el precio de este metal se corrija en demasía. Vemos, de acuerdo a los fundamentales de oferta y demanda, que su precio se estabilizaría en los niveles actuales. Eso sí, la variación que pueda tener el dólar podría cambiar el panorama.

¿El dólar se fortalecería?

– En la medida en que las tasas de interés en EE.UU. ya no sigan subiendo, el dólar probablemente se estabilizará. Va a estar fuerte, pero no necesariamente va a mostrar la misma trayectoria que este año. La estabilización del dólar podría ser una buena señal para los mercados emergentes.

¿Qué clases de activos financieros serán más atractivos para invertir?

– Tomando en cuenta que ‘el invierno ya viene’ en cuanto a actividad económica, pero que a la vez no habría grandes alzas de tasas, hay que buscar un equilibrio en las inversiones. Vamos a buscar posiciones más defensivas, cautelosas o de refugio, como tener un poco más de renta fija de duración más corta en el portafolio, pero como no creemos que vamos en picada hacia una situación de desastre o recesión, vamos también a dar un equilibrio tomando posiciones en activos que han sido excesivamente castigados este año, como los mercados emergentes en general -en instrumentos de deuda, pero más marcadamente en renta variable-, que ahora muestran doble dígito de retroceso versus un mundo que está creciendo. Aquí Chile es un buen ejemplo, cuyos precios se vieron sobreafectados sin necesidad de que hubiese un fundamento o cambio en los riesgos tan notorio. Chile podría ser una de las economías más interesantes el próximo año.

Seguir leyendo