Modelo económico de Bolivia no corre mayores riesgos en la elección presidencial

Evo Morales el líder indígena que busca prolongar el cambio en Bolivia (47075066)

Mañana los bolivianos acuden a las urnas para definir si Evo Morales sigue en el poder cuatro años más. El candidato opositor más competitivo es Carlos Mesa, quien no pretende hacer cambios al estilo de Mauricio Macri en Argentina.




La economía no ha estado en el foco del debate presidencial de Bolivia. A una semana de las elecciones, el hecho no resulta extraño a la luz de los éxitos cosechados por un modelo con el cual, según Washington Post, "indiscutiblemente los bolivianos son más saludables, más ricos, mejor educados, viven más y son más iguales que en cualquier otro momento de la historia".

El diario estadounidense incluso señala en el artículo publicado esta semana que "Bolivia sirve como contrapunto a Venezuela en el debate hemisférico sobre el socialismo", concepto clave en su discusión interna, de cara a los comicios de 2020. (Ver notas en páginas 40-42 de La Tercera).

Resultados

"El Estado como jefe de inversión, acompañado por el sector privado, ese es el modelo de socialismo que tenemos", señalaba el presidente de Bolivia, Evo Morales, quien mañana intentará dar continuidad a su gobierno por cuatro años más.

En su administración, desde 2006 a 2018, la economía ha exhibido un crecimiento promedio anual de 4,9% y aunque no escapa a la desaceleración sincronizada que se observa en el mundo, su crecimiento resistiría con un avance de 3,9%, tanto este como el próximo año. Las cifras destacan a nivel regional, donde se creció 2,5% en los últimos 13 años y se anticipan expansiones de 0,2% y 1,8% en 2019 y 2020, respectivamente.

Además, el FMI ha reconocido el éxito en la reducción de la pobreza extrema, teniendo en cuenta -entre otras cosas- un aumento del PIB per cápita de casi 80%.

Pero no sólo en el exterior hay una positiva evaluación de la receta económica del vecino país. El candidato opositor más competitivo, Carlos Mesa, reconoce que en materia económica no está apostando por grandes cambios.

"Nosotros no vamos a privatizar, nosotros no tenemos que hacer una devaluación monetaria, nosotros tenemos una situación macroeconómica manejable", indicó en entrevista con Deutsche Welle, asegurando si llegara a imponerse en los comicios "el criterio es que el Estado actúe como una corporación: debemos ser socios de un proceso de transformación, no productores de materia prima".

En ese marco, el también exmandatario se posiciona en el contexto latinoamericano y asegura: "No hay absolutamente relación alguna de causa y efecto entre lo que podría hacer o haya hecho el señor Macri".

Dificultades y opciones

Pero en Bolivia no todo es color de rosa y los dos sectores políticos que se enfrentan en las elecciones son conscientes de aquello. Álvaro Ríos, principal socio director de Gas Energy Latin America, explica que tras el boom de los commodities, en el cual Bolivia se benefició de los elevados precios del gas, comenzó a crecer el déficit fiscal, que hoy llega a 8%.

Para sostener el crecimiento han sido fundamentales las reservas internacionales de US$15.000 millones que se acumularon en los tiempos de bonanza, las cuales desde entonces se han reducido a US$7.000 millones, según la estimación para 2019. "La economía todavía pasa por un buen momento, pero esto no es sostenible en el tiempo", indica Ríos, argumentando que además de la disminución del precio del gas, hay que hacer frente a la baja en la demanda de Brasil y Argentina, sus principales compradores.

Ante este escenario, sin ofrecer muchos detalles, Mesa dice que habrá que buscar algún giro para enfrentar el problema, aunque sostiene que "no tiene que ver con ajustes estructurales, ni con medidas ortodoxas, ni con el viejo Consenso de Washington, ni con el neoliberalismo".

Morales también eligió un camino. De acuerdo con Ríos el gobierno decidió expandir la frontera agrícola, en lo que trabaja con el empresariado de Santa Cruz, dando "autorizaciones para desmontar 4 millones adicionales de hectáreas y comenzar a exportar más soja y carne". Adicionalmente, se están fomentando las exportaciones de litio y las de software y servicios de tecnologías.

Comenta