De luces y “bazukas”

El sábado 29 de febrero se dieron a conocer caídas estrepitosas para de los índices de Gerentes de Compra (PMI) para febrero en los sectores manufactureros y no manufactureros de la economía china. El desplome de 40% en los mismos respecto del mes anterior era por sí mismo una clara luz roja para el ciclo económico mundial.




El sábado 29 de febrero se dieron a conocer caídas estrepitosas para de los índices de Gerentes de Compra (PMI) para febrero en los sectores manufactureros y no manufactureros de la economía china. El desplome de 40% en los mismos respecto del mes anterior era por sí mismo una clara luz roja para el ciclo económico mundial.

Según la opinión de un reconocido economista chino, detrás de ello estaban fuertes y simultáneos shocks de oferta y de demanda en esa economía por la crisis del coronavirus. Pero él también advertía que ello podría ser el gatillo que terminara reventando abruptamente las burbujas de precios que se generaron en los mercados de activos (ej. accionarios) post crisis subprime, todo ello en un contexto de grandes niveles de deuda.

El martes 3 de marzo la Fed tuvo una reunión extraordinaria y anunció una reducción de 50 puntos base (0,5%) en su tasa de referencia de política monetaria. El mercado no tenía explicación para ello, pero detrás, sin duda, debe haber estado la preocupación señalada por el economista chino de evitar el inicio de una más brusca caída en los precios de los mercados de activos, lo que por cierto no se logró.

Cinco días después, el domingo 8 de marzo, el precio internacional del petróleo se desplomó 30% por conflictos entre la Opep y Rusia, con lo cual se produjo un brusco rebalanceo de portafolios y donde todos corriron a refugiarse en dinero efectivo y activos muy líquidos.

En Chile recién se citó para la tarde del lunes 9 de marzo al Consejo de Estabilidad Financiera y, a la salida del mismo, se señaló que se seguirá monitoreando lo que ocurre y que se tienen los instrumentos requeridos para actuar de ser necesario. Los analistas de mercado, por su parte, hasta ese lunes en la mañana mantenían proyecciones de crecimiento para Chile en el 2020 de algo sobre 1%. Claramente, muy poco olfato y/o cables a tierra de todos.

Lo que ha ocurrido después es ya conocido: se declara al coronavirus como una pandemia y que el 2020 será un año de recesión mundial, lo que trajo consigo correctamente como respuesta “bazukas” monetarios y fiscales en varios países, aunque no en todos. Los mercados, por su parte, se encuentran en la búsqueda de un piso.

¿Cuándo veremos una luz verde en el ciclo? Difícil pregunta, pero ello puede estar ligado al momento en que China decida anunciar sus propios “bazukas” monetarios y fiscales. Ello aún no ha ocurrido porque se debe estar esperando que el coronavirus esté efectivamente controlado en su territorio. De lo contrario, dichos posibles “bazukas” tendrán poca efectividad en tratar de recuperar la pérdida de potencial de crecimiento experimentado. Esa será una clara luz verde. P

-El autor es economista y ex gerente general de la Asociación de Bancos

Comenta