Las claves para entender la histeria tras el movimiento de los bonos de Estados Unidos

Por primera vez desde 2007, la rentabilidad de la deuda a dos y tres años superó a los bonos a cinco años. Este movimiento anticipa la llegada de una recesión, lo cual desató una ola de ventas en el mundo.


El mercado de bonos de Estados Unidos giró el ánimo de los inversionistas desde el optimismo a la histeria. El abrupto término de la celebración por la tregua comercial se explica por la inversión de la curva de los bonos del Tesoro a tres y cinco años. Este panorama abre las dudas sobre qué significa este movimiento y qué tan exagerada es la reacción de los inversionistas.

Por primera vez desde 2007, la rentabilidad de la deuda a dos (2,79%) y tres años (2,8%) supera a la de los bonos a cinco años (2,78%) y el diferencial entre la deuda a dos y 10 años se estrecha hasta los 12 puntos básicos, mínimos de hace 11 años, explica una nota publicada en Cinco Días.

Este movimiento predijo la crisis en 2008 y entrega señales de una recesión, lo cual se sumó al nerviosismo existente por la deseaceleración que sufrirá la economía global en 2019.

A pesar de este panorama, la directora de Renta Variable de Bloomberg Intelligence, Gina Martins, destaca que las cifras económicas se mantienen sólidas y descarta la posibilidad de una recesión en el corto plazo.

“Debido a la fortaleza de los datos, la reacción parece un poco exagerada y es probable que se relacione más con la liquidez y la aversión general al riesgo. Hasta ahora, al menos, la recesión parece seguir siendo esquiva”, dice Martins.

En la nota publicada por CincoDías, el director de tipos de Ahorro Corporación, Javier Ferrer, concuerda con la idea de que la respuesta de los mercados es exageras, y considerando que la economía de EEUU goza de buena salud, estima que el mundo podría sufrir una recesión en 2020 o 2021.

Si bien la mayoría de los expertos descarta la recesión para los próximos meses, sí existe unanimidad en que en 2019 el crecimiento mundial experimentará una desaceleración.

Fitch es una de las últimas firmas en sumarse a esta tendencia y ayer rebajó el alza del PIB mundial al 3,1% desde el 3,3% que prevé para cierre de este año, dice el artículo de CincoDías.

Con esto, Martins afirma que las tensiones comerciales y la desaceleración del crecimiento a nivel mundial, “por el momento”, no se perfilan como factores que puedan generar una recesión.

Para justificar su visión, la analista de Bloomberg destaca que los datos de la manufactura de EEUU superaron las expectativas del mercado, lo que sugiere que el crecimiento “debería permanecer bastante fuerte al menos en la primera mitad del próximo año”.

“Por ahora, los datos económicos sugerirían que las perspectivas son para un crecimiento más lento, no una contracción en la economía”, concluye Martins.

#Tags


Seguir leyendo