IPoM: Banco Central subiría proyección a 3,5%-4% para PIB 2018 y ajustaría a la baja el de 2019

Autor: Carlos Alonso

Banco Central de Chile.

De acuerdo a los economistas, la expansión para este año está asegurada. Por ello, ahora el foco se trasladó hacia el próximo año, ya que el escenario de incertidumbre por la guerra comercial llevaría a que el Banco Central reduzca la estimación de 3,25% - 4,25% a un rango entre 3% y 4%.


La economía acumula un crecimiento de 4,7% en el primer semestre de 2018, su mayor nivel desde 2012 y las expectativas para el Producto Interno Bruto (PIB) se afianzan en 4%. La inversión volvió a crecer después de cuatro años de contracciones y el consumo se mantiene estable.

Con estas cifras sobre la mesa, el cuadro para 2018 se ve positivo y ese escenario lo debería ratificar el Banco Central (BC) en el Informe de Política Monetaria (IPoM) que se presentará el 5 de septiembre ante el Senado.

Esto, porque la mayoría de los economistas consultados señalaron que el instituto emisor recortará el piso del rango de crecimiento para este año pasando de 3,25% -4% a uno entre 3,5% y 4% e incluso hay quienes no descartan que suba la estimación a 3,75% – 4,25%.

El incremento estaría sustentado por mejores perspectivas para la demanda interna, que pasaría de una previsión de 4,1% a un nivel entre 4,3% a 4,5%. Esta variable a su vez está favorecida por las mejores perspectivas que el mercado tiene para la inversión que subiría de 4,5% previsto por el Central en junio, a un nivel que incluso podría llegar a 6%.

El escenario para 2019 ha sumado incertidumbre influido por el contexto internacional, principalmente por lo que pueda pasar con la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Si bien hoy las proyecciones de crecimiento para el próximo año se sitúan entre 3,25% y 4,25%, la mayoría de los consultados señaló que el ente rector bajaría dicha previsión a un rango de entre 3% y 4%. “Dado el escenario externo, es más prudente estimar un rango entre 3% y 4% para el próximo año”, sostuvo que el economista jefe de BCI, Sergio Lehmann.

Fabián Sepúlveda, economista de Santander, añadió que “nuestro escenario 2019 siempre incorporó un año de menor crecimiento tanto por efecto base de comparación como por el hecho de que las holguras de capacidad se van cerrando con el impulso del presente año. Por todo esto y considerando que el balance de riesgos han empeorado respecto al IPoM de junio, nos parece que una corrección a un rango entre 3% y 4% por parte del Central es ciertamente una posibilidad”.

Alejandro Fernández, economista de Gemines acotó “que el Banco Central preferirá no dar ninguna señal que pueda tener un efecto negativo en las expectativas, por lo que se inclinará por mantener el rango sin cambios. Además, sigue siendo válido para representar de manera razonable lo que puede ocurrir en 2019 en materia de crecimiento, de forma que no parece haber razones de peso para modificarlo en este momento”.

Política monetaria e inflación

En el IPoM de junio, el Central proyectó una inflación de 2,8% y el IPC de julio se ubica en 2,7% en doce meses. Para los próximos meses, el mercado espera una leve aceleración en los precios impulsado principalmente por el dato de julio de 0,4% que sorprendió al mercado.

En ese contexto, los economistas esperan que el BC corrija levemente las perspectivas para los precios hacia un nivel más cercano a 3%.

En cuanto a la trayectoria para la política monetaria si bien el mercado mantiene una visión de que habrá un alza hacia los últimos meses de este año, esa posición es menos taxativa en julio.

Esto, debido a la incertidumbre que genera el escenario externo, que podría cambiar el supuesto de trabajo para la tasa de interés que presentó el BC en junio y que ha ratificado en las últimas reuniones de política monetaria.

“Debería mantenerse un escenario de compás de espera. No parece haber razones para apurar una corrección en la política monetaria. Además, el escenario externo se ha deteriorado y no mejorará en 2019, por lo que puede ser innecesario tener una política monetaria mucho más restrictiva o iniciar un ajuste antes del próximo año”, puntualizó Fernández.

Felipe Alarcón de Euroamerica indicó que “hoy por hoy hay una mayor probabilidad de que un alza de la tasa de interés se atrase para enero de 2019”.

Mientras que Benjamín Sierra economista de Scotiabank comentó que “lo más correcto pareciera mantener el mensaje previo: flexibilidad, pero con un supuesto similar al mercado, que está mayoritariamente centrado en diciembre”. Misma opinión entregó Antonio Acha de BICE quien espera un incremento en el último trimestre de este año.

Seguir leyendo