Boeing prepara recortes más profundos de puestos ejecutivos a bienes raíces

FILE PHOTO: Grounded Boeing 737 MAX aircraft are seen parked in an aerial photo at Boeing Field in Seattle, Washington, U.S. July 1, 2019.REUTERS/Lindsey Wasson/File Photo

Unos 170 ejecutivos de nivel medio, 70 de ellos con base en la división de aviones comerciales de Boeing, están aceptando una oferta de salida que incluye el salario de un año, según personas familiarizadas con el asunto.




Boeing Co. está reduciendo su cuerpo de vicepresidentes y aventando propiedades inmobiliarias, incluido un puesto de avanzada cerca del Instituto de Tecnología de Massachusetts, mientras el fabricante de aviones trabaja furiosamente para contrarrestar la caída de las ventas de aviones y los crecientes costos del 737 Max en tierra.

Unos 170 ejecutivos de nivel medio, 70 de ellos con base en la división de aviones comerciales de Boeing, están aceptando una oferta de salida que incluye el salario de un año, según personas familiarizadas con el asunto. El primero de los vicepresidentes y gerentes senior en aceptar los términos dejará la compañía el 2 de octubre, seguido de una segunda ola más adelante en el año.

Los recortes son más profundos y amplios que los 19.000 puestos de trabajo recortados a principios de este año cuando la pandemia del coronavirus provocó un colapso sin precedentes de los viajes aéreos. Detener la salida de efectivo se ha convertido en una preocupación primordial para Boeing, y la compañía también está obteniendo ahorros de inversiones en tecnología futurista, así como de sus negocios y estructura organizativa.

Boeing está deshaciéndose de activos “como el rey Midas a la inversa”, dijo Richard Aboulafia, analista aeroespacial de Teal Group.

La mayor y más controvertida de las medidas de ahorro de costos consideradas por Boeing sería construir el 787 Dreamliner en un solo sitio, probablemente su fábrica de Carolina del Sur, y cerrar una segunda línea de ensamblaje final en Everett, Washington.

Se espera que la decisión sobre la producción en medio de una fuerte caída en las entregas de aviones de fuselaje ancho se anuncie el próximo mes, según dos de las personas, que pidieron no ser identificadas porque no estaban autorizadas a hablar públicamente.

Au Revoir Chateau

Boeing también se está deshaciendo de los restos de los días en que estaba lleno de efectivo. Un ejemplo: un lujoso retiro ejecutivo, inspirado en un castillo francés, en el campo cerca de St. Louis. El Centro de Liderazgo de Boeing cerrará indefinidamente y 81 trabajadores, desde chefs hasta camareros, perderán sus trabajos, según un informe de WARN.

El director ejecutivo Dave Calhoun y el director financiero Greg Smith advirtieron en julio que la empresa enfrentaba un mercado en contracción que probablemente permanecerá deprimido durante años. La compañía con sede en Chicago podría ver una salida de efectivo asombrosa de US$23.300 millones este año, según una estimación del analista de Melius Research, Carter Copeland, antes de que la reanudación de las entregas de Max comience a llenar las arcas de la compañía en 2021.

Smith, quien está orquestando la reestructuración, AFIRMÓ en agosto que Boeing debe tener “los ojos claros sobre el mercado” y cómo mitigar sus riesgos.

Boeing señaló el mes pasado que una nueva oferta de salida voluntaria llevaría las reducciones de la fuerza laboral mucho más allá del 10% inicialmente previsto. El paquete estaba dirigido a los negocios de aviones comerciales y servicios, los más dañados por la pandemia, así como a la operación corporativa, que empleaba a 37.862 personas a principios de año. Menos empleados en los negocios de defensa, espacio y gobierno de la empresa fueron elegibles para las adquisiciones.

NeXt fuera

Boeing está recortando los gastos de investigación y desarrollo en parte al eliminar gradualmente el Boeing NeXt, una unidad de dos años centrada en conceptos futuristas, desde autos voladores hasta un jet ejecutivo supersónico.

Aurora Flight Sciences, una de las empresas de más alto perfil, sigue siendo una subsidiaria de propiedad absoluta con el trabajo avanzando “a toda máquina”, expresó un representante de Boeing.

Pero la compañía ha pisado el freno del Centro de Investigación de Vuelo Autónomo que había planeado abrir este año en la Iniciativa Kendall Square del MIT en Cambridge, Massachusetts, cerca del campus de la universidad.

Boeing está tratando de subarrendar aproximadamente la mitad del espacio de 100.000 pies cuadrados que había asegurado, señaló Peter Conway, director de investigación de Lincoln Property Co., con sede en Boston, que no representa a Boeing ni al propietario. Aurora ya no planea trasladar a su equipo con sede en Cambridge al edificio, dijo Boeing.

La compañía planea decidir a fin de año si mantiene o monetiza sus participaciones en tres empresas:

Aerion, que está desarrollando un jet ejecutivo supersónico.

SkyGrid, que está creando un sistema de gestión del tráfico aéreo para drones

Wisk, una empresa conjunta con Kitty Hawk Corp., una empresa de vuelos autónomos respaldada por el fundador de Google, Larry Page.

“Es un mundo diferente ahora”, afirmó Stephen Perry, un banquero de inversiones que se especializa en acuerdos aeroespaciales y de defensa en Janes Capital Partners. “Todos son negocios que agotan la liquidez a corto plazo, con un futuro incierto”.

Boeing, expresó Perry, debe centrarse en sus negocios principales porque está “en una lucha por la supervivencia”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.