El magnate George Soros promete invertir US$ 1.000 millones contra los "dictadores" y el cambio climático

Billionaire Investor George Soros Speaks At Public Lecture

George Soros, founder of Soros Fund Management LLC, attends the Azim Premji University Public Lecture Series in Bangalore, India, on Monday, Jan. 9, 2012. Billionaire investor Soros said Europe's sovereign-debt woes are "more serious" than the financial crisis of 2008 and that the world faces the prospect of a "vicious circle" of deflation. Photographer: Namas Bhojani/Bloomberg *** Local Caption *** George Soros

"La supervivencia de las sociedades abiertas está amenazada", dijo el multimillonario.


El multimillonario estadounidense George Soros anunció en el foro de Davos que invertirá US$ 1.000 millones en un proyecto de red de universidades para luchar contra "los dictadores actuales y en gestación" y contra el cambio climático.

"La supervivencia de las sociedades abiertas está amenazada y nos enfrentamos a una crisis todavía más grande: el cambio climático", dijo el jueves por la noche en una cena que organiza cada año coincidiendo con el Foro Económico Mundial (WEF).

Soros calificó el proyecto, llamado Open Society University Network, como "el más importante de su vida" y explicó que todas las universidades del mundo podrán participar.

La red debe permitir llegar "a lugares donde falta educación de calidad", aseguró.

El financiero convertido en filántropo lamentó que China, Estados Unidos y Rusia estén en manos de "dictadores actuales o en gestación".

Según él "el mayor y más terrorífico paso atrás" afecta a India, donde Soros acusa al primer ministro Narendra Modi de crear "un Estado nacionalista hindú".

Ataque a Trump

También criticó al presidente estadounidense Donald Trump por ser "un estafador y un narcisista" que ha "sobrecalentado" la economía estadounidense.

"Una economía sobrecalentada no puede mantenerse mucho tiempo hirviendo", advirtió.

George Soros, nacido en Hungría en una familia judía que huyó de los nazis, es conocido por su ataque especulativo contra la libra esterlina en 1992 y se ha convertido en los últimos años en objetivo de las críticas de los nacionalistas y de los complotistas, tanto en Europa como en Estados Unidos.

Comenta