En Wall Street ven que solo Perú tendrá una caída mayor del PIB que Chile en el segundo trimestre

bandera de chile

Esto, entre las mayores economías de la región. Además, las estimaciones de una contracción de 5,3% en 2020 en América Latina ya no son suficientes para dar cuenta del golpe que ha propinado el coronavirus. Así, se anticipa que en los próximos días se ajustarán las expectativas de todos los países.




El retroceso de 14,1% de abril que experimentó la actividad en Chile, es uno de los primeros datos con los que se cuenta a nivel regional sobre un segundo trimestre que se anticipa devastador para todos los países de América Latina. Tal como la pandemia deja su huella en contagios y vidas humanas casi sin excepción en la región, sus efectos económicos presionan a la baja las perspectivas de crecimiento.

“Todavía no existen datos observados en la mayoría de los países, pero en base a cómo se ha caído el empleo y las exportaciones, es posible anticipar que las bajas en la actividad económica de abril en otros países serán similares o peores que en Chile, por ejemplo en México, Brasil y Argentina”, señala Alfredo Coutiño, analista de Moody’s Analytics.

De acuerdo con la media actualizada de las estimaciones de los economistas consultados por Bloomberg, en el período abril-junio observaremos contracciones descomunales de 17,5% en Perú, seguido por Chile con 16,8% de baja, México (14,4%) y Colombia (12,6%). Si bien los números no son desastrosos en el caso de Argentina y Brasil, -6,5% y -2,3%, respectivamente, la primera ya está en default y para el segundo los riesgos crecen, al figurar como el epicentro de la pandemia en esta parte del mundo.

De todas maneras, persiste la opinión generalizada de que el tercer trimestre será el del repunte, sin embargo eso no sería suficiente para sostener la contracción de 5,3% que estimó el FMI en abril, para toda América Latina. “Es muy probable que las proyecciones que divulgó en abril se reconozcan como demasiado optimistas”, señala Robert Chang, académico de la Universidad de Rutgers en EEUU.

El economista peruano explica que las correcciones que se tendrán que aplicar obedecen en parte a que “la contención de Covid-19 ha resultado ser más difícil de lo inicialmente pensado y que nos estamos resignando a la idea de que no vamos a tener una vacuna ni tratamientos efectivos por varios meses todavía”.

En una línea similar, Coutiño, indica que “los estimados siempre cambian cuando la realidad da nueva evidencia y desafortunadamente la realidad latinoamericana está cambiando hacia mayores riesgos”. En ese contexto, observa que “prácticamente todos los países en la región han dado evidencias de una mayor caída en marzo y abril, por lo que el segundo trimestre va a ser peor, lo cual llevará a la región a una contracción de al menos 7% en el año”.

Se trata de una estimación que está bastante alineada con la de Capital Economics. La consultora británica apunta a una contracción del PIB de 7,4%, con los descensos más acotados en Chile y Argentina, al ceder 5%, y los más potentes en Perú, Brasil y México, con caídas de 8,5% en el primer caso y 8% en los últimos dos.

Modelos quedan cortos

A medida que se acercaba el virus a esta parte del mundo, ya se anticipaban dificultades sobre la respuesta económica que se podía desplegar. “América Latina se encontraba en una muy mala posición desde el comienzo de la pandemia. Había un deterioro de las cuentas públicas en la mayoría de las economías, por lo que arrancaban con pronósticos un poco complejos”, asegura Thomaz Favaro, analista de Control Risks.

“Ya sabemos que por la falta de una vacuna la fase post cuarentena no necesariamente es una vuelta a la normalidad”, destaca Favaro, agregando que en esas condiciones “varios reconocen que no cabe en sus modelos un nivel de disrupción como el que estamos viendo”.

En ese marco, se identifica a Brasil, el epicentro de la pandemia a nivel latinoamericano, como uno de los países que corren más riesgo, “por el tamaño que tiene, la posición del gobierno de (Jair) Bolsonaro y el hecho de que los números de contagios y muertes están creciendo vertiginosamente”, indica Chang.

Le siguen Argentina y Ecuador, naciones a las que la pandemia deja “al borde del precipicio”, señala Favaro, en función de unas cuentas fiscales profundamente dañadas, con el primero ya en default y el segundo avanzando en la misma dirección.

Pese a que Chile cuenta con más espalda financiera, no escapa a la lista de los más vulnerables, de acuerdo a Coutiño, para quien un factor de riesgo también es la dependencia de China, que si bien se recupera, ya sufrió un fuerte golpe y ahora enfrenta nuevas dificultades en sus relaciones con Estados Unidos.

Con todo, los economistas consultados por Pulso apuntan a una recuperación en forma de “V” o “U”, pero ninguno pronostica una recesión tipo “L”. De todas manera, Chan resalta que “hay mucha heterogeneidad entre países” y que “algunos van a sufrir de manera más permanente”, lo cual va a depender “de las consecuencias en términos de equilibrio político y social”.

Comenta