Expresidente de Aguas Andinas critica a Essal, pero pide no "reaccionar sobre caliente" por fin de la concesión

Imagen-JOAQUIN-VILLARINO16957-1023x573

Joaquín Villarino indicó que un tema así debe analizarse con prudencia y que un posible cambio al marco regulatorio pueden generar mucho daño.




El expresidente de Aguas Andinas, Joaquín Villarino, se sumó hoy al debate por la crisis del agua en Osorno, y el aumento de la presión para que el gobierno le quite la concesión a Essal, filial de la sanitaria.

El directivo dijo que estos temas deben analizase con prudencia y no se debe reaccionar "sobre caliente".

"Lo peor en estos caso es sancionar en la mitad o recién terminado el proceso. Esto requiere que se analicen los antecedentes con tranquilidad. Hay que hacer un llamado a las autoridades para que aún asumiendo que esto ha sido extremadamente grave, no reaccionar sobre caliente y solicitando no solo la cancelación de la concesión, sino que revisar las concesiones, revisar la rentabilidad. Creo que eso debe hacerse con más tranquilidad", dijo Villarino a Pulso.

Sobre las posibles sanciones a Essal dijo que "la empresa va a estar sometida a las sanciones más graves y además se le van a exigir reparaciones a los clientes afectados. Otra cosa distinta es ver si se ha configurado algunas de las causales para cancelar la concesión de agua potable para Osorno, a priori da la impresión que pese a la gravedad e los hechos que no se configura la causal, pero es algo que tiene que analizar con frialdad la Superintendencia".

Además enfatizó que posibles cambios a la legislación vigente, deben hacerse con tranquilidad y no al calor del debate que se ha generado por la crisis que se vivió durante varios días en Osorno.

"Las modificaciones al marco regulatorio la pondría en el congelador porque se puede hacer mucho daño actuando sobre caliente, creo que en eso hay que tener calma y las sanciones deben analizarse con ponderación por la Superintendencia", sostuvo.

Errores

Por último, señaló que hubo errores en el manejo comunicacional de la empresa y que no entregaron la información adecuada y precisa a la ciudadanía.

"El manejo de la crisis fue malo. La evaluación en general es mala, y es mala porque incluso llevó a la autoridad máxima del país a comprometerse con la ciudadanía en reposición del servicio en plazos que no se cumplieron, las autoridades correspondientes no dieron la cara como la debieron haber dado, me parece que el discurso fue errático y llevó a que las autoridades cometieran los errores comunicacionales que cometieron", cerró.

Comenta