Inversión "de Impacto" alcanzaría los US$26.000 millones

Un estudio desarrollado por el IFC (Banco Mundial) concluye cómo las inversiones enfocadas a temas sociales y ambientales, con una atractiva rentabilidad, están entusiasmando cada vez más al mundo de los negocios a nivel global. Un tema fundamental para el crecimiento de este tipo de instrumentos es la mayor conciencia de la generación millennials por los temas sustentables.




Si el 10% de los cerca de US$268 mil millones disponibles para inversión -correspondientes a los activos financieros de instituciones y hogares- de todo el mundo se utilizara en la mejora de los resultados medioambientales y sociales, significaría el financiamiento necesario para lograr los objetivos de desarrollo sostenible (17 ODS) y se favorecería el cambio hacia un futuro con bajos niveles de carbono.

A esta conclusión llegó el informe "Creating Impact: The Promise of Impact Investing", desarrollado por el IFC (International Finance Corporation) perteneciente al Banco Mundial que investigó el creciente interés por este tipo de inversiones que, justamente, podrían alcanzar en la actualidad a US$26.000 millones.

Las denominadas "inversiones de impacto" son las realizadas en compañías, organizaciones y fondos con la intención de generar impacto social, medioambiental y retorno financiero. Pueden hacerse tanto en mercados desarrollados como emergentes.

Para hacerse una idea, según Accenture, solo en América del Norte se transferirán, como mínimo, US$30 mil millones en riqueza en las próximas décadas, desde la generación del baby boomers a la generación X y los millennials. En este aspecto, "Los inversores más jóvenes son cada vez más partidarios de las estrategias de inversión con una motivación medioambiental y social, y están dispuestos a invertir importes más altos", según indica el informe.

El estudio calcula que, en los mercados públicos que participan en acciones y bonos, el interés del inversor ascenderá a US$21 mil millones. Adicionalmente, se podrían obtener US$5 mil millones del capital de inversión, la deuda no soberana y el capital de riesgo. La traducción de este interés en inversiones reales "dependerá de la creación de oportunidades de inversión y vehículos de inversión que permitan a los inversores perseguir el impacto y la rentabilidad financiera de manera sostenible", señala el análisis.

"Cada vez son más los inversores, incluidas las personas jóvenes, que solicitan que sus inversiones se dirijan a fondos que repercutan, de manera positiva, en las comunidades y en el medioambiente. Tenemos delante la oportunidad histórica de impulsar este mercado, algo positivo para el planeta y las comunidades de todo el mundo", comentó Philippe Le Houérou, CEO de IFC. En otras palabras, la influencia de los millennials con su visión más sustentable está siendo clave en este tipo de instrumentos e inversiones verdes y sociales.

Incluso, el análisis de más de 100 páginas reveló el fuerte aumento que ha tenido la emisión anual de bonos verdes en los últimos años, siendo la industria bancaria y financiera la que más ha crecido desde 2013 (ver gráfico).

Compromiso real

Y casi en paralelo al estudio, a mediados de abril, el IFC publicó los "Principios Operativos para la Gestión de Impacto", un estándar del mercado dirigido a este tipo de actividades, que ya ha sido adherido por 60 inversores a la fecha, entre los que están importantes entidades como AXA Investment Managers, Credit Suisse, European Bank for Reconstruction and Development (EBRD), LGT Impact, Prudential Financial Inc., UBS y Zurich Insurance Group Ltd., entre otros.

En total, estas instituciones poseen más de $350 mil millones en activos con inversiones de impacto. "Nuestras metas son bastante altas. Queremos que haya mucho más dinero para inversiones de impacto y no perder más tiempo para poder cumplir con la agenda de desarrollo", concluyó Le Houérou.

Comenta