Registro Civil adjudica a la firma china Aisino licitación para fabricar cédulas de identidad y pasaportes

Consorcio ganador está liderado por Aisino e integrado por la alemana Muhlbauer. El contrato durará 10 años y tendrá un costo de US$ 205 millones. Precio de pasaportes caerá a la mitad y el de las cédulas de identidad, un 20%. Proceso estuvo teñido de polémica.




Finalmente se despejaron las dudas con respecto a la polémica licitación para el desarrollo de la cédula nacional de identificación y los pasaportes para los próximos 10 años. La propuesta del consorcio liderado por la empresa China Aisino, se adjudicó dicha licitación por US$205 millones (al valor de hoy).

Según un comunicado enviado por el Registro Civil, “el Director del Registro Civil, la autoridad competente para resolver esta licitación, ha procedido a adjudicar a la mejor oferta técnica y económica, siendo esta la presentada por el consorcio de empresas chino-alemán, cuyos principales integrantes son la compañía Aisino Corporation, con un 52%, y la alemana Muhlbauer, con un 42% de participación. El resto lo componen las empresas chinas Hising Technology, Iristar y Yitu.

La primera tendrá la responsabilidad de proveer el software y el hardware, mientras que la europea estará a cargo de la fabricación de los documentos. Además, la entidad estatal recalca, que el precio es menor “en comparación con los US$680 millones que le ha costado al país la provisión de este servicio en los últimos 10 años”.

Con esta licitación, indicó el Registro Civil, el precio de las cédulas de identidad caerá un 20% y el de los pasaportes, “que están entre los más caros del mundo”, dice el organismo, a la mitad.

El proceso estuvo teñido de polémica. A la licitación convocada por la repartición llegaron cinco consorcios postulantes y la alianza entre Aisino y Muhlbauer presentaron la mejor oferta económica y dos de sus competidores, Sonda-Thales e Idemia, la francesa que hoy opera el servicio y cuyo contrato finaliza en enero de 2022, presentaron impugnaciones en el Tribunal de Contratación Pública.

Además, la presencia protagónica de Aisino generó inquietud en algunos parlamentarios y hasta en la embajada de Estados Unidos en Chile, quienes cuestionaron la participación del grupo chino por razones de seguridad. La inquietud creció solo dos días antes de la adjudicación, prevista para el pasado 6 de octubre, cuando el Registro Civil informó una prorroga de diez días para “efectuar una revisión exhaustiva de cada una de las soluciones ofertadas”.

El organismo afirmó ayer que el nuevo modelo del sistema de identificación “contempla la máxima calidad y requerimientos técnicos en materia de identificación, con los mayores estándares de seguridad y confidencialidad a nivel mundial, con una significativa reducción de los costos para el Estado de Chile y especialmente para la ciudadanía”.

El nuevo contrato, de hecho, establece que los computadores, la red, el data center y la base de datos serán de propiedad del Registro Civil, el que gestionará esa infraestructura. “Los usuarios serán atendidos por funcionarios del Registro Civil, nunca del proveedor, en sus oficinas”, detalló el organismo.

Ma Zhenzhou, vicepresidente de Aisino, celebró el triunfo y afirmó que “nuestra propuesta siempre se ha enfocado en ofrecer el mejor precio, calidad y seguridad para los documentos de viaje y cédulas de identidad en Chile. Nuestro compromiso se confirmó desde el día uno en que ofertamos y se mantendrá por los próximos 10 años, cumpliendo siempre con la normativa vigente y en estricta observancia de los más altos estándares nacionales e internacionales”. Y agregó: “siempre tuvimos confianza en el profesionalismo y la seriedad de las instituciones chilenas”.

¿Quién es Aisino?

A pesar de no ser muy conocida en Chile, Aisino es una de las cinco compañías tecnológicas más grandes de China, junto a Huawei, Alibaba, Xiaomi y Tencent. Su principal negocio es la seguridad informática con foco en el sector financiero, Internet de las Cosas (IoT) y la informatización fiscal. Actualmente tiene varios proyectos andando o como propuestas para el sector público, principalmente en países de África, Asia oriental y Medio Oriente. En Europa solo tiene proyectos “en preparación” en Rusia y Bielorrusia, y no está en América, con excepción de la licitación en nuestro país.

Aisino cotiza en la bolsa de Shangai y es parte de un grupo de empresas agrupadas y controladas por CASIC (China Aerospace Science and Industry Corporation Limited), de propiedad del Estado de dicho país. Este consorcio es una de las 500 empresas más importantes del mundo, según su sitio web corporativo, y está entre las 100 empresas de defensa más relevantes del planeta. “Es la columna vertebral de la industria espacial de China y un líder en el desarrollo de la informatización industrial de China. CASIC posee 19 laboratorios nacionales clave o centros de tecnología de ingeniería y 28 plataformas de innovación de ciencia y tecnología”, señala su sitio web.

Con respecto a Aisino, posee cerca de 20.000 empleados. El primer trimestre de 2021 su capitalización fue de US$23.300 millones, bastante menor a la del mismo periodo de 2020 (US$35.600 millones).

En una entrevista realizada hace menos de tres por PULSO a Ma Zhenshou, el ejecutivo aseguró que no solo abrirán oficinas en Chile, también “contrataremos empleados locales e introduciremos las empresas chinas de cadenas industriales relacionadas para que inviertan en Chile. Además, las áreas de negocio de Aisino son muy completas, incluyendo impuestos, transporte, finanzas, IoT, gestión judicial etc. También esperamos que en el futuro tengamos la oportunidad de brindarle al gobierno chileno el servicio de múltiples industrias”, apuntó el alto ejecutivo asiático.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.