La Tercera

Guerra comercial golpea los envíos chilenos a China y EEUU en el primer semestre: Caen 11%

Lo mismo ocurrió con los embarques a la Unión Europea, que disminuyeron 13% comparados con igual período de 2018, como consecuencia de las turbulencias internacionales. Sin embargo, también hubo destinos hacia los cuales crecieron las exportaciones: Corea del Sur, la Alianza del Pacífico y Malasia.

La guerra comercial entre EEUU y China ha sido una de las causas de la desaceleración de la economía chilena en el primer semestre -que promedia 1,7% de expansión entre enero y junio-, afectando las exportaciones de productos nacionales precisamente a esos destinos, pero también a otros mercados.

Según el reporte de la Subsecretaría de Relaciones Internacionales de enero-junio, los embarques a socios con acuerdos comerciales totalizaron US$33.836 millones, lo que implica una caída de 6,9% en comparación con los US$36.338 millones del mismo período del año pasado.

Pero el retroceso se hace evidente respecto de EEUU y China, a los que se suma como bloque la Unión Europea. Si bien el gigante asiático se mantiene como el principal destino de las exportaciones nacionales, los envíos a dicho país muestran una caída interanual de 11%, al pasar de US$12.155 millones en el primer semestre de 2018 a US$10.821 millones en igual lapso de este ejercicio, con lo que su participación disminuye de 31,6% a 29,9%.

En forma desagregada, las exportaciones agropecuarias, silvícolas y pesqueras aumentaron 3,3% a ese país , pero no lograron compensar la caída de los envíos mineros, que retrocedieron 15%, y de los industriales, con un -2,2%.

Respecto de las exportaciones a EEUU, también disminuyeron 11%, con una participación del país del norte de 14,2% sobre el total, al pasar de US$5.786 millones (enero-junio 2018) a US$5.133 millones en el primer semestre de 2019. Por sector, solo aumentaron los envíos industriales en 5,2%, mientras que retrocedieron los mineros en 28% y los agropecuarios en 15%.

Por su parte, los envíos a la Unión Europea cayeron 13%, pasando de US$4.708 millones (2018) a US$4.080 millones (2019), con lo que el peso del bloque en las exportaciones nacionales retrocedió de 12,2% a 11,3% entre ambos años. Por sector, todos los rubros retrocedieron: el agropecuario 12%, el minero 8,8% y el industrial 18%.

Según Rodrigo Yáñez, Subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales, “muchas de nuestras exportaciones de materias primas son parte de la cadena de suministro de las fábricas chinas que exportan a EEUU” y, en ese contexto, “ante la caída de envíos chinos a EEUU en sectores como alambres de cobre, baterías de litio y muebles de madera, nuestras exportaciones a China se ven fuertemente golpeadas”.

Pero no todas fueron caídas. Varios socios comerciales vieron crecer los envíos nacionales, a contracorriente de la tendencia general.

Según el informe, los destinos con las mayores alzas absolutas fueron Corea del Sur con un aumento de US$398 millones, Alianza del Pacífico con US$113 millones y Malasia con US$92 millones, mientras que en términos relativos sobresalen los crecimientos en los envíos a Malasia (155%), al P4 -formado por Chile, Brunei, Nueva Zelanda y Singapur- (32%) y a Cuba (23%).

Sobre el punto, Yáñez agrega que en forma creciente las plantas productivas chinas que exportaban a EEUU se han relocalizado en el sudeste asiático. Así, dice, “se aprecia un fuerte aumento de la Inversión Extranjera Directa en países como Vietnam y Malasia, países que se posicionan como territorios seguros para fabricar manufacturas y tecnologías, y luego exportarlas sin aranceles adicionales a EEUU”.

Esto podría favorecer a Chile de aprobarse el TPP11 que permitiría “un acceso mucho más favorable a estos países que se posicionan como las nuevas fábricas del mundo”, afirma.

Los productos

De acuerdo al reporte, la baja de los embarques en el primer semestre de 2019 se atribuye a la contracción general en todas las principales categorías de exportaciones, principalmente la minería, cuya baja anual de 7% explica el 60% de la disminución de los embarques totales.

Sin embargo, pese a este panorama, hubo bienes industriales con resultados positivos, como es el caso de los alimentos, donde destacan las máximas históricas logradas en los embarques de salmón y de carne de cerdo, con US$2.449 millones y US$263 millones (3,8% y 8,5%, respectivamente), y lo mismo ocurre con la carne de ave (4,9%), de trucha (3,5%) y la fruta deshidratada (2,1%). Otras categorías con buenos resultados fueron los vinos, con un récord de US$959 millones (1% anual).