Joaquín Pérez

Joaquín Pérez

Senior manager de PwC Chile

Pulso

Empresas familiares: ¿una ventaja competitiva?


EL rol central de las empresas familiares en la economía chilena es innegable: aportan aproximadamente el 60% del PIB de nuestro país, generando más del 70% de los puestos de trabajo. Históricamente, la literatura económica se ha centrado en los desafíos que enfrentan estas empresas, como son los problemas sucesorios y la gestión de conflictos intrafamiliares.

Sin embargo, hasta el momento se ha ignorado un tema de gran relevancia: ¿Tienen las empresas familiares una ventaja competitiva sobre el resto de las compañías? La 9ª edición de nuestro estudio bianual “PwC Global Family Business Survey”, uno de los de mayor relevancia a nivel mundial, recabó la opinión de 3.000 altos ejecutivos de empresas familiares de todo el mundo.

Los resultados de este estudio parecen aportar luz sobre este tema, mostrando que la clave se encuentra en la confianza; un valor cada día más importante. En el 2017, Edelman Trust Barometer aporta un dato de gran relevancia: las empresas familiares generan 16% más de confianza que el resto de las compañías.

¿Es posible que la naturaleza largoplacista de las empresas familiares, unida a la misión de transmitir un legado a la siguiente generación, sea la razón de esta mayor confianza? El estudio de PwC ayuda a responder esta pregunta: el 75% de las empresas familiares perciben que el hecho de haber construido su negocio en torno a valores sólidos, es para ellos una verdadera ventaja competitiva.

Este hallazgo no es abstracto, sino que se encuentra confirmado por los resultados financieros, ya que aquellas empresas que afirman desarrollar sus actividades sobre dichos valores, alcanzan crecimientos de dos dígitos con mayor frecuencia que aquellas que no lo hacen.

Las vinculaciones entre ambos hallazgos transmiten un potente mensaje de optimismo para el futuro de nuestras empresas familiares. Por un lado, su foco largoplacista las lleva a ser consistentemente percibidas como más confiables por sus stakeholders.

Por otro, los altos ejecutivos de estas empresas perciben que el desarrollar su negocio en torno a estos valores sólidos, realmente genera una ventaja competitiva. Finalmente, y lo que es aún más importante, esta ventaja competitiva se está viendo confirmada por los mayores retornos financieros que obtienen los negocios que logran implementar este enfoque.

En un entorno económico incierto donde la confianza se está convirtiendo en uno de los atributos más valorados, las empresas familiares enfrentan grandes desafíos. La capacidad de explotar esta ventaja competitiva puede ser la clave del éxito para estas empresas que son el pilar central del tejido empresarial de Chile.

Seguir leyendo