La lucha por estar en las altas esferas

Aún existen muchas barreras culturales para que las mujeres lleguen a altos cargos de decisión en las compañías, pero una serie de iniciativas privadas, públicas y de organizaciones están, de a poco, quebrando esta brecha y demostrando con resultados y estudios porqué es mejor que cada vez más exista presencia femenina en directorios y gerencias.


Según el Ranking Mujeres en la Alta Dirección 2018, de ComunidadMujer y Virtus Partners, solo el 6,4% de los integrantes de directorios de las principales empresas del país son mujeres, cifra incluso menor a la registrada en 2017, de 6,9%. Además de la situación a nivel ejecutivo, el país registra una de las menores tasas de participación laboral femenina de América Latina, que llega al 43%, según datos de Michael Page de abril de 2017, versus el 54% promedio de la región.

Este es uno de los desafíos que tienen las mujeres que quieren llegar a altos cargos en las empresas, algo que no es fácil, ya que aún existen muchos aspectos culturales, sesgos conscientes e inconscientes como las principales barreras a la mayor presencia femenina en la alta dirección de las organizaciones en Chile.

Para Isabel Aranda, presidenta de Red Mad, para solucionar esto, por el lado de las mujeres es clave que tomen conciencia de la importancia de gestionar sus carreras, cuidando la persistencia y el avance. “Y por el lado de las empresas fomentar entornos laborales que faciliten la complementariedad de talentos, la meritocracia y el desarrollo de sus talentos femeninos, es clave”, dice Isabel Aranda.

De hecho, justo hoy se realizará el primer Summit Mujer y Liderazgo, “De la Equidad a la Complementariedad”, organizado por Red MAD, Mujeres en Alta Dirección, IE Business School y Proqualitas Consultores, cuyo objetivo es reflexionar sobre las mejores prácticas en equidad de género y el poder de la complementariedad en la conformación de gobiernos corporativos en organizaciones líderes.

En los países donde se han adoptado cuotas, como Noruega y Dinamarca, no solo ha aumentado la participación femenina en puestos ejecutivos, sino que los procesos de selección y evaluación de los miembros de una junta directiva, se han profesionalizado y formalizado.

Por otro lado, las mujeres generan el 37% del PIB global, a pesar de representar el 50% de la población trabajadora y controlar la mayor parte del gasto de los hogares, según el IE Business School.

“Es clave mayor equidad de género en los directorios para acelerar los cambios que se requieren para cerrar las brechas actuales, la complejidad del entorno que están enfrentando las empresas hoy requiere que los directorios tomen decisiones con la mayor diversidad de miradas posibles de manera de asegurar su sustentabilidad”, agrega la presidenta de Red Mad.

En este aspecto, las organizaciones con tres o más mujeres en el Comité de Dirección tienen mejores resultados en las nueve dimensiones de Desempeño de la Organización medidos por McKinsey, según IE Business School.

Deuda del sector privado

Pero a pesar de que la brecha de género a nivel de alta dirección está disminuyendo en países más desarrollados a nivel privado, en Chile pasa lo contrario. El porcentaje de directoras de empresas Ipsa disminuyó respecto del período anterior, pasando de 7,3% en 2017 a 6,3% en 2018.

Una evolución preocupante, cuando consideramos que el promedio de los países Ocde bordea el 20%. Es más, en el G20, las mujeres representan el 17% de los Consejos de Administración y el 12% de los comités ejecutivos.

“Se valora la promoción de más mujeres en altos cargos, tanto en el sector público como privado. Una señal clara de que se trata de un tema que el ejecutivo ha tomado como un desafío prioritario”, comenta Alejandra Aranda, presidenta de Humanitas/Cornerstone International Group.

De hecho, en el Sistema de Empresas Públicas (SEP) la presencia femenina promedio en directorios supera el 40%, lo que habla muy bien de lo que se está haciendo a nivel estatal. “Es clave que las iniciativas de políticas públicas encuentren eco en el sector privado.

Justamente, en esa línea, algunas de las principales firmas de búsqueda de Chile firmamos un decálogo de buenas prácticas impulsado por la Iniciativa Paridad de Género para presentar candidaturas balanceadas y propiciar así una mayor presencia de mujeres en ese nivel”, explica Alejandra Aranda, y agrega: “Son necesarias las cuotas? Es una discusión pendiente”

Al respecto, la presidenta de Red Mad opina: “El haber definido una agenda de mujer es un importante avance, pero cada día me convenzo más que una ley de cuotas temporal podría ser una buena alternativa”.

CEO de plataforma WoomUp fue invitada a una charla en Taipei

La plataforma WoomUp preocupada de posicionar a sus pares y hacer crecer la participación femenina en el mundo laboral, creó el programa Woomup Emprende enfocado en emprendimientos dinámicos, sociales y tecnológicos por y para mujeres. La plataforma fue diseñada para el crecimiento profesional de la mujer, siendo su misión contar con más mujeres en altos cargos.

A través de networking online y mentorías para personas y empresas, las usuarias se registran en un sistema automatizado, que les hace “match” con mujeres de su industria o que compartan sus mismos intereses.

Tras dos años de funcionamiento, la plataforma cuenta con una red de 5.000 profesionales y más de 110 mentoras que guían a mujeres que quieren llegar lejos profesionalmente.

Gracia Dalgalarrando, fundadora y CEO de WoomUp fue invitada la primera semana de octubre por el Foro de Innovación y Emprendimiento de la Apec para exponer su emprendimiento en una jornada que busca motivar a las alumnas programadoras de la Universidad Tecnológica de Taipei.

Con WoomUp Emprende se tiene acceso a tres sesiones de mentorías personalizadas con una mentora especialista que las guiará en el área legal, contable, financiera y marketing, entre otros.

Seguir leyendo