La inflación china toca máximos desde noviembre, pero los precios de producción frenan su escalada

La tasa de inflación interanual de China se situó el pasado mes de abril en el 2,1%, después de que los precios al consumo acelerasen su escalada en seis décimas respecto del dato de marzo, hasta su mayor incremento desde el pasado mes de noviembre.




Los precios al productor de China aumentaron al ritmo más lento en un año en abril, a pesar del incremento en los costos mundiales de las materias primas, lo que deja espacio para más estímulos destinados a apuntalar a una economía debilitada que enfrenta la presión de las fuertes restricciones de COVID-19.

El índice de precios al productor (IPP) subió un 8,0% interanual, dijo la Oficina Nacional de Estadísticas (NBS) en un comunicado emitido el miércoles, luego del aumento del 8,3% en marzo, pero por encima del crecimiento del 7,7% anotado por una encuesta de Reuters entre economistas.

El índice de precios al consumidor (IPC) ganó un 2,1% respecto al año anterior, el ritmo más veloz en cinco meses, acelerándose desde el crecimiento del 1,5% de marzo y superando las expectativas de un alza del 1,8%.

“Los precios al consumidor aumentaron a un ritmo más rápido el mes pasado, pero la inflación sigue siendo relativamente moderada y ya hay señales en los datos de precios al productor de que las presiones de los precios están disminuyendo”, destacó a Europa Press, Julian Evans-Pritchard, analista senior para China de Capital Economics, para quien “es poco probable que la inflación sea una restricción para la acción del Banco Popular de China”.

De este modo, el experto espera que la inflación de precios al productor seguirá cayendo en los próximos trimestres y, a pesar de señalar que existe una gran incertidumbre a causa de la guerra en Ucrania, anticipó que los precios mundiales de las materias primas terminarán el año a la baja.

El aumento más débil de la inflación mayorista ocurrió por las medidas gubernamentales para estabilizar los precios de las materias primas y aumentar la oferta, dijo el NBS en un comunicado separado.

El organismo de planificación estatal de China pidió el martes estabilizar los precios de la energía y acelerar la exploración y el desarrollo de petróleo y gas.

El gigante asiático se ha fijado como objetivo la producción diaria de carbón en 12,6 millones de toneladas este año y priorizó la seguridad energética a raíz de la incertidumbre geopolítica causada por el conflicto de Ucrania.

La economía de China se desaceleró bruscamente a principios del segundo trimestre, ya que las autoridades de decenas de ciudades impusieron restricciones para acabar con los brotes de COVID-19, y Shanghái se encuentra actualmente en su sexta semana de confinamiento.

Beijing, que informó el martes 24 nuevos casos de coronavirus transmitidos localmente, prohibió a los residentes comer dentro de los restaurantes y suspendió todos los gimnasios y las clases de tutoría fuera de línea.

Las restricciones más severas han afectado la economía de China, ya que el crecimiento de las exportaciones se desaceleró a su nivel más bajo en casi dos años y la actividad de las fábricas se contrajo a un ritmo más pronunciado en abril.

El banco central dijo el lunes que intensificaría el apoyo a la economía real, mientras observa de cerca la inflación interna y los ajustes de la política monetaria en las economías desarrolladas.

Además, el banco central recortó la cantidad de efectivo que los bancos deben mantener como reservas en abril y se esperan para el futuro cercano medidas de relajación más modestas.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.