Cueto defiende acuerdos de Latam con IAG y American: “Es la única forma de ofrecer más destinos a precios bajos”

Ignacio Cueto, presidente de Latam Airlines

Representantes de las tres líneas aéreas defendieron este lunes sus convenios ante la Tercera Sala de la Corte Suprema.


Latam Airlines Group, IAG y American Airlines presentaron este lunes argumentos ante la Tercera Sala de la Corte Suprema en el marco del proceso por los recursos de reclamación que presentaron la Asociación de Empresas Chilenas de Turismo (Achet) y la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios de Chile (Conadecus) para reversar el visto bueno que le dio el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) al Joint Business Agreement (JBA), firmado por la aerolíneas.

La audiencia se inició el 10 de abril con los alegatos de Achet, Hernán Passalacqua, la Fiscalía Nacional Económica y Conadecus y  siguió día de hoy con el turno de las empresas.

Al término de la sesión, el presidente del directorio de Latam Airlines Group, Ignacio Cueto, señaló que “la única forma de ofrecer más destinos a precios bajos es a través de este tipo de acuerdos. Chile perdería si fuera impedido de acceder a los beneficios que traen los JBAs. Estamos confiados en que los jueces dimensionarán estos beneficios -que son comprobados día a día por millones de pasajeros alrededor del mundo- incluyen tarifas más convenientes, más destinos y nuevos vuelos directos. Chile no debe quedar fuera de estos acuerdos que significan más destinos y precios bajos”.

En este sentido explixó que “vamos a hacer lo posible por implementar esto donde se nos apruebe ya ha sido aprobado en Colombia ya ha sido aprobado en Uruguay ya ha sido aprobado en Brasil, en Europa no necesita aprobación pero podría ser solicitado de que no se continúe y no ha sido así, al contrario está siempre muy bien aprobado, por lo tanto, nosotros vamos a seguir avanzando donde podamos y creemos que es fundamental para nuestro país y nuestros pasajeros poder implementarlo en Chile y para eso estamos trabajando”.

Las principales líneas argumentales presentadas por la defensa, liderada por el abogado Cristóbal Eyzaguirre, socio de Claro & Cía., fueron las siguientes: La industria aeronáutica es inherentemente una industria de redes, tal como lo reconoció el TDLC, por lo que estos acuerdos entre líneas aéreas son necesarios a fin de ofrecer una mayor red de destinos a sus pasajeros, más vuelos directos, más y mejores alternativas de itinerarios y conexiones, y así cumplir con los requerimientos de los clientes de hoy. No existe ninguna línea aérea capaz de ofrecer todos los destinos por sí sola.

Los JBAs de aerolíneas a través del mundo han sido aprobados en muchos países y por diversas autoridades expertas en materia de libre competencia, incluyendo en mercados con características similares al chileno. Los JBAs de LATAM Airlines Group ya han sido aprobados por: Conselho Administrativo de Defensa Econômica de Brasil (CADE), Aeronáutica Civil de Colombia (Aerocivil). Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica de Uruguay (Dinacia).

La Comisión Europea no ha formulado objeciones al JBA con IAG desde que éste se le fue comunicado hace tres años. (En Europa estos acuerdos no están sujetos a un régimen de revisión obligatorio). En Estados Unidos, Latam y American Airlines reingresaron su solicitud actualizada ante el DOT hace dos semanas.

Uno de los beneficios más relevantes son las sinergias que generan estos acuerdos y la reducción de la “doble marginalización”, que se traduce en beneficios directos a los consumidores como tarifas más convenientes, especialmente para pasajeros que viajan en conexión, y una mejor red de destinos, abriendo alternativas de viaje que hoy no están en la red de Latam.

El TDLC también ha dicho, con anterioridad, que en la industria aérea la competencia más que entre aerolíneas, se da entre alianzas. Esto es efectivamente lo que ocurre en Chile, donde operan empresas de todas las alianzas, muchas de las cuales ya cuentan con o han celebrado recientemente JBAs, es decir, operaciones con las mismas características que las que busca Latam.

El TDLC realizó un trabajo acucioso y conservador para estimar los riesgos y beneficios de la operación. Dado que el TDLC detectó que las operaciones podían generar riesgos a la competencia, y siguiendo su práctica habitual, estableció que los JBAs deberán sujetarse a medidas de mitigación para funcionar. Estas medidas son eficaces y son muy similares a las que la misma Fiscalía Nacional Económica impone en las operaciones de concentración que analiza, así como se asemejan a las que se impusieron a la asociación Lan-Tam, y a las que han impuesto autoridades extranjeras al revisar acuerdos de JBA.

Fallo del TDLC

En octubre de 2018 y luego de casi tres años de estudio, el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) aprobó con condiciones los acuerdos de Latam con American Airlines, y el grupo IAG.

Los requisitos solicitados por el TDLC fueron establecer una fórmula de reparto de ingresos “JBA (Joint Business Agreement) consultados”; mantener la capacidad ofrecida en las rutas directas Santiago –Miami y Santiago- Madrid; Aumentar la capacidad ofrecida en las rutas Norteamérica y Europa.

No cobrar precios implícitos negativos en rutas indirectas que tengan como tramo troncal los vuelos Santiago- Miami y Santiago- Madrid; Ofrecer acuerdos de combinación de tarifas a nuevos entrantes a rutas directas Santiago- Miami y Santiago-Madrid, Ofrecer acuerdos de prorrateo especial a nuevos entrantes en las rutas directas Santiago- Miami y Santiago-Madrid;Designar un consultor para la fiscalización de estas condiciones; Consultar a este tribunal seis meses antes de que cualquiera de estos acuerdos cumpla cinco años de vigencia.

American Airlines y acuerdo con Latam: “Proporcionará beneficios concretos a nuestros clientes y a la economía chilena”

Seguir leyendo