La Tercera

Criptomonedas: BancoEstado e Itaú llevan el fallo de la Suprema al TDLC y exigen el cierre de cuentas

Los bancos argumentaron que la sentencia que respaldó el cierre de cuentas a las plataformas hace desaparecer la necesidad de mantener las medidas cautelares dictadas en el caso.

Tras la victoria que se anotó BancoEstado hace un par de semanas en la Corte Suprema, que respaldó el cierre de cuentas a Orionx, una plataforma chilena que transa criptomonedas, en los últimos días dos bancos concurrieron ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) para que considere la decisión del máximo tribunal del país.

Se trata del propio BancoEstado y de Itaú CorpBanca, los que solicitaron al TDLC que deje sin efecto la medida cautelar que había dictado hace unos meses, cuando exigió a los bancos que reabrieran las cuentas de tres plataformas de criptodivisas mientras durara el juicio que enfrenta a éstas firmas con una decena de bancos.

Cabe recordar que, entre abril y junio de este año, Buda, CryptoMarket y Orionx presentaron, por separado, demandas ante el TDLC, acusando a las entidades bancarias de atentar contra la libre competencia y de abusar de su posición de dominio colectivo, luego de que les cerraran las cuentas. Entre otros ámbitos, los bancos argumentaron que lo hicieron porque esta actividad no está regulada, por lo que podría conllevar ciertos riesgos, entre ello, un potencial lavado de activos.

“Corresponde en derecho que se dejen sin efecto y/o alcen las medidas cautelares decretadas contra BancoEstado por desaparecer la necesidad de mantenerlas, toda vez que lo resuelto por la Excma. Corte Suprema desvirtúa la eventual presunción grave del derecho que se reclama o de los hechos denunciados en las demandas”, afirmaron los abogados José Miguel Gana y Rubén Urrutia, que representan a BancoEstado en el litigio.

Lo anterior, añadieron, porque “el Máximo Tribunal reconoce que el término unilateral de contratos de cuenta bancaria y el cierre de la misma, no sólo es lícito, sino que, además, justificado, tanto desde el punto de vista operacional como para dar cumplimiento a las obligaciones que la regulación sectorial le impone al mismo”.

Por su parte, el abogado José Miguel Huerta, que defiende a Itaú CorpBanca, entregó una visión similar ante el TDLC. Para ello, se basó en las sentencias dictadas por la Corte de Apelaciones de Santiago, que rechazó un recurso de protección de Buda contra el banco, otra del mismo tribunal que invalidó un recurso presentado por CryptoMarket contra Scotiabank, y en el fallo de la Suprema que respaldó la decisión de la entidad estatal.

“Todas esas sentencias determinaron que era legal y no arbitrario el referido cierre de cuentas, por las mismas razones por las que Itaú Corpbanca puso término a sus contratos de cuenta corriente con Buda, y que oportunamente invocó ante el H. Tribunal al manifestarle la improcedencia de imponer y mantener la Medida Cautelar”, afirmó Huerta.

De este modo, ahora el TDLC revisará los antecedentes y resolverá si, en base a los antecedentes presentados por los bancos, mantiene o revierte las medidas cautelares que pesan sobre ellos.