Latam Airlines no apeló al fallo del TDLC que aprueba acuerdos con American Airlines e IAG

"Después de una evaluación, concluimos que nuestra prioridad es tener la oportunidad de ofrecer los beneficios que este tipo de acuerdo traerá a los pasajeros lo antes posible", dijo Enrique Cueto, CEO de la compañía.


Latam Airlines Group informó este jueves que no apeló al fallo del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia de Chile (TDLC), que aprobó con condiciones los Joint Business Agreements (JBAs) entre la compañía y American Airlines e Internacional Airlines Group (IAG, el holding de British Airways e Iberia) respectivamente.

La compañía tenía 10 días hábiles de plazo para presentar un recurso de reclamación ante la Corte Suprema en contra de la resolución del TDLC emitida el 31 de octubre.

“Después de una evaluación, concluimos que nuestra prioridad es tener la oportunidad de ofrecer los beneficios que este tipo de acuerdo traerá a los pasajeros lo antes posible. Pese a que la mayoría de las siete medidas de mitigación propuestas por nosotros fueron modificadas y otras dos fueron agregadas y que las consideramos duras y exigentes, el fallo del tribunal es netamente técnico y lo respetamos”, dijo Enrique Cueto, CEO de Latam Airlines Group.

Agregó que “los JBAs existen en todo el mundo, aprobados por las distintas autoridades, y hay evidencia de los beneficios reales que ofrecen estos acuerdos en términos de más opciones de vuelos, más destinos sin escala, mejores conexiones y precios más convenientes. En una industria de redes, Chile no puede quedar fuera de esta tendencia”.

En este sentido afirmó que a nivel mundial, un 35% de los vuelos de largo alcance operan bajo JBAs y aerolíneas con este tipo de acuerdo están presentes en los 20 países designados líderes en turismo por el World Economic Forum. Asimismo indicó que en Estados Unidos, vuelos operados bajo JBAs representan casi un 60% de todo el tráfico internacional de pasajeros. En Latinoamérica, ya existe un JBA entre México y Estados Unidos, y las principales aerolíneas de la región se encuentran trabajando en acuerdos de este tipo.

Después de evaluar por cerca de tres años los efectos en el mercado chileno que traerán los acuerdos -tras una consulta impulsada por la Asociación de Empresas Chilenas de Turismo (Achet)-, el organismo de libre competencia estableció a las compañías nueve medidas de mitigación, algunas de las cuales fueron catalogadas como demasiado severas por Latam.

Rechazo al acuerdo

La aprobación de los acuerdos ha sido objeto del rechazo de la Achet y la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios de Chile (Conadecus), entidades que ayer presentaron recursos de reclamación ante la Corte Suprema para reversar el visto bueno que les dio el TDLC.

Según Achet, “lo que corresponde es que Latam continúe compitiendo con American Airlines, Iberia y British Airways en las rutas que van a Norteamérica y a Europa, fijando de manera independiente sus precios, frecuencias de vuelos, capacidad, números de asientos y demás variables”.

En tanto en su escrito, Conadecus señala que es partidaria de preferir la aplicación de “remedios” que permitan contrapesar adecuadamente los riesgos que para la libre competencia y los consumidores pudiere tener una operación de concentración, en este caso, la serie de riesgos anticompetitivos detectados a lo largo del proceso, no permiten establecer como suficientes las medidas de mitigación fijadas por el TDLC. Por lo tanto, solicita que éstas sean rechazadas.

La resolución del TDLC se dio a conocer a casi tres años desde el anuncio de estos acuerdos en enero de 2016. Los JBAs de Latam han sido aprobados por los entes reguladores de Brasil (Consejo de Defensa Económica) y Colombia (Aerocivil).

Seguir leyendo