Economía mundial da señales de un enfriamiento mayor y en Chile alza de tasas se atrasaría a octubre

China

Los organismos internacionales ya habían anticipado un escenario de menor dinamismo y por ello habían recortado las proyecciones de crecimiento global. Esta semana los fríos datos confirmaron lo descrito por el FMI, Banco Mundial y la Ocde. En Chile, el mercado anticipa que el BC deberá sincerar esta nueva realidad.


Los tableros de los mercados internacionales ayer quedaron teñidos de rojo, en respuesta a las crecientes preocupaciones sobre el futuro de la economía mundial. Si bien durante los meses de verano distintos organismos internacionales bajaron sus perspectivas de crecimiento: el Banco Mundial pasó de 3% a 2,9%, el FMI de 3,7% a 3,5% y la Ocde (de 3,5% a 3,4%), esta semana recién se comenzó a materializar el sombrío panorama que tendrá 2019, donde rondará incluso el "fantasma" de la recesión anunciada para 2020.

Uno de los primeros datos que comenzó a sembrar la duda sobre el devenir de la economía fueron las exportaciones chinas, que cayeron 20% en febrero, la baja más amplia desde 2016, lo que golpeó el ánimo de los inversionistas con especial fuerza a nivel local, donde Shanghái cedió 4%. Las bajas continuaron en las bolsas europeas, donde aún estaban sensibles tras el sinceramiento del presidente del BCE, Mario Draghi, quien el jueves indicó que "el debilitamiento en los datos económicos apunta a una moderación notable en el ritmo de expansión económica" en la zona euro.

En ese marco, la autoridad monetaria aseguraba que no subirá la tasa de interés del 0% actual hasta "al menos fines de 2019" y que habrá nuevas rondas de liquidez a partir de septiembre. Pero ello no fue suficiente para mejorar ambiente en el Viejo Continente, donde el Euro Stoxx cayó 0,8% acumulando tres sesiones a la baja.

Con estos antecedentes, Wall Street ya venía en rojo en las operaciones previas a la apertura de los mercados, tendencia que se consolidó cuando EEUU se sumó a la entrega de malas noticias: La tasa de desempleo cayó a 3,8%, la creación de puestos de trabajo llegó a 20 mil, la más baja desde septiembre de 2017 y muy lejos de los 180 mil anticipados por los analistas consultados por Bloomberg. En ese marco, los indicadores estadounidenses cerraron ayer con bajas cercanas a 1%. Pese a este "viernes negro", los analistas llamaron a la cautela a la hora de analizar el reporte de empleo estadounidense, asegurando que las proyecciones y los análisis del mercado ya tenían internalizado este sombrío panorama.

"El cierre del gobierno y el clima frío distorsionaron los números", indica desde Nueva York Onsel Emere, economista de Putman Investment, mientras que Jacob Oubina, economista de RBC Capital Markets llama a poner atención a la creación de empleos del sector privado, que llegó a 189.000 y superó las previsiones y al alza de 3,4% en los salarios, calificando de "ruido" el dato que incomodó al mercado.

El dato de China también puede ser confuso, asegura Serena Zhou, de Mizuho Securities Asia, dado que el año nuevo lunar puede exagerar el descenso. De todas maneras, anticipa en un informe que habrá "un panorama desafiante para las exportaciones de China en los próximos meses, por la reducción de los envíos a EEUU y una perspectiva de crecimiento global más suave".

Con todo, Sam Bullard, de Wells Fargo Securities, plantea que los datos "no apuntan a un escenario global más complicado de lo que se espera en este momento. Hay consenso respecto a que viene una desaceleración y lo que vemos es el comienzo de eso".

Impacto en Chile

Al igual que lo sucedido en el mundo, las noticias económicas conocidas esta semana enfriaron también el ánimo de las autoridades. El Imacec de enero avanzó menos a lo esperado (2,4%), las cifras de exportaciones cayeron 12%, y la inflación tuvo una nula variación (ver nota en página 10). Este cuadro de magras cifras, llevó a que el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, se sincerara al reconocer que había pocas posibilidades de que este año Chile logre crecer al 3,8% que el gobierno fijó en el presupuesto 2019, y que hay más opciones de una expansión de 3,5%. Un día después el presidente del Banco Central, Mario Marcel, daba cuenta de un contexto externo menos favorable para Chile. Con estos antecedentes va tomando fuerza las últimas proyecciones del mercado, que espera un crecimiento de entre 3,3% y 3,5%. Por esta razón, los economistas ven que en el próximo Informe de Política Monetaria (Ipom) de marzo, el BC ajuste su proyección de 3,25%-4,25% a un rango de entre 3% y 4% dando cuenta de esta nueva realidad.

El menor crecimiento también ya está teniendo impacto en la normalización que tendrá la política monetaria. La primera pista la entregó el propio presidente del BC, quien dijo que el consejo no tiene apuro en normalizar la política monetaria. Con este mensaje se estaría dejando atrás la trayectoria expuesta en diciembre de cuatro incrementos en 2019. Un reflejo de este cambio se muestra en la evolución que han tenido las tasas swap. Si en febrero, el mercado espera un alza de 25 puntos base en julio, a principios de marzo pasó a septiembre y ayer la expectativa se corrió para octubre. Este cambio de escenario deberá quedar reflejado en el Ipom que el BC deberá publicar el próximo 1 de abril.

Comenta