FNE acusa de colusión a cuatro empresas de alimentos para salmones

Imagen salmonera 06

Las requeridas mantuvieron, entre 2003 y 2015, un acuerdo para fijar los precios de venta de las dietas y también en algunos insumos. La fiscalía solicitó una multa de US$70 millones sumadas las tres firmas y la exención para una que se acogió a la delación compensada.




Un nuevo caso de colusión, esta vez en la industria proveedora de alimentos para salmones, dio a conocer ayer la Fiscalía Nacional Económica (FNE).

El organismo antimonopolios ingresó al Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) un requerimiento en contra de las cuatro principales firmas del sector: Biomar, del conglomerado danés Schouw & Co; Skretting, de propiedad de Nutreco, Holanda; Ewos (Cargill, EEUU) y Salmofood (Vitapro), parte de la firma peruana Alicorp, ligada al grupo Romero.

A todas ellas las acusa de mantener un acuerdo para fijar los precios de venta de los alimentos (o dietas) y también de las materias primas, entre los años 2003 y 2015.

Dada la gravedad de la conducta y su extensión en el tiempo, la FNE solicitó al TDLC se aplique la multa máxima, correspondiente a 30.000 Unidades Tributarias Anuales (UTA) por empresa (unos US$ 23,7 millones), alcanzando un monto total de unos US$70 millones. Sin embargo, la FNE solicitó eximir a Ewos de dicha condena, atendiendo a que la firma se acogió al mecanismo de delación compensada.

Se trata del séptimo requerimiento por colusión presentado por la FNE en que se utiliza este mecanismo (ver tabla), que entró en vigencia en 2010, posterior al caso Farmacias. Esto "no hace sino ratificar el rol esencial que la delación compensada cumple en la detección y persecución de la colusión", dijo el fiscal nacional Económico, Ricardo Riesco.

El "Club de Toby"

En octubre de 2015, Cargill adquirió de los fondos Altor y Bain Capital (actuales dueños de la salmonera Nova Austral) la propiedad de Ewos -quienes, a su vez, la habían adquirido en 2013 de la noruega Cermaq ASA-. Tras el cambio de propiedad, empleados de la firma dieron cuenta a la nueva administración "sobre prácticas en toda la industria de alimentación de salmón en Chile que eran inconsistentes con la Política de Competencia de Cargill y posiblemente violaban la ley de competencia chilena", indicó ayer la compañía a través de un comunicado.

Así, se aportaron todos los antecedentes a la FNE y en junio de ese año, la empresa solicitó formalmente ante el organismo acogerse al mecanismo de delación compensada.

En noviembre de 2016, PULSO publicó una nota en la que dio cuenta del allanamiento realizado a las oficinas de las cuatro empresas requeridas -salvo Salmofood, son las más grandes a nivel mundial en el rubro de la alimentación e insumos para acuicultura-, lo que terminó con la incautación de discos duros y servidores. En esa oportunidad, el gerente general de Salmofood, Ian Lozano, declaró a este medio que "aquí no existe colusión. Nosotros estamos absolutamente en contra de cualquier tipo de actividad o acción que atente en contra de la libre competencia".

Sin embargo, la FNE detalló que las requeridas "estaban conscientes de que su comportamiento era contrario a la ley e intentaban eliminar rastros del acuerdo", sugiriendo la eliminación de correos electrónicos. También se identificaban con colores y se referían a sí mismos como "El Club de Toby" o la "familia Ugalde".

Reacciones

Desde SalmonChile, gremio que agrupa a las principales empresas salmoneras y proveedoras del sector, expresaron que los hechos dados a conocer por la FNE son "de la mayor gravedad" e indicaron que "valoramos que se llevan adelante este tipo de investigaciones en pos de cautelar la existencia de mercados transparentes y competitivos".

Agregaron que los hechos deben ser conocidos por el TDLC, "instancia en la que esperamos se esclarezca lo ocurrido y se apliquen las medidas que corresponda".

"Para nuestro gremio, las prácticas denunciadas por la FNE se alejan de los valores que promovemos. Por lo mismo, analizaremos en instancias gremiales los pasos a seguir mientras se realizan las diligencias en el TDLC", afirmó el gremio. De hecho, Cargill es socia de SalmonChile, así como Cermaq, la ex dueña de Ewos.

Por su parte, el presidente de la CPC, Alfonso Swett, indicó que se trata de "otro caso tan grave y vergonzoso como los anteriores" y un delito "que debe ser sancionado con máximas penas de acuerdo a la ley". El representante de los empresarios valoró la labor de la FNE y dijo que "darle más herramientas a la FNE apunta en la dirección correcta para sancionar abusos con máxima severidad".

Comenta