Construcción prevé que ventas de viviendas en la Región Metropolitana serán las más bajas desde al menos 2004

FOTOGRAFIAS PANORAMICAS DE SECTOR DE LAS CONDES, DONDE SE APRECIA CONSTURCCION DE EDIFICIOS VIVIENDAS, FOTO: PATRICIO FUENTES Y./ LA TERCERA

Para 2020 se estima que la inversión privada en proyectos de viviendas disminuya 17,2% y que la venta de inmuebles baje 35% en la Región Metropolitana, que se traduce en una comercialización de apenas 20 mil unidades. Este sería el nivel más bajo desde que se tiene registro, es decir, 2004.




Un escenario tan severo como lo fue la crisis subprime de 2009 o la crisis asiática de 1999 podría tener que sortear este año el rubro constructor. Sin nuevos proyectos y con obras detenidas, la Cámara Chilena la Construcción (CChC) prevé no solo la pérdida de miles de puestos de trabajo, sino también la eventual quiebra de empresas. Todo esto, en medio de una fuerte caída en las ventas de viviendas que ya se espera para este año.

El mal momento -asegura el gremio, que entregó este lunes una actualización de sus proyecciones 2020- se originó tras la crisis social del 18 de octubre, pero se vio acrecentado por la propagación del Covid-19. Las limitaciones de circulación desde o hacia las faenas produjo un impacto en la continuidad de decenas de obras en ejecución y están elevando los costos de construcción de proyectos con bajo avance de obras.

A esto se suma la postergación de nuevas iniciativas, producto de la menor confianza empresarial y las condiciones más restrictivas de acceso al crédito para financiamiento.

En materia de ventas, el gremio pronostica una caída en la comercialización de viviendas de hasta 28% a nivel nacional, a 47 mil unidades en total. No obstante, se proyecta que el ritmo de comercialización volverá a niveles previos al estallido social hacia fines de 2020 y comienzos de 2021.

Así, los números 2020 a nivel nacional serían los más bajos desde 2010, cuando se comercializaron 44 mil viviendas.

Caída más profunda

Para el Gran Santiago, el gremio fue aún más pesimista y estimó una caída por sobre el 35% este año y que el menor nivel de ventas se alcance en abril, mayo y junio próximo, cerrando en 20 mil unidades. Este es el número más bajo para la región desde que se tiene registro, es decir, 2004.

En los últimos 15 años, en cuanto a ventas en la capital, el mayor retroceso se registró en 2016, cuando la comercialización de inmuebles disminuyó 38%, aunque la caída se produjo por la alta base comparativa, pues en 2015, adelantándose a la entrada en vigencia del IVA a la vivienda, los clientes se volcaron hacia las salas de venta.

En 2008, en plena crisis subprime, se vendieron 26 mil unidades y tras el terremoto, en 2010, sobre 23 mil.

Desde el sector atribuyen esta eventual caída a que las instituciones financieras se pondrán más restrictivas a la hora de evaluar a un potencial cliente, sumado además a una mayor tasa de desempleo, inestabilidad en los empleos y un alza en los trabajos informales, lo que hace postergar la decisión de compra.

De eso ya hay algunas señales. Un estudio realizado por Enlace Inmobiliario, arrojó que las preaprobaciones a las solicitudes de créditos hipotecarios online disminuyeron en 13% en los últimos cinco meses, desde el estallido social. “Hasta hace poco, muchas instituciones financieras otorgaban el 90% de crédito -para un perfil de riesgo medio-alto de cliente- ahora, esos mismos bancos, no sobrepasan el 80% y, como es lógico, esta medida deja fuera a un número importante de personas que no están en condiciones de financiar un mayor pie”, señala Sergio Barros, director ejecutivo de la consultora.

Menos inversión

Para este año, la CChC prevé una caída de la inversión del sector construcción de 10,5%, casi tres puntos más que lo previsto en diciembre pasado. Por otra parte, anticipó un desempleo sectorial superior a 12% para 2020, equivalente a unos 75.000 empleos menos. En el peor momento de la crisis subprime de 2009 se destruyeron algo más de 60 mil empleos de la construcción.

El gremio estima que la tasa de cesantía no experimentará grandes saltos durante los dos primeros trimestres, en parte, debido a la suspensión de contratos. No obstante, dice que es altamente probable un número mayor de quiebras de empresas durante invierno y con ello un aumento relevante en la tasa de cesantía del sector.

“Si consideramos que el 68% de los ocupados del sector son en promedio trabajadores asalariados, entonces observaremos una destrucción en torno a 48 mil empleos de mejor calidad durante la segunda mitad de 2020”, dijo la CChC en su informe dado a conocer este lunes.

La mayor contracción que se anticipa es la de inversión privada en vivienda, de 17,2% para 2020. En el caso de la inversión privada en infraestructura, bajaría 23,3%.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.