Empresas, cinco semanas después

Los Walton, controladores de Walmart, son la familia más rica del mundo.

En perspectiva debemos, sobre todo, aceptar con meridiana claridad que cambiaron los ponderadores de valorización del patrimonio vs los del capital humano. Nunca debieron estar desequilibrados. Debemos con voluntad incentivar la eficiencia de las organizaciones mediante participación preferente en los resultados.




Pareciera que voy a escribir locuras, porque en todo este ambiente terriblemente negro y que se prolonga, tengo una fuerza incontenible de mostrar positivismo en búsqueda de un "nuevo estado de normalidad sin estabilidad". Es que me gusta mucho seguir la sabia cita de Thomas de Kempis: "la serenidad no es estar a salvo de la tormenta, sino encontrar la paz en medio de ella".

En verdad hemos construido un país excepcional en la región. Lo único realmente negro son todos nuestros compatriotas muertos, heridos, sin trabajo, las destrucciones del Metro y de negocios.

Lo que NO debemos somatizar es la presión psicológica que buscan imponernos grupos anarco-terroristas dirigidos; parte muy relevante depende de la actitud y perseverancia del 99,999999% que queremos paz y libertad. Entonces a enfriar cabezas; el ordenamiento y priorización de ideas, planes y objetivos en sintonía con escenarios y riesgos cambiantes, porque no estamos dispuestos a la farsa de constituirnos en "rentistas del Estado, esclavos obedientes de un eventual gobierno monopólico-centralista". Todos mantenemos el gran objetivo nacional de hacer crecer el país.

En perspectiva debemos, sobre todo, aceptar con meridiana claridad que cambiaron los ponderadores de valorización del patrimonio vs los del capital humano. Nunca debieron estar desequilibrados. Debemos con voluntad incentivar la eficiencia de las organizaciones mediante participación preferente en los resultados. De hecho, el mercado de compra/venta de empresas ha premiado a aquellas que tienen organizaciones consolidadas y destrezas de sus colaboradores actuando en conjunto.

Desde el ángulo político descuidamos gravemente nuestra voz y propuestas. El silencio ha sido nefasto, cediendo espacios de nuestras verdades a partidos, congresistas y otros incumbentes interesados que viven sumidos en peligrosas y destructivas ignorancias. Es momento de romper este silencio copando espacios, difundiendo las increíbles peripecias del mundo empresarial para alcanzar sus éxitos y propuestas sociales.

En palabras de San Agustín: "Camina siempre, avanza siempre; no pares, no retrocedas, no te desvíes. Es mejor el cojo que anda por el camino que el que corre fuera del camino". ¡El esfuerzo ahora será mínimo x1000!

Comenta