Operadores confían en que el Banco Central logrará avanzar hacia un alza gradual en la tasa de interés

Banco Central advierte por efecto de aumento significativo de recomendaciones de cambios en fondos de pensiones




Los operadores de bonos están apostando a que Chile superará con éxito el desafío que enfrentan los bancos centrales del mundo: cómo frenar la inflación sin descarrilar la recuperación económica.

El banco central sorprendió el miércoles al iniciar su ciclo de endurecimiento de la política monetaria acompañado de un comunicado marcadamente “dovish” en el que dijo que adoptará un enfoque gradual hacia nuevas alzas, manteniéndolas lo suficientemente bajas como para estimular el crecimiento durante los próximos dos años.

El comunicado hizo eco del movimiento de apertura del banco central de Brasil en marzo, cuando los funcionarios dijeron que planeaban endurecer la política, pero manteniendo las tasas por debajo del nivel neutral del banco.

En su momento, esta medida fue ampliamente rechazada por los operadores, un escepticismo que resultó estar bien fundado cuando el aumento de la inflación obligó a los encargados de la política económica a cambiar su mantra.

Sin embargo, en Chile los inversionistas apuestan a que el país podría seguir un camino diferente. Los bonos chilenos repuntaron el jueves, lo que hizo que el rendimiento de los que vencen en 2032 cayera 23 puntos básicos a 4,34%, según datos recopilados por Bloomberg. El peso bajó un 1%, la mayor caída entre las 31 monedas principales rastreadas por Bloomberg, a medida que el mercado de swaps descontó las expectativas de alza de tasas disminuidas.

La medida colocó a Chile en las filas crecientes de bancos centrales que están retrocediendo en los estímulos ante el aumento del crecimiento y la inflación, incluidos los de México, Brasil y Turquía.

Buscar el equilibrio

El mensaje de los responsables de la política monetaria de Chile muestra el equilibrio que están tratando de lograr entre asegurar a los inversionistas que los aumentos de precios permanecerán bajo control y garantizar que la recuperación continúe. Eso ha preparado el escenario para una posible reversión en los mercados financieros en caso de que los datos económicos respalden una postura más restrictiva en los próximos meses al sugerir que la economía de la nación corre el riesgo de sobrecalentarse.

La confianza mostrada en el banco central de Chile probablemente se deba a la historia del país de evitar las rondas de hiperinflación paralizante que una vez se apoderaron de otros países latinoamericanos.

El aumento del miércoles dejó la tasa clave del banco central en 0,75%, más baja que cualquiera de sus pares latinoamericanos. La medida se consideró en gran medida preventiva, teniendo en cuenta que los operadores ven la inflación en 3,4% en un año y en 3,1% en 24 meses, ambos muy dentro del rango del 2-4% del banco, según la encuesta del Banco Central.

Los operadores están considerando ahora que la tasa clave de Chile, ahora en 0,75%, estará en 2,17% en seis meses. Eso está por debajo de las expectativas frente a 2,34% anterior, un cambio significativo durante unas pocas horas de negociación.

En el mercado de divisas, la caída del peso empata lo que había sido un importante repunte desde abril, estimulado en parte por los altos precios de los futuros del cobre y la expectativa de que las tasas subirían. Eso deja a la moneda lista para superar a su par andino, el peso colombiano, cuyo banco central fue unánime en no mover la tasa clave, a pesar de que ambos bancos centrales tienen los mismos rangos objetivo y la inflación en Colombia es solo 0,2% año tras año más baja que la de su vecino.

Chile también se ha beneficiado de su calificación crediticia más alta, su eficaz campaña de vacunación contra el covid-19 y la menor volatilidad de las divisas y los bonos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.