La próxima vez que pida un café, pregunte por la súper leche

Autor: Bloomberg

¿Qué hace que la súper leche sea tan especial?


La súper leche, a veces llamada leche barista, tiene más proteínas que el producto regular, además de contener más grasa y ser más cremosa. Asimismo, produce una microespuma con un excepcional brillo de porcelana.

Productores como Straus Family Creamery comenzaron a elaborar esta leche en el último año, en un contexto en el que las cafeterías compiten por ofrecer el capuchino de mejor sabor. Es un producto que todavía no se masifica y es poco probable que lo encuentre en las grandes cadenas o en una tienda de comestibles, pero si se topa con el local correcto podrá disfrutar de una bebida cremosa.

“Puede que sea la leche más rica que he probado en Estados Unidos y combina a la perfección con el café”, comentó Andrew Barnett, propietario del local Linea Caffe en San Francisco, que utiliza la leche barista de Straus. “Los consumidores realmente pueden notar la diferencia, hay una razón por la cual algunas cafeterías tienen largas filas”.

¿Qué hace que la súper leche sea tan especial? Todo lo explica la grasa. La leche entera generalmente tiene un contenido graso cercano a 3,25%. La versión súper fluctúa entre 4 por ciento y 5 por ciento. En algunas lecherías, obtener el exceso de grasa simplemente significa remover menos de la parte superior para hacer crema o mantequilla. Pero en otras, como Straus, se añade crema extra.

La súper leche se puede vender a un precio cerca de 10 por ciento mayor que la leche entera regular, en momentos en que aumenta la demanda de leche de más calidad en las cafeterías. Es una buena noticia para la industria láctea estadounidense, que atraviesa una crisis autodeclarada hace años. Per cápita, los estadounidenses beben 40 por ciento menos leche que en 1975. Sin embargo, la producción sigue aumentando y como resultado, los precios de la leche bajan y los productores desaparecen. Solo en Wisconsin se perdieron 600 granjas lecheras en 2018.

Si bien es poco probable que las cafeterías independientes salven a la industria láctea en el corto plazo –son solo una parte pequeña de la demanda general– se han convertido en uno de los pocos lugares donde la leche aún puede llamar la atención.

Seguir leyendo