Cambiar la forma del empaque por uno sustentable: el desafío del comercio electrónico

CyberDay

Un estudio de DHL, así como también distintas empresas, plantean la necesidad de cambiar los envoltorios y coberturas de los productos por uno que deje el plástico y cartón tradicional en reemplazo de materiales reutilizables o compostables. Esto, ante la significativa alza de despachos de mercancía por compras online en los últimos años.


EL aumento del comercio electrónico tanto a nivel mundial como en Chile ya se posicionó como una tendencia. Por ejemplo, el último CyberMonday registró cifras récord: ventas por US$ 271 millones y 9.236 empresas participaron del evento ofreciendo sus productos o servicios, según datos de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS).

Sin embargo, esta nueva forma de comercializar genera que al producto se le sume un empaque más al original y un traslado extra de la tienda al domicilio, que causa mayor impacto al medio ambiente dado el tiempo de descomposición de los distintos elementos extras. Y no es un aspecto menor del comercio electrónico, ya que la industria del empaque en 2018 movió US$ 886,1 millones y tuvo en Asia y Pacífico su principal lugar de consumo, según destacó el reciente informe de DHL que hace un llamado a sus pares a repensar el empaque.

El documento, de una de las compañías de paquetería más importante en el mundo, plantea la optimización de las cajas de enviados utilizando en forma eficiente el espacio y, por medio de la logística, asegurar que se use el 100% de su espacio disponible. Además, plantea la urgencia de eliminar los rollos de plásticos que usan para asegurar la carga en los palets y los sobres plásticos de un solo uso. El llamado es a innovar con empaques similar al tradicional papel film de plástico, pero de mayor calidad que permita reducir el uso de estos o apostar por tecnologías más innovadoras como Lock n' pop, la cual bloquea las superficies de las cajas evitando el deslizamiento lateral de la carga, al igual que el plástico, pero por medio de un líquido. Mientras, que para productos enviados en sobre, la solución es que se distribuyan por medio de envoltorios compostables o que tengan una composición que permita una degradación amigable con el medioambiente.

DHL en Chile ha impulsado la eliminación del poliestireno que se usaba como protección en su servicio Winexpress y "hemos reducido el uso de plástico y papel burbuja en el proceso de empaquetado. Además, todos nuestros embalajes están diseñados para ser reutilizados o reciclados una vez completen el traslado. Es algo que tratamos de incentivar en las tiendas", dicen desde la empresa.

Por su parte, desde Chilexpress comentan que desde 2012 trabajan en una estrategia de sostenibilidad, la que "contempla la disminución de la intensidad de la huella de carbono de sus envíos, del consumo energético, de las emisiones de material particulado, de los residuos y la selección de proveedores de acuerdo con criterios de sostenibilidad".

Desde Cempre (Compromiso Empresarial para el Reciclaje) Chile, la directora ejecutiva, Macarena Maturana, plantea que las herramientas que dará la Ley de Responsabilidad Extendida del productor (REP) serán claves para asumir esta problemática: "Es muy importante la educación y conciencia ambiental de la empresa y los consumidores. Hacer embalajes con ecodiseño es una herramienta fundamental si quieres partir desde la generación del residuo".

La comida también en la mira

Los desafíos de reducir el impacto de los empaques también apuntan a la industria del delivery de comida. Según el informe de DHL, este segmento es el que se ha movido más rápido en esta tarea dado el alto costo que significa garantizar el desplazamiento de alimentos acorde con los estándares de salubridad como la temperatura y el gasto diario en la protección del alimento. Ante este escenario, el mercado ofrece distintas alternativas al plástico tradicional por envoltorios reutilizables y de fácil descomposición.

En el plano local, Uber Eats ha impulsado su programa "Elige Verde" que busca reducir la cantidad de productos de un solo uso que entregan los restaurantes como las bombillas y cubiertos plásticos.

Comenta