La última carta que se juega Jorge Carey para quedarse con el CDF

El martes de la semana pasada, Turner, la ANFP y GTV -ligado a Jorge Claro- ingresaron una nueva propuesta de mitigaciones para lograr el visto bueno por parte de la FNE, la tercera que presentan desde que comenzó el análisis. Ahora, el plazo se extiende y se estima que la resolución saldrá recién durante noviembre.


Todas las miradas estaban puestas en la próxima semana. Es que fue públicamente socializado que el miércoles 24 de octubre se cumplía el plazo para que la Fiscalía Nacional Económica (FNE) se pronunciara respecto de la millonaria operación por la cual Turner prevé adquirir los derechos del fútbol chileno, vía el Canal del Fútbol (CDF).

Sin embargo, las ansias y expectativas tendrán que esperar, a lo menos hasta principios de noviembre. Ello, porque a mediados de la semana pasada la FNE dejó stand by por 15 días el plazo -tal como lo indica la normativa- tras el ingreso de una nueva propuesta de mitigaciones: la última que presentaría Turner -liderada en Chile por el presidente ejecutivo de Chilevisión, Jorge Carey- y sobre la que finalmente se tomaría la decisión final.

Fue el martes de la semana pasada cuando el conglomerado norteamericano -apoyado por la ANFP Y GTV, ligada a Jorge Claro- ingresó el tercer pliego de mitigaciones. El primero fue en la primera etapa, y el segundo durante este proceso de análisis, denominado Fase II, que partió a fines de mayo. En la industria están tranquilos y confían en que este nuevo petitorio dejará conforme a la autoridad antimonopolios. “Se han hecho cargo de todos los posibles riesgos detectados”, puntualiza un conocer de la transacción. De hecho, el abogado de Turner -Juan Cristóbal Gumucio- fue el mismo que negoció las mitigaciones que gatillaron el visto bueno para la compra de AT&T y Time Warner, dueños de Turner en Chile, por lo que el proceso es conocido.

Es que la apuesta de Turner y de Jorge Carey no es menor: pagarán cerca de US$ 2.300 millones por el cotizado CDF, un activo con el que prevén hacerle el peso a conglomerados como FOX, que posee poderosos canales de deporte, como FOX Sport y ESPN. Desde EE.UU. siguen de cerca el proceso. Más que mal, las tratativas fueron lideradas directamente desde Turner Internacional Latin America. Y en Machasa ya existe un galpón completo destinado a su esperada adquisición, el debut de Turner en el mundo del fútbol; un paso arriesgado. No son pocas las voces que aseguran que el valor pagado es alto y que su rentabilidad está en duda. Otros actores, sin embargo, refutan el argumento si se considera que dos de los proveedores de contenido más grandes del mundo -FOX y Turner- ofertaron prácticamente lo mismo por los derechos.

La ansiedad está por doquier. Para los clubes el tiempo ha sido muy extenso. Y ya presionan fuerte para que la operación se concrete y reciban los dineros. La ANFP está conteniendo tal desesperación, mientras Turner ya habría ofrecido el máximo de mitigaciones a las cuales podría acceder, sin desvirtuar el negocio, su última jugada para hacerse al fin del CDF.

Subsanando riesgos

Si bien la FNE ha evidenciado tres tipos de riesgos -verticales, horizontales y de conglomerado-, su foco estaría en dos de ellos. Como Turner no posee canales de deporte, el análisis a nivel horizontal estaría descartado. Sin embargo, a nivel vertical ve con preocupación el hecho de que AT&T -que adquirió Time Warner, matriz de Turner, en junio- sea dueña de DirecTV. También le preocupa el riesgo de conglomerado, por lo poderoso de Turner, dado el sinfín de canales que aglutina, como HBO, Warner Bros, CNN y Chilevisión.

En base a eso, las mitigaciones propuestas apuntarían primero a garantizar que el holding no beneficiará a DirecTV en desmedro del resto de los cableoperadores. Por el contrario, ya han propuesto que no existirá una negativa de venta a la competencia, ni discriminaciones arbitrarias, ni tampoco un blackout de señales. Asimismo, existirán fuertes cláusulas de confidencialidad para evitar el traspaso de información de los cableoperadores a DirecTV. Aún más, el equipo que trabajará para el CDF firmará un acuerdo de confidencialidad que será monitoreado por la FNE. Asimismo, se comprometerán a no realizar ventas atadas entre el CDF y los otros canales de Turner, junto con extender el plazo de los acuerdos con los cableoperadores.

En esa línea, una instancia arbitral será clave. La FNE había recomendado inicialmente ofrecer un mecanismo similar al presentado para la operación AT&T con TW, consistente en que cualquier discrepancia con un cableoperador será resuelta al alero de un árbitro de la CAM. Según se lee en los compromisos presentados por las partes en esa operación, si el árbitro considera que lo ofrecido por AT&T al cableoperador no es suficiente, cada parte entregará una propuesta, y el árbitro decidirá cuál rige. El contrato seguirá mientras dure el proceso.

Si bien inicialmente la FNE cuestionó el hecho de que no existía ningún resguardo respecto del condicionamiento de venta de publicidad para los canales de Turner a la venta de espacios publicitarios a CDF, finalmente, al parecer, no se habría insistido en ese punto, puesto que el CDF no tiene una gran publicidad, de hecho, es muy marginal; Chilevisión tiene bastante más avisaje, en medio de un contexto bastante competitivo.

No con el modelo de negocios

A pesar de la insistencia de los cableoperadores por intentar que la FNE se involucre en el modelo de negocios del CDF, la autoridad antimonopolio habría optado por no tocarlo, al menos las mitigaciones propuestas por Turner no irían en esa línea, y de hecho, la autoridad antimonopolio ni siquiera habría mencionado esos temas, descartando una posible eliminación de dos aspectos claves -y criticados por las empresas de cable-: los mínimos garantizados y la paquetización del premium con el básico. Es que, más allá de la demonización que han tenido ambas prácticas, al interior del sector precisan que son parte de la estructura. Aún más, subrayan que la FNE ha analizado el caso del CDF un sinnúmero de veces, y nunca ha intervenido el modelo de negocios.

Así, fuentes del mercado explican que los mínimos garantizados -cobrar al cableoperador por un número mínimo de suscriptores premium- son internacionalmente utilizados. “Responden a la falta de control que tiene el CDF frente a la información que le proveen”, dice una fuente. Subraya que dada la asimetría de información, es necesario establecer un piso, que más encima se negocia. En la industria de cableoperadores critican que es una meta difícil de cumplir, y que, de hecho, no todos la alcanzan.

En esa línea, también ha salido a la palestra el hecho de que se venda el canal premium con el básico. El CDF se ha defendido asegurando que como cualquier proveedor de contenido, esa es su oferta.

Con todo, las tratativas entre la fiscalía y Turner han sido constantes. Las reuniones han fluido de manera permanente, y la última propuesta ya se trataría solo de ajustes. El tope -al parecer- estaría en los plazos por los que se prolongarían las mitigaciones. En la primera propuesta, Turner ofreció mantenerlas por cinco años -dada la rapidez con que se mueve la industria-, timing que fue cuestionado por la FNE, asegurando que en un primer análisis estas debían relacionarse con el período que duran los derechos de transmisión de los torneos. El holding ya accedió a elevar los plazos. Y están a la espera de que la autoridad acepte tal extensión. Y se le dé luz verde al cambio de mano de los derechos del fútbol chileno.

Seguir leyendo