A los 65 años muere Paul Allen, uno de los fundadores de Microsoft

Paul Allen, the Microsoft billionaire and philanthropist, on his terrace at home in New York/

Según datos de Bloomberg, ocupaba el número 27 entre las personas más ricas del mundo, con una fortuna estimada en US$26.100 millones. Además era conocido por ser un filántropo.


Paul Allen, uno de los fundadores de Microsoft Corp y quien sufría de linfoma no Hodgkin, falleció ayer a los 65 años, según consignó Reuters.

Ya a principios de mes Allen había señalado a través de su cuenta de Twitter sobre la reaparición de su enfermedad, la que había superado en 2009.

"Hoy lloramos a nuestro jefe, mentor y amigo cuyos 65 años fueron demasiado cortos, y manifestamos el honor que ha sido trabajar junto a alguien cuya vida transformó el mundo", dijo en un comunicado Vulcan, la firma de inversiones de Allen.

El empresario conoció a Bill Gates en su época estudiantil, y en 1975 constituyeron la renombrada empresa informática creadora del sistema operativo Windows.

Además de su trabajo en la computación, Allen era conocido por su participación en el deporte, pues era el dueño de dos equipos: los Halcones Marinos de Seattle, un equipo de fútbol americano que ganó el Super Bowl en 2014, y los Blazers de Portland, un conjunto de básquetbol que juega en la conferencia oeste de la NBA.

Según datos de Bloomberg, ocupaba el número 27 entre las personas más ricas del mundo, con una fortuna estimada en US$26.100 millones.

Como inversionista, actuaba a través de Vulcan Inc., una organización encargada de gestionar las iniciativas de Allen y de su familia, incluyendo el Instituto Allen Sobre Ciencias del Cerebro y el Flying Heritage & Combat Armor Museum, una colección que agrupa decenas de aviones y tanques de guerra mayormente de la época de la II Guerra Mundial.

Entre las iniciativas más llamativas se encuentra Stratolaunch, una firma enfocada en el lanzamiento de cohetes espaciales no tripulados y al envío de carga al espacio exterior.

Para ello, la empresa trabaja, entre otros proyectos, en el desarrollo del avión más grande del mundo.

"La vida de Paul fue diversa y vivió con gusto. Reflejaba la multiplicidad de sus intereses en tecnología, música y las artes; las ciencias biológicas y la inteligencia artificial; la protección del ambiente y en el poder de una experiencia compartida -en un estadio o en un barrio- para transformar vidas individuales y comunidades enteras", dijo el director ejecutivo de Vulcan, Bill Hilf.

Comenta