Caída en alimentos y bencinas llevan al IPC de febrero a una variación nula

Tematica Bencineras

La expectativa de mercado es que marzo exhiba un IPC entre 0,3%-0,4%, con lo que la inflación acumulada en el año alcanzaría hasta el 0,5%, convirtiéndose en el primer trimestre de menor inflación desde 2009.


Levemente por debajo de las expectativas de inflación se ubicó el Índice de Precios al Consumidor (IPC) al registrar una variación nula en febrero, mientras que el consenso del mercado apuntaba 0,1%, según la información entregada ayer por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Con este resultado, la variación anual en febrero se mantiene bajo el rango meta del Banco Central, al pasar de 1,8% a 1,7%, mientras que en lo que va del año acumula apenas 0,2%.

Según el reporte, cinco de las 12 divisiones del IPC registraron las mayores incidencias negativas fue alimentos y bebidas no alcohólicas con -0,049 puntos porcentuales (pp), y transporte con -0,042 pp. Por productos, gasolina consignó una disminución mensual de 3,0%, con una incidencia de -0,079 pp. Frutas de la estación tuvo una reducción mensual de 10,5%, incidiendo -0,042 pp y servicio de transporte aéreo anotó un descenso mensual de 5,1%, con -0,034 pp.

En términos subyacentes (sin energía ni alimentos), aumentó 0,3%, con una variación anual de 2,5%.

Sobre la cifra, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, dijo que "una inflación nula, protege el bolsillo de las personas. Nos alegramos mucho que Chile puede mostrar una inflación completamente contenida y, además, una economía que crece en forma dinámica en un mundo que es más complejo".

Lo que viene

La lectura para los expertos apunta, primero, a que las presiones inflacionarias siguen acotadas y segundo, que más bien son los elementos más volátiles de la medición los que presionan al indicador.

Según el reporte de Santander, "en los próximos meses podríamos observar una aceleración de la inflación debido al alza en los precios de los combustibles y posibles alzas en las tarifas eléctricas", análisis con el que coincide Nathan Pincheira de Fynsa. "Sigue siendo evidente que las presiones inflacionarias se mantienen ausentes, aunque también es cierto que gran parte de las incidencias deflacionarias provienen de los elementos más volátiles de la canasta", dijo.

En ese contexto, la expectativa de mercado es que marzo exhiba un IPC entre 0,3-0,4%, con lo que la inflación acumulada en el año alcanzaría hasta el 0,5%, convirtiéndose en el trimestre de menor inflación desde 2009.

Con ello, se mantendría al registro anualizado bajo el piso del rango meta del Central, y sumado a las perspectivas de mayor deterioro de la economía mundial, indicarían una pausa más prolongada en el proceso de normalización de la política monetaria (ver pág. 8 y 9).

Alejandro Puente, académico de la Universidad Santo Tomás, añadió que con este registro "nos vamos a demorar algo más de lo pensado en volver a la meta, pero no se debe olvidar que el horizonte de la política monetaria es de 24 meses, y que una TPM en 3% sigue siendo una tasa expansiva".

Comenta