La OPEP busca el apoyo de Rusia para pactar un recorte de producción que convenza al mercado

Autor: Reuters

El barril se desplomó hasta un 5% ante la falta de acuerdo y el hecho de que el recorte era inferior al esperado.


La OPEP y sus productores aliados, con Rusia a la cabeza, se reúnen hoy en Viena con la intención de pactar un recorte de su oferta de petróleo que frene la tendencia bajista de los precios del crudo, un 30% desde octubre.

El cártel de productores necesita el apoyo de Rusia, tercer productor mundial, para enviar una señal clara al mercado. En paralelo, baraja excluir a Irán, afectado por las sanciones estadounidenses, de la obligación de recortar producción.

El encuentro tiene lugar después de que la OPEP terminara una sesión de seis horas de su 175 conferencia ministerial sin sancionar, como se esperaba en los mercados, una limitación del bombeo de sus países miembros. Según explicó a la prensa el ministro saudí de Energía, Jalid al-Falih, entre los socios habría un consenso básico para reducir la producción en un millón de barriles diarios (mbd), pero solo si también Rusia y otros productores no miembros, que no estuvieron presentes el jueves, participan en el compromiso.

El barril se desplomó hasta un 5% ante la falta de acuerdo y el hecho de que el recorte era inferior al esperado. “Continuamos deliberando”, dijo el ministro, tras explicar que la decisión final, que fue así pospuesta de ayer a hoy, requiere además de un acuerdo para establecer cuánto debe rebajar cada país.

Rusia, según la agencia RIA, estaría dispuesta a recortar producción en unos 150.000 barriles diarios durante tres meses. La OPEP, liderada por Arabia Saudí, apuntaba a un recorte de entre uno y 1,4 millones durante seis meses, condicionado a la postura rusa. De ahí que el posible recorte de un millón se quede corteo a ojos del mercado.

En lo que va de año, la producción de Arabia Saudí, Rusia y Estados Unidos ha crecido en 3,3 millones de barriles. De éstos, 2,5 millones corresponden a Estados Unidos, que gracias al petróleo no convencional se ha convertido en el mayor productor del mundo (11,7 millones de barriles) y en exportador de crudo por primera vez desde 1973. De ahí la fuerte caída de los precios, agudizada después de que en junio la OPEP no renovase los recortes de produción y porque la exportación iraní no ha bajado tanto como se esperaba.

Además, las perspectivas económicas se han enfriado notablemente, lo que redunda en menores previsiones de consumo. Así, los productores han clamado por un recorte de la oferta que reequilibre un mercado bajista.

Fue precisamente esa misma situación la que llevó en 2016 a forjar la alianza de la OPEP con varios de sus hasta entonces rivales, que, apodada hoy OPEP+, pactó un acuerdo para retirar del mercado 1,8 mbd que sigue vigente hasta final de año.

Seguir leyendo