Inversión China va por Europa pese a las alertas por su creciente influencia

REUTERS

Hoy parte la gira de Xi Jinping por el Viejo Continente, donde pretende cerrar un acuerdo con Italia para sumarlo a su proyecto de US$1 billón (millón de millones), conocido como la nueva ruta de la seda.


Con Italia como puerta de entrada, China pretende dejar fluir la inversión hacia el Viejo Continente de la mano de la “Iniciativa del cinturón y la ruta”, la misma que se extiende por Asia, África y América Latina, incluido Chile. El paso es decisivo para el gigante asiático, tanto que su presidente, Xi Jinping, decidió trasladarse hasta el viejo continente para tratar el asunto en terreno esta misma semana, partiendo su visita de Estado precisamente hoy en Italia, el primer país del G7 que se suma a su proyecto estrella.

“Con mi visita, deseo establecer junto con los líderes italianos las pautas para las relaciones bilaterales y llevarlas a una nueva era”, dijo ayer Xi en un artículo que escribió para el diario Corriere della Sera en la antesala de su llegada, seguro de que su encuentro con el primer ministro italiano Giuseppe Conte rendirá frutos.

Los euroescépticos de Roma esperan firmar un memorando de entendimiento no vinculante con Beijing, para apoyar oficialmente la iniciativa de US$1 billón (millón de millones), también conocida como la nueva ruta de la seda. Lo anterior desoyendo las alertas que se han encendido, tanto dentro como fuera de Europa, por la creciente influencia el gigante asiático en la región.

Enterados de los planes de la administración de Conte, Garrett Marquis, vocero de Donald Trump, sostuvo que dado el atractivo italiano para la inversión, no es necesario que su gobierno “otorgue legitimidad al proyecto de vanidad de infraestructura de China”.

Por su parte, el presidente francés Emmanuel Macron expresó su inquietud por la cercanía entre sus vecinos y la potencia asiática, llamado a que la Unión Europea tenga un “enfoque coordinado” sobre los planes chinos. Seguramente el mandatario galo abordará el tema con su par asiático, que también tiene planeado pasar por Francia en su gira.

En medio del debate geopolítico, el apetito por el dineral chino crece. Italia ya tiene contemplado abrir las puertas a la inversión en cuatro de sus valiosos puertos que dan al Mediterráneo, mientras que Malta también ha expresado su interés por sumarse a la “Iniciativa del cinturón y la ruta”.

Seguir leyendo