Dueño de Netline queda con firma mensual en investigación por fraude contra Movistar

Joel Bendersky fue formalizado por una estafa que involucra unos $600 millones.


En una audiencia realizada ayer, y que se prolongó por más de dos horas, el dueño y gerente general de Netline, Joel Bendersky, quedó con firma mensual, en el marco de un proceso por supuesto fraude a Movistar por la creación de un falso servicio telefónico.

La investigación lleva más de dos años y la cuantía de la estafa alcanzaría los $597 millones. Además de Bendersky, fueron formalizados tres ejecutivos de empresas que prestaron servicios a Netline, dos de ellos de nacionalidad argentina.

El presunto delito, que está siendo investigado por la Fiscalía de Alta Complejidad Oriente, comenzó en abril de 2014 y se prolongó hasta agosto de 2015. Esta consistía en que Netline ofrecía a terceros un pago para aumentar artificialmente el tráfico de llamadas desde la red de Telefónica hacia la de Netline.

Así, aumentaba su facturación a través de cargos de acceso, es decir, el pago que debe realizar la red en que se origina la llamada (en este caso, Movistar) a aquella en que esta se termina.

Antecedentes

Según acusó Movistar, la empresa detectó “un incremento drástico y sostenido en el tráfico de llamadas desde sus líneas de red fija hacia números de Netline. (…)

Este aumento inexplicable generó un incremento sustancial en la facturación de Netline a Telefónica por concepto de cargos de acceso”, la que pasó, según Movistar, desde menos de $1.000.000 mensual a más de $238 millones.

Además, detalló que se detectó que una sola línea de Netline concentró el 37% del total del tráfico de llamadas desde Movistar hacia Netline. Luego descubrieron que la línea correspondía al servicio de entretención Fonolibros, en que se lee un libro a través del teléfono. De esta manera, según la compañía, dicha línea no prestaba un servicio real ni operativo.

Movistar acusó también que tanto el servicio Fonolibros como el número al que se debía llamar y su sitio web no habían publicitados en ningún medio de promoción. Además, el 92% del total de segundos en llamadas recibidas por la línea de Fonolibros desde Telefónica, provenía de solo cinco clientes.

En la audiencia, el titular de la Fiscalía de Alta Complejidad Oriente, Felipe Sepúlveda, dio otro antecedente: todas llamadas tenían la misma duración, de 970 segundos. Además, éstas se repetían las 24 horas del día.

Tras finalizar la formalización, el abogado de Joel Bendersky, Gonzalo Medina (de Dal Pozzo&Medina) señaló que, a su juicio, “no hay ningún antecedente de que Joel Bendersky tenga algún involucramiento que levante en un asunto penal en esta materia.

Añadió que quien llamó “sabía que existía un teléfono Fonolibro y que leía libros. Él sabía que había tráfico de llamadas a esto, él llamo, contestó, le leyeron parte de un libro y para él el servicio era real y funcionaba”.

La Jueza del Octavo Juzgado de Garantía de Santiago Ely Rothfeld estableció como medidas precautorias la firma mensual. La Fiscalía pedía arraigo nacional y prisión nocturna.

Seguir leyendo