La estrategia de Unilever ante las demandas que buscan reflotar el Caso Detergentes

El hombre clave dentro de la multinacional en este caso, Erik Lange, comenta a Pulso que dejó de ser el director de ventas, pero continuará en el directorio y a cargo del cumplimiento de la libre competencia.


Como ropa dentro de una lavadora, la competencia en la industria de los detergentes está revuelta.

Entre junio y julio pasado las empresas Miguel Maritano Industria de Jabones -más conocida por su marca Popeye-, y Cleaner, alertaron que nuevamente habría ropa sucia en el negocio de detergentes y culpan por ello a Unilever, la anglo-holandesa que lidera el mercado nacional. Al igual que como lo hicieron en 2013, denunciaron a la multinacional ante la Fiscalía Nacional Económica (FNE) por precios predatorios en esa categoría y prácticas anticompetitivas de abuso de posición dominante.

Con las denuncias en mano, la FNE sometió el proceso a una etapa de admisibilidad que puede durar hasta cuatro meses, cuyo plazo es extensible por dos meses más en caso que el organismo antimonopolios necesite más tiempo para recopilar antecedentes antes de tomar una decisión de investigar o no. Dicho plazo está cerca de expirar en estos días y durante este tiempo la FNE ha hecho diligencias tales como la solicitud de trámites o antecedentes a los involucrados, e incluso los puede citar a declarar. Unilever se adelantó a ello.

El 2 de agosto, el abogado Juan Cristóbal Gumucio (socio del estudio Cariola Díez Pérez-Cotapos); Hans Eben, gerente general de Unilever Chile; Pedro Montero, fiscal de la empresa, y Erik Lange, exdirector de ventas de la misma compañía, tuvieron una audiencia con el fiscal nacional interino, Mario Ybar. Coincidentemente, dos días antes de asistir a la reunión, Lange había renunciado a su cargo de director de ventas.

Fuentes conocedoras de la reunión entre Unilever y la FNE sostienen que los asistentes por parte de la multinacional fueron para sostener su tesis de que Cleaner y Popeye “no tienen razón en lo que están acusando” y agregan que decidieron ser proactivos y adelantarse a posibles oficios o citaciones a declarar dado que en la prensa ya había mucho ruido por este tema.

Las mismas fuentes aclaran que “la salida de Erik no tiene nada que ver con este proceso” y explican que “era natural que él asistiera, porque puede explicar mucho todo lo que ha sido el proceso de cumplimiento del avenimiento”. De hecho, allegados a la compañía indican que “hay una transición en el tema del cumplimiento de la libre competencia en Unilever. Erik tiene un know how, donde hubo que ajustar contratos y capacitar gente. Ahora tiene que traspasar ese conocimiento”.

Cercanos a Unilever relatan que la Universidad Católica estuvo “más nerviosa” antes de entregar el último informe de cumplimiento de libre competencia y pidieron muchos más antecedentes, dado que las competidoras estaban denunciando nuevamente prácticas supuestamente anticompetitivas. Pero afirman que la conclusión fue la misma: Unilever cumple con el avenimiento y el informe ya está entregado en la FNE.

En conversación con PULSO, el hombre clave en este caso dentro de Unilever, Erik Lange, comenta su actual relación con la compañía, tras dejar su cargo operativo en medio de las nuevas denuncias de los competidores.

¿Cuál es su cargo en Unilever?

– Los que somos directores de la compañía tenemos dos funciones. Una es la operativa y la otra es ser parte del directorio. Yo no tengo más función operativa, ya no soy el director de ventas en lo cotidiano, pero sigo perteneciendo al directorio de Unilever (está allí desde el 1 de agosto de 2014). El pedido que tengo por parte de Hans Eben, el gerente general, es que siga colaborando desde mi posición actual con todos los temas de libre competencia. No hay nada de raro en esto, solo que tengo 25 años en la empresa y ya no tenía ganas de hacer la parte operativa.

¿Qué rol específico tendrá con los temas de libre competencia? Porque ahí existe un informe independiente que les hace la Universidad Católica hace cuatro años…

– Es un informe que hace el Centro de Libre Competencia de esa universidad y durante todos estos años mi rol fue facilitarle a ese centro, a través del área legal, todo lo que me pidió: millones y millones de documentos y todo lo que quisieron revisar. Y hacia adentro, mi obligación como director es garantizar que todo se cumpla de acuerdo a lo que se suscribió en el acuerdo del TDLC. Desde entonces que me he estado ocupando que cada acuerdo con cada cliente esté bajo el marco del acuerdo que tenemos con la FNE. Por mi conocimiento del tema es que puedo seguir colaborando, dado que conozco el acuerdo desde su inicio. Me tocó implementarlo de punta a punta.

¿Ahora seguirá con la misma intensidad encima de ese acuerdo?

– Por ahora sí, hasta que Unilever esté confiado de que lo tienen absolutamente sujeto. Después de cuatro años de aprobar todos los informes, el hecho que yo me vaya del operativo no debería cambiar en nada que se siga cumpliendo todo. Hay que pasar por varios años más estas auditorías.

Algunas fuentes del mercado y de promociones, sostienen que recientemente se descubrió internamente en Unilever problemas con incentivos indebidos que le ofrecían a clientes, como entrega de giftcards…

– No. Respecto de eso veo que te pasaron un montón de falsedades que no tienen nada que ver con la realidad. No tengo más comentarios.

¿Hubo una investigación interna en Unilever respecto a esos supuestos incentivos?

– No.

¿Quién lo reemplazó como director de ventas?

– Chantal Goldsmith, que tiene casi 25 años en la empresa, incluso trabajando en otros países, como Argentina y Canadá. Era directora de marketing.

¿Qué le parece que las competidoras quieran que se reabra el caso de abuso de posición dominante de Unilever en el mercado de los detergentes?

– No tengo comentarios de ese tema. Yo en silencio. La única que manda en ese tema es la FNE.

Más allá de eso, ¿están tranquilos con el nivel de cumplimiento que tienen en libre competencia?

– A partir del acuerdo con la FNE hemos tenido un cumplimiento perfecto de todo, así que tengo la tranquilidad absoluta de lo que hemos hecho.

¿Hay algún ítem del acuerdo que falte por mejorar o cumplir mejor?

– No, que yo piense no. Siempre se puede ser mejor en la vida, pero así consciente no veo cosas pendientes por cumplir o hacer.

Seguir leyendo