Más de 220 mil trabajadores cobraron indemnización por años de servicio en 2018

Autor: Pía Toro M.

Andres Perez/ La Tercera

De acuerdo con estadísticas administrativas, el 12% de los trabajadores asalariados con contrato fueron despedidos por necesidad de la empresa el año pasado. De ese total, la mitad pudo hacer uso del beneficio. Esta cifra es considerada baja por el gobierno y justifica, a su juicio, la búsqueda de un mecanismo alternativo.


“Está absolutamente descartado cambiar los límites y los topes de indemnización, no se contempla ni en el sistema actual, ni eventualmente en el sistema alternativo que los topes se rebajen, siempre van a seguir siendo de 11 años como actualmente existe”. Así lo señaló ayer el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, al ser consultado por los cambios que se están considerando para el sistema de indemnización por años de servicio.

Si bien, el secretario de Estado no especificó en qué momento se presentará la iniciativa, en el gobierno están convencidos de que es una buena propuesta. Su aseveración se basa en el poco uso del instrumento.

Según el gobierno, en base a datos administrativos del Seguro de Cesantía, el año pasado el 12% (del orden de 420 mil) de los trabajadores asalariados con contrato indefinido -que alcanzaron 3,4 millones promedio- fue despedido por la causal de necesidad de la empresa.

De ese porcentaje, un poco más de la mitad, es decir 6,5% del total recibió dicha indemnización, lo que equivale a 220.304 trabajadores.

Esta cifra es respaldada por las estimaciones que hizo el Consejo de Trabajo y Equidad, y también de la mesa técnica sobre modernización laboral, donde se coincide en la cifra de 6% de trabajadores que percibe este derecho, porque los requisitos de procedencia son muy difíciles de cumplir. Los que no tuvieron acceso a la indemnización fue porque estuvieron menos de un año en la empresa o judicializó las razones de su despido.

Movilidad laboral

Otro de los diagnósticos que contemplan desde el Ejecutivo y que fue resultado de la Mesa de Desarrollo Integral y la Mesa Técnica de Expertos sobre Desafíos para la Modernización del Mercado Laboral es que el actual sistema desincentiva la movilidad laboral, ya que el trabajador que posee cierta antigüedad laboral, tiene un desincentivo a cambiar de empleo por el hecho que su renuncia, implicará la pérdida de la indemnización por años de servicio.

Otro de los argumentos es que perjudica a quienes tienen mayor rotación en el empleo que suelen ser los trabajadores de menores ingresos: Las personas más vulnerables tienen mayor rotación y, por lo tanto, muchas veces no alcanzan a cumplir el requisito del “año de servicio” por lo cual se quedan sin indemnización.

De acuerdo al estudio realizado por el Banco Central, los registros administrativos de la Dirección del Trabajo muestran que de los 30 millones de términos de relaciones laborales asalariadas registradas entre el 2005 y 2016, 48% de ellas corresponde a términos de relaciones con horizontes temporales fijo (conclusión del trabajo o vencimiento plazo contrato), 16% a renuncias, 14% son ausencias, 12% despidos por necesidades de la empresa y 10% corresponde a otras causales contempladas en el Código del Trabajo.

A todo esto, se sumaría al diagnóstico del gobierno, que el actual mecanismo desincentiva el crecimiento de los salarios, dado que la indemnización por años de servicio se calcula en base a la última remuneración mensual del trabajador generando un desincentivo para que las empresas aumenten las remuneraciones de los trabajadores.

Seguir leyendo