Energía acelera ley corta para incorporar rebaja de rentabilidad en el próximo proceso tarifario

Segunda sesión especial Senado

Solo un trámite le queda al proyecto de rentabilidad de eléctricas para convertirse en ley, luego que hoy se despachara en el Senado. Gobierno logró que se desechara indicación que ampliaba la base de clientes libres.




Contra el tiempo, el Ministerio de Energía logró aprobar en el Senado el proyecto de ley corta de distribución eléctrica, que reduce la rentabilidad de las empresas que operan en ese segmento.

En concreto, la propuesta legal reduce la rentabilidad de este sector, que hoy tiene una tasa referencial de 10% antes de impuestos, a un rango de entre 6% y 8% antes de impuestos. Esta propuesta fue aprobada en la sala del Senado, luego de una ardua revisión por parte de las comisiones de Minería y Energía y de Hacienda de esa instancia, que incluyó algunos cambios respecto a la versión original.

Precisamente, estos cambios obligarán a que el proyecto vuelva a la Cámara de Diputados, donde ya había sido aprobado, para revisar solo estas modificaciones.

Para el Ejecutivo, era clave que este proyecto se aprobara esta semana, pues eso permitiría que la rebaja de la rentabilidad entre en el proceso tarifario actualmente en curso. Y dado que este proceso tiene una duración final de cuatro años, si la ley no alcanza a estar despachada en su totalidad se deberá esperar cuatro años más para incorporar la rebaja de la rentabilidad en las tarifas que pagan los clientes regulados.

Por ello, si la Cámara de Diputados aprueba los cambios introducidos por el Senado -cuestiones más bien de forma- el proyecto debiera quedar despachado en su totalidad esta semana.

Indicación

Pero la tramitación no estuvo exenta de dificultades. La senadora (DC) Yasna Provoste, presentó una indicación (que fue rechazada en Sala), que reducía el límite para que los clientes regulados -es decir, que no pueden elegir a su proveedor de electricidad, debiendo abastecerse por la empresa que opera en la zona de concesión- a libres, lo que les permite firmar directamente contratos con alguna empresa generadora de electricidad. La propuesta de la parlamentaria buscaba reducir este límite de los actuales 500 kW de potencia conectada a 300 kW.

Esto permitiría que alrededor del 5% de los clientes regulados puedan cambiar de régimen, lo que según los senadores que defendieron ayer esta indicación -como el PS Álvaro Elizalde- había sido solicitado incluso por municipios.

"Esta indicación ha generado una preocupación en la industria y creo que esto nos permite situarnos en la posición que cada uno quiere apoyar y defender", dijo Provoste.

El secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía, José Venegas, dijo que esta propuesta podría generar algunos inconvenientes, puesto que se trata de clientes "más débiles", y que tienen menos espaldas que los más grandes. También tienen menos capacidad de negociación. Se produce un efecto complejo, porque las licitaciones que se hicieron anteriormente sí sirvieron para que se realizaran inversiones de generación futura. Entonces, cuando uno deja que "estos clientes se vayan de regulado a libre, esos contratos empiezan a perder sustancia y es lo que produce que muchos generadores se les estén achicando los contratos", aseguró Venegas.

Comenta