Claudio Barahona, de Alaya Capital Partners: “Es paradójico que una AFP pueda invertir en un fondo de venture capital en EEUU pero no en uno chileno”

ENTREVISTA A CLAUDIO BARAHONA FOTO: JUAN FARIAS

El extimonel de Wayra cree que es clave que los family office e inversionistas institucionales locales se incorporen al ecosistema emprendedor. Además, Barahona estima que hay una buena oportunidad para las startups en el contexto del coronavirus.




La reestructuración de Telefónica de fines de 2019, tuvo un importante impacto en Wayra Chile, el área de innovación abierta de la compañía española. El equipo se redujo casi por completo y se crearon dos oficinas centrales para Latinoamérica: una en Colombia y la otra en Argentina.

Claudio Barahona, quien armó Wayra en nuestro país y era hasta diciembre su gerente, fue uno de los que tuvo que reinventarse. Lo hizo rápido. A principios de este mes se sumó como socio gerente de Alaya Capital Partners, un fondo de venture capital enfocado a startups hispanoamericanas con una billetera de US$20 millones, donde aún quedan US$10 millones por invertir. Barahona va a dirigir la operación desde Santiago, “sobre todo ahora, aprovechando los momentos de crisis”, dice.

¿Realmente es buen momento?

-De alguna manera, el estallido social nos ha demostrado que muchos jóvenes quieren igualdad de oportunidades, tienen ganas de emprender y el capital de riesgo es un movilizador social. Mientras existan más crisis se debe invertir más.

Pero ahora con el coronavirus, el panorama económico es muy complejo.

-Sí, pero esto de estar encerrado significa estar más dependiente de la tecnología y del mundo digital, como hacer reuniones por videoconferencia o comprar online. Por lo tanto, hay una buena oportunidad para las startups con el coronavirus.

¿Quiénes están detrás del fondo que estás a cargo ahora?

-Es bien atomizado. Tenemos muchos emprendedores de Argentina, como la gente de Despegar.com. Pero sobre todo, varios del área tecnológica de la región. La idea es invertir en startups hispanoamericanas, pero ocupando a Chile como plataforma de escalamiento.

¿Qué ha cambiado en el último tiempo en el ecosistema de emprendimiento con la crisis social y el coronavirus?

-Lo que hay que hacer es agarrar el pizarrón, borrar todo y construir y pensar de cero. Lo que hacíamos antes no nos servirá para lo que viene. Repensar StartUp-Chile, Wayra, los fondos de venture capital, la academia y el rol de Corfo… Todo. Es el momento que las empresas chilenas tomen un rol más activo en este nuevo mundo. El ecosistema tiene que ser como una startup: pivotear a medida que va creciendo.

¿Qué elementos aún le falta al ecosistema local?

-Que existan más corporate venture capital. Chile está muy al debe en el contexto regional. Hay mucho teatro de innovación y poco negocio de verdad.

¿Cómo así?

-Lamentablemente, aún las grandes empresas en Chile están haciendo muchas hackatones, convocatorias y cosas para la prensa, más que negocio de verdad.

¿Y con respecto al venture capital en general?

-Estamos en buen camino. Cada vez están llegando más y hay confianza en nuestro país como plataforma. Pero aún nos falta un fondo más grande, además de que más family office y entidades institucionales se metan en los fondos de inversión. Por ejemplo, es paradójico que una AFP pueda invertir en un fondo de venture capital en Estados Unidos, pero no en uno chileno. Hoy, si una startup chilena quiere un fondo A, queda un poco huérfana y tiene que salir a buscar inversionistas afuera.

Reestructuración de Telefónica

¿Qué te parece la decisión de Telefónica sobre concentrar las operaciones de Wayra en Argentina y Colombia y de disminuir el protagonismo de países como Chile?

-A nivel personal, fundé Wayra en Chile en 2012, cuando prácticamente no había aceleradoras en Chile y lo que me llamó la atención (y por eso me sumé a Telefónica) es el convencimiento de grandes empresas que pueden aportar a los emprendedores e invertir en startups. Ahora es más común verlo, como Masisa, Copec, Engie, etc. Me gustaba mucho el desafío que el corporate venture capital podía jugar.

Entonces…

-Después de casi nueve años quería cambiar de aire. Creo que cumplí ahí mi ciclo. Hicimos un portafolio gigante con excelentes resultados e invertimos en más 45 empresas. Fue muy gratificante. Creo que se mezclaron dos cosas: la búsqueda personal de algo distinto y los cambios de la compañía.

¿Pero qué opinas de la reestructuración de Telefónica?

-Es gigante y creo que están en lo correcto, ya que una teleco tiene que transformarse constantemente y crear nuevas unidades de negocios, como Telefónica IoT o Telefónica Big Data. Dentro de esa reestructuración, Wayra no es la excepción, ya que todas las iniciativas de cambio de una gran corporación siempre afectan a las áreas de innovación.

¿Por qué enfocar el hub del Cono Sur en Argentina?

-Creo que yo hubiese tomado la misma decisión, porque Argentina tiene un ecosistema mucho más desarrollado que el chileno y un mercado más grande y con más fondos de venture capital. Tiene un sentido de negocio bastante lógico. Claramente, tengo sentimientos encontrados por no haber sido Chile, pero igual habrá un equipo local de Wayra que seguirá invirtiendo en startups chilenas.

Comenta