La piedra de tope de la ley laboral del gobierno por el coronavirus

Cámara de Diputados

La oposición busca privilegiar el uso del Fondo de Cesantía Solidario para los trabajadores con salarios de menos de un millón de pesos, mientras que el gobierno quiere acudir primero a lo que está aposado en las cuentas individuales.




Sin acuerdos en ningún punto específico clave, la Cámara de Diputados despachó al Senado en la madrugada del sábado el proyecto que permitiría a los trabajadores acceder al seguro de cesantía en caso de suspensión de la relación laboral a consecuencia de la epidemia del coronavirus. Un dictamen de la Dirección del Trabajo de esta semana autoriza a las empresas a suspender el pago de remuneraciones a sus empleados en caso de cuarentena. En esos casos, los trabajadores no pueden utilizar hoy el seguro de cesantía.

El texto que el Senado de seguro enviará a Comisión Mixta contiene varias enmiendas respecto del original y elimina artículos sustanciales, lo que desató la molestia del oficialismo. De hecho, este sábado temprano el Presidente Sebastián Piñera en su cuenta de Twitter expresó que “para proteger empleos e ingresos de trabajadores necesitamos con extrema urgencia aprobar (el proyecto). Ayer una mayoría de diputados de oposición lo impidió”. En la misma línea, el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, dijo que “esto es perder tiempo valioso en momentos en que el tiempo es oro”.

Y como el tiempo es oro, el Senado fijó para este lunes una sesión extraordinaria donde se enterarán del detalle de los puntos cuestionados en la Cámara. Los legisladores ya anticiparon que el contenido se resolverá en una Comisión Mixta, tanto así que los cinco diputados integrantes quedaron definidos en la sesión de madrugada.

Si bien en la Cámara se aprobó la idea de legislar, la mayoría del articulado se cayó por no cumplir el quórum de 78 votos. El rechazo se debió a que las indicaciones propuestas por la mayoría opositora en la Comisión de Trabajo fueron declaradas inadmisibles en la Sala, provocando a su vez el voto en contra del texto original. “El proyecto quedó casi en blanco con lo que se votó ayer en la Cámara”, admitió la diputada frenteamplista Gael Yoemans.

Uno de los puntos centrales que defendía la oposición era privilegiar el uso del Fondo de Cesantía Solidario -y no las cuentas individuales- para los trabajadores con salarios de menos de un millón de pesos. “El problema es que el gobierno quiere agotar primero lo que está aposado en las cuentas individuales y luego el solidario. Después de la crisis no tendrán un peso en sus cuentas y el proyecto no contempla reintegración. Esa es la piedra de tope”, explicó el diputado Raúl Soto.

Incluso el diputado Giorgio Jackson (RD) planteó que la suspensión del contrato para gatillar el seguro no sea un trámite unilateral, sino con acuerdo de las organizaciones sindicales. También estuvo se mencionó a los trabajadores a honorarios que no pueden acceder a este sistema ya que sólo está contemplado para quienes cuentan con contratos a plazo indefinido o plazo fijo.

Otro tema que se coló en la discusión a propósito del polémico último dictamen de la Dirección del Trabajo fue la indicación presentada por los diputados para eliminar los despidos por la causal de necesidades de la empresa que aludan también al coronavirus.

La presidenta del Senado, senadora Adriana Muñoz (PPD), comentó que “esos son los principales temas de controversia. Las medidas contempladas en este proyecto quedaron chicas ante la magnitud de la gravedad del desempleo que se puede provocar. Estamos todos repensando estos puntos”.

Comenta