Directorios digitales: un difícil 2018

digital


Las presiones a las que se enfrenta una mesa directiva hoy han variado de manera vertiginosa. Ejemplos en el país son numerosos: la ciberseguridad en el sector financiero, la irrupción de plataformas de compra que reemplazan a la tienda tradicional en el retail, o la irrupción de nuevos entrantes en telecomunicaciones que desplazan a competidores tradicionales con nuevas ofertas de valor al cliente. Y la noticia es que para adelante continuarán los cambios y su baja predictibilidad.

No es de extrañar entonces que el ~50% de los directores en Chile dice no estar preparado o bien no estar tomando medidas para hacer frente a la disrupción en su industria. Es difícil saber qué hacer frente a toda esta incertidumbre y cambio veloz.

Si bajamos a las planas ejecutivas, la situación no es mucho más alentadora. Este año realizamos por primera vez el estudio "Cómo Liderar la Transformación" (www.comoliderarlatransformacion.cl), para el cual creamos el Índice de Madurez Digital Virtus (IMDV) 2018, que mide la madurez digital de las empresas más grandes del país de acuerdo con la opinión de un importante número de CEO y líderes de negocio y de transformación digital.

En escala del 1 al 100, las compañías alcanzaron un promedio de 48 puntos, puntaje ubicado en la media inferior de lo aceptable.

Y es que, si bien las empresas ven con interés lo que representará en sus modelos de negocio el avance de lo digital, no se están preparando adecuadamente para este cambio tremendo; empezando con que, en este contexto, sólo el 54% de las compañías cuenta con un plan estratégico claro y consensuado.

Existe un convencimiento tácito en que lo digital se soluciona con inversión en tecnología, pero eso es un tremendo error. Basta con mirar el ejemplo de un partido político que hace pocos días trató de instaurar el voto electrónico, pero falló, debiendo volver al tradicional lápiz y papel. Y es que abordar la disrupción digital no es obvio.

Según el estudio, requiere una Transformación Integral en torno a 6 dimensiones críticas, cubriendo prácticamente todo el negocio: foco en los clientes, estrategia, personas y cultura, operaciones, data y tecnología.

Según el estudio, la oportunidad es transversal, pero - gran novedad - todo empieza con el cliente. Ese mismo que muchas compañías, por su tamaño y burocracia, han perdido de vista, enfocándose más en continuar desarrollando sus productos y servicios que en entender sus necesidades y como estas están cambiando significativamente.

Si vemos las cifras, el 90% de los líderes del país declara estar centrado en el cliente. Sin embargo, sólo un ~43% está readecuando ágilmente su propuesta de valor de cara al cliente.

Esta (y no tanto la tecnología) es justamente una capacidad distintiva de las organizaciones más maduras o nativas digitales. Como ejemplo, le hicimos la misma pregunta a un grupo de startups y la tasa subió de un ~43% a un 66%.

Ser director nunca fue más desafiante que ahora. Y va a seguir siéndolo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Recientemente, un conjunto de normas abrió la puerta a las mujeres que deseen dedicarse al boxeo, ya que desde la revolución de Fidel Castro, estaba prohibido que participaran en torneos.