Helados CR7, pizza CR7: Turí­n convulsionada por Cristiano

Autor: AP

Las camisetas de Cristiano vuelan. La tienda oficial de la Juve en Milán calcula que se vende una por minuto.


Helados con sabor a CR7, pizza CR7, grandes colas para comprar su camiseta: Turí­n está convulsionada con la inminente llegada de Cristiano Ronaldo, flamante adquisición de Juventus.

Los comerciantes no pierden la oportunidad de explotar la popularidad del portugués, que la Juve compró en 112 millones de euros en la esperanza de que la ayude a ganar el trofeo que se le niega: la Liga de Campeones.

Leonardo La Porta, propietario de la Gelateria Miretti en el corazón de la ciudad, creó un sabor llamado CR7. No es hincha de la Juve y ni siquiera un apasionado del fútbol, pero acostumbra a inventar sabores alusivos a grandes eventos que tienen lugar en la ciudad. Dijo que buscó un sabor que representase la unión de Turí­n y Portugal.
“Empecé a venderlo el 7/7 porque se decí­a que ese dí­a iba a ser presentado Cristiano Ronaldo”, dijo La Porta a la Associated Press. “Lo creé una semana antes. Hice una intensa investigación”.

“Usamos un licor portugués tí­pico, Ginja. Aquí­ en el Piamonte tenemos algo parecido. En Portugal se sirve con una taza de chocolate, por lo que el helado tiene leche, crema, azúcar, harina de algarrobo, este licor Ginja y pedazos de chocolate”.

Cerca de la heladerí­a hay una pizzerí­a que también sueña con ser visitada por el astro.

Tommy Tegamino, dueño de dos abonos anuales de la Juve, y los hermanos Filippo y Tommaso Crozaso, ofrecen ahora una “Pizza CR7”, con queso stracchino y aceitunas negras que dan forma al número siete del jugador. El queso y las aceitunas reproducen los colores blanco y negro del club. La pizza cuesta siete euros (8,17 dólares).

“¡Ojalá (Cristiano) venga!”, dijo entre risas Sara Giulia Peira, administradora de uno de los tres locales de la pizzerí­a.

A muchos turineses les cuesta creer que Cristiano está viniendo a la Juve.

Las camisetas de Cristiano vuelan. La tienda oficial de la Juve en Milán calcula que se vende una por minuto.

Algunos aficionados, no obstante, no ven con buenos ojos la llegada de Cristiano a un precio tan alto en momentos en que hay serios conflictos laborales con la empresa automotriz Fiat, propiedad de la familia Agnelli, dueña también de la Juve.

Seguir leyendo