Gobierno afirma que cantidad de trabajadores que circulan en las calles se redujo en casi un millón

24 DE JUNIO DEL 2020 FOTOS DE LA COMUNA DE SANTIAGO CUMPLIO 90 DIAS DE CUARENTENA ( en la imagen) MERCADO CENTRAL FOTOS: LUIS SEVILLA FAJARDO

De acuerdo con el Ejecutivo, la disminución en la RM se logró debido a las mayores restricciones para obtener los permisos y a la autorregulación de las empresas que, a través de los comités paritarios, definieron sistemas de turnos y redefinición de labores. Se fijará, además, un criterio de lo que es un bien esencial.




Después de dos semanas de indefinición y discrepancias al interior del gobierno, especialmente entre la Subsecretaría de Prevención del Delito y el Ministerio de Economía sobre si se debía o no definir un listado sobre bienes esenciales, terminó primando el criterio de este último, quien ya se había mostrado reticente a hacer ese tipo de listado por lo complejo que era.

Por ello su fórmula apuntaba a reducir la cantidad de personas que circulan en las calle a través de la autorregulación de las empresas, lo que se trabajaría en la mesa pública-privada junto a la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC).

A través de ese trabajo, el titular de Economía, Lucas Palacios, dijo que se logró bajar la cantidad de personas que circulan en las calles desde 2 millones a cerca de 900 mil personas en poco más de un mes en la Región Metropolitana.

“El objetivo de las restricciones de movilidad es disminuir la cantidad de personas que transitan en las calles. En ese contexto, se han habilitado algunas industrias que producen bienes esenciales, sin los cuales las personas no pueden vivir y eso se ha mantenido durante toda la pandemia”, dijo el secretario de Estado.

Palacios subrayó que “en Santiago hace más de 40 días se informó que había cerca de 2 millones de personas habilitadas para trabajar, esa cifra ahora bajó a 970 mil y eso ha ido permitiendo disminuir los contagios”, subrayó el secretario de Estado. Respecto al despacho de bienes y servicios, Palacios subrayó que hay cerca de 15 mil personas que hacen este tipo de trabajo. “Una cosa es la producción de bienes y servicios y lo otro es el traslado de servicios, y nosotros hemos promovido el delivery, ya que eso favorece que las personas se queden en sus casas”. Para este tipo de trabajadores, dijo que se han intensificado los protocolos para el distanciamiento y las medidas sanitarias.

¿Cómo se hizo? Según fuentes del ministerio se debe a dos componentes: el primero a mayores restricciones para obtener los permisos en la comisaría virtual, y en segundo término, compromiso del sector empresarial. “A través de un acuerdo con la mesa público-privada, solicitaron una participación de los comités paritarios para lograr una disminución de al menos 20% de los trabajadores, a través del sistema de turnos y redefinición de labores”, comentó un conocedor del proceso. Asimismo, la misma fuente agrega que “para empresas de menos de 25 empleados, un representante de los trabajadores realizó la misma labor. Esto generó la disminución del flujo”.

El presidente de la CPC, Juan Sutil, explicó el trabajo que se ha venido desarrollando en la mesa público-privada. “Nosotros creemos en la autorregulación y debido a eso es que se logró que las empresas aplicaran los bloques horarios y con ello se logró disminuir la cantidad de gente en los horarios peak”.

Criterio de esencial

Una de las preocupaciones del sector privado es el cierto vacío que se ha generado sobre la definición de qué es esencial. El primero en alzar la voz fue la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) quienes criticaron que la falta de claridad sobre esta materia estaba provocando incertidumbre dentro de sus asociados. El presidente de esa entidad gremial, Peter Hill, afirmó que “en tiempos de crisis uno de los grandes aportes que puede generar la autoridad es la claridad de las reglas, lo que lamentablemente no ha ocurrido en este caso, en que han primado las contradicciones, incertidumbres y falta de precisión entre las diversas autoridades que se han referido a la materia”. Junto precisó que “no somos partidarios de catálogos ni listados restrictivos que excluyan productos de consumo habitual por los consumidores”.

Desde la Cámara Nacional de Comercio (CNC), en tanto, argumentaron que “no es necesario mayor regulación, sino que lo importante es que los funcionarios encargados de la fiscalización apliquen de manera adecuada los protocolos y normativas”.

Es por ello que fuentes familiarizadas con el proceso indican que el gobierno también definirá un criterio para lo que es un bien esencial dentro de los centros de distribución, más que un listado. Así, la definición apunta a aquellos bienes o servicios que tienen como fin ser utilizados o consumidos por las personas dentro del domicilio y los necesarios para la existencia, estabilidad, conservación y seguridad del hogar.

Para Sutil, así como la autorregulación es la que ha permitido reducir la cantidad de personas en las calles, el carácter de esencial debe ir por el mismo carril. “La esencialidad de las cosas depende de la responsabilidad de las personas también, y ellos deben determinar qué es lo esencial y qué no lo es”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.