Rebaja del impuesto a las empresas: oposición anticipa rechazo si el Ministro insiste en integrar el sistema

Congreso

Con mediano escepticismo recibieron los líderes de la oposición los últimos dichos de Felipe Larraín. Y si bien admiten que están disponibles para simplificar el procedimiento tributario, recalcan que no aceptarán una fórmula que, buscando facilitar, retorne al 100% de integración. Añaden que eso igualmente es una baja de tasas a las empresas.




Con recelo observan los parlamentarios de la oposición las últimas declaraciones emitidas desde Hacienda que dan la impresión de que la rebaja de tasas para las empresas, de 27% a 25%, propuesta durante la campaña presidencial, sería guardada por un tiempo, y que el gobierno solo impulsaría una simplificación del sistema tributario en los próximos meses.

Recelo, porque señalan que hasta ahora solo han visto grandes lineamientos y prefieren esperar a ver cuáles serán los contenidos del proyecto concreto, recordando -dicen- lo que sucedió con la agenda de equidad para la mujer que, tras ser aplaudida, terminó siendo criticada porque conllevaba un alza de los planes de salud para los hombres.

"No es muy nuevo lo que está diciendo Larraín (Felipe, ministro de Hacienda), porque se sabía que lo de las tasas era muy difícil. El habla de simplificación, pero ello implica reintegrar el sistema, y eso es un cambio estructural muy fuerte, que significa una rebaja de impuestos a los grandes grupos económicos", comentó el presidente del Senado, Carlos Montes (PS).

Efectivamente, en una rápida ojeada a la nueva composición del Congreso, se aprecia que el gobierno no cuenta con la mayoría suficiente para aprobar una reforma tributaria (RT) en los términos que mencionaba inicialmente, y que la reducción de gravámenes a las empresas era lo más rechazado. No solo la ex Nueva Mayoría había edificado una muralla contra esta idea defendiendo la RT de la expresidenta Bachelet, sino que también la nueva bancada del Frente Amplio -que tiene una sustancial presencia con una veintena de diputados- era contraria a esa posibilidad.

Dentro de la Cámara solo dos diputados de estos conglomerados estaban abiertos a apoyar la proposición: Jorge Sabag (DC) y Pedro Velásquez (independiente). En el Senado no había votos a favor.

"El gobierno ha sido bastante errático en este tema, y ha ido variando su discurso del compromiso de Piñera con los sectores empresariales de rebajarles el impuesto, cuyo planteamiento no se resistía; por eso ahora van a tratar de presentarlo como simplificación", acotó el senador Jorge Pizarro (DC), integrante de la Comisión de Hacienda.

Ahora las condiciones podrían cambiar, de acuerdo a lo que señaló el jefe de bancada del PS, diputado Manuel Monsalve, integrante también de la Comisión de Hacienda: "No conocemos el detalle de lo que significa simplificación, pero si está hablando de que sea más fácil de usar, de procedimientos, evidentemente que se hace más fácil que se puedan generar consensos".

Asimismo, el diputado Alejandro Santana (RN), que como parte de la misma comisión espera ser informado más ampliamente de este giro de la RT cuando se reúnan el lunes en el almuerzo habitual con el ministro, admite que es una decisión adecuada centrarse en este aspecto. "Creo que al dejar la rebaja de tasas para una segunda fase habría un mejor panorama, porque la simplificación no debiera generar ningún elemento de no apoyo por parte de la oposición. La intención de entrar con una baja de tasas era más complejo, porque la oposición está muy sesgada".

Dudas

No obstante, advierten desde la oposición que el hecho de abrir una rendija para simplificar no quiere decir que estén disponibles para cualquier iniciativa. Es más, son bastante escépticos de que el ministro solo esté pensando en reducir los registros, la información de las declaraciones juradas y cuestiones procedimentales; más bien creen que detrás de la palabra simplificación viene la integración del sistema, para terminar con el mecanismo de otorgar un crédito de 65% por los dividendos a quienes tributan por semiintegrado, que en su mayoría son grandes empresas.

Y son muy enfáticos en recalcar que si Larraín apunta hacia allá, no tendrá los votos, porque en el fondo, para ellos, integrar al 100% es una reducción de impuestos a los que más ingresos obtienen en el país. Afirman que no están disponibles y así lo han discutido en el grupo técnico que encabeza el exsubsecretario de Hacienda Alejandro Micco.

"Yo espero que el ministro esté hablando en serio cuando dice que no va a modificar las tasas y que va a postergar esa discusión. Por ende, entiendo que no ingresará un proyecto de ley que a partir de la simplificación termine modificando los impuestos que pagan las grandes empresas, porque eso estaría siendo un engaño", recalcó el diputado Monsalve.

Asimismo, manifestó que en la oposición no apoyarán nada que altere lo logrado con la RT de Bachelet y ratificado por el Banco Mundial en torno a que la mayor parte de los US$ 8.300 millones de recaudación adicional es pagado por el 10% más rico de la población.

"Creo que el gobierno se dio cuenta de que una rebaja de impuestos a las grandes empresas era totalmente contradictorio con las declaraciones de que hay un déficit y de que no tienen recursos para su propio programa. Ahora me imagino que al menos van a tratar de ir hacia la integración, y ahí les digo con claridad que no tendrán piso político para eso tampoco", afirmó Pizarro.

Ante ello, el diputado Santana criticó a sus pares de la vereda del frente porque se niegan a analizar los temas en su mérito: "La oposición está realizando una defensa corporativa del gobierno de Bachelet cuando el tema de RT y de cómo mejorar la recaudación fiscal no debiera estar sujeto a una realidad partidaria, sino que a una más pragmática de lo que se necesita para invertir más en Chile".

Aparte de los aspectos de contenido, hay otro punto que está rondando a la oposición, y es la frecuente animosidad que advierten en el ministro Larraín, que cada dos semanas aparece con un tema para "atacar" al gobierno anterior. "Desde la actitud con los partidos de la centroizquierda ellos siguen insistiendo en que todo fue pésimo e inflan las cifras, buscan por aquí y por allá, y ahora salieron con los honorarios y contrata. Eso enerva totalmente, y no sé qué pretende, porque con ello las posibilidades de búsqueda de entendimiento son cada día menores", acotó el titular del Senado. A lo que Pizarro remató: "Estos shows comunicacionales que arman entre el ministro y el director de Presupuestos reflejan un nivel de irresponsabilidad y habla muy mal de ellos".

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.